Obra de «Geometrías enfrentadas»
Obra de «Geometrías enfrentadas»
ARTE

El símbolo y la nebulosa en Gerardo Delgado

El diálogo entre lo objetivo (imbuido de cierto simbolismo) y lo azaroso (esencial en su obra) vuelve a condensar la trayectoria de este artista esencial

Actualizado:

Hace casi un año que el pintor (y arquitecto: su obra está llena de guiños a la arquitectura) Gerardo Delgado (1942) inauguró su gran retrospectiva, Aprender de todas la cosas, en el CAAC de Sevilla. La muestra, excelente, nos recordó esa otra historia que se desarrolló desde finales de los sesenta al margen (y en contra) del informalismo y la abstracción lírica dominantes, y cuyos hitos, ya míticos, fueron la exposición Nueva Generación (Alexanco, Asins, Barbadillo, Teixidor, Yturralde…), los seminarios del Centro de Cálculo de la Complutense (en el CAAC se expuso un antiquísimo IBM) y los Encuentros de Pamplona. La retrospectiva, que quería poner de manifiesto el carácter objetivo pero siempre lúdico y abierto de Delgado, así como su relación con el cine, se cerraba con una serie realizada en poco más de un mes (tan característico de este artista como sus largos periodos de inactividad) titulada Nocturno. Cristales rotos, germen de esta nueva individual madrileña.

Geometrías enfrentadas es un conjunto de cuadros de diversos formatos construidos en torno a un eje central, compuestos por dos rectángulos y dos cuadrados y protagonizados por una serie de figuras afiladas que evocan ventanas rotas desde las que nos asomamos a un posible paisaje informal. Y en cierto modo, en este diálogo entre lo objetivo (imbuido de cierto simbolismo) y lo azaroso (esencial en su obra), así como en el retorno a una pintura más austera, vuelven a condensarse la trayectoria de este artista esencial y la Historia de esos años en los que el arte prefiguró el futuro tecnológico.