Una de las esculturas de Mercedes Pimiento en Casa Leibniz
Una de las esculturas de Mercedes Pimiento en Casa Leibniz
ARTE

Satélites con ritmo propio

La semana del arte en Madrid crece con el nacimiento de nuevas ferias (Drawing Room y We Are Fair!) que se unen a las ya decanas (JustMad, ArtMadrid y un Room Art Fair que cambia de fechas) y una segunda edición de Casa Leibniz, el proyecto revelación de 2015

MadridActualizado:123456
  1. JustMad, modernidad y mucha calle

    «Cenizas», de David Catá (Galería Cero)
    «Cenizas», de David Catá (Galería Cero)

    De todas las ferias que bordean la actividad de ARCO, quizá JustMad sea la que más variedad tenga en su programa. Cuenta con una sede vistosa y una propuesta clara –encontrar nuevas galerías y artistas de calidad– pero desarrolla parte de su actividad en la calle. Esta misma semana comenzó su ruta de arte urbano con la participación de Okuda San Miguel, que ha plasmado su arte en la fachada del Mercado de San Antón. Hace solo dos meses, este artista convirtió un templo perdido de Asturias en una maravillosa pista de «skate».

    Gregorio Cámara como director de la feria refuerza este año la sección general. Aún así, JustMad vuelve a contar con un amplio catálogo de actividades paralelas y cuatro secciones bien definidas: Just México City, Just MFA, Just Residence y Just Editorials & Design. La primera consiste en una muestra comisariada por Bernardo Sopelana con las galerías Atea, Efectos Especiales, Preteen Gallery, Tandem, The Neon Rex Project y Salón Acme, todas procedentes de México DF. El proyecto Just MFA pretende ser un trampolín para aquellos artistas que buscan hacerse un hueco dentro del arte. Este año concurren programas de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense y de la de Málaga.

    Una sede vistosa y una propuesta clara para la nueva JustMad

    La iniciativa Just Residence recibe el apoyo de la Fundación Banco Santander y ofrece a una serie de artistas seleccionados la oportunidad de pasar cuatro semanas en España (en Málaga, concretamente) bajo la mentoría de Darío Escobar. Por último, participan del programa Just Editorials & Design las editoriales y los magazines: Nórdica, Chucherías de Arte, Libros del Zorro Rojo, La Lata Muda, Yorokobu...

    Para que toda esta tradición artística dure mucho tiempo, la feria ha puesto en marcha entre sus prioridades un programa educativo destinado a niños y jóvenes cuya actividad principal está organizada gracias a la colección de arte Olor Visual.

  2. Una Art Madrid más comprometida

    Retrato de Guim Tió Zarraluki (Yiri Arts)
    Retrato de Guim Tió Zarraluki (Yiri Arts)

    Más de una década en activo, un 30 por ciento de galerías extranjeras y un programa comisariado al tipo de los Solo Projects de otras citas similares. Este sería el retrato robot de Art Madrid, la segunda feria más antigua de la capital (Flecha y DeArte compiten con ella en veteranía). Art Madrid celebra su undécima edición acogiendo la obra de 46 galerías y 200 artistas de todo el mundo. Los encargados de la selección han sido el especialista en mercado del arte internacional Ángel Samblancat; los galeristas Javier López Vélez, de Galería 3 Punts (Barcelona) y Ricardo Tenreiro da Cruz, de Art Lounge (Lisboa); el comisario independiente Carlos Delgado Mayordomo y el teórico y crítico de arte Alfonso de la Torre.

    Uno de los principales atractivos de Art Madrid es el programa One project, comisariado precisamente por Delgado Mayordomo, y en el que participan seis artistas españoles junto a otros dos dos nacidos en Baden (Suiza) y París (Francia). Estas ocho propuestas son por lo general investigaciones más conceptuales, lejos del murmullo que genera toda feria. Tal y como ha explicado Delgado Mayordomo, las obras buscan en sus contenidos el «cruce con lo imaginario, la incorporación de la densidad visual de la cultura de masas, la hibridación o el desplazamiento hacia lo abstracto».

    «One project» será de nuevo uno de sus atractivos

    Mucho menos etérea es la desigualdad de género, que se hace visible en toda clase de ocupaciones. Por ello, Art Madrid dedica este año un programa específico en torno a la visibilidad de la mujer en el arte. La feria defiende que la creación artística y la cultura deberían ser un reflejo de la sociedad y por eso pretenden dar un espacio importante al trabajo de algunas de las artistas contemporáneas más importantes de nuestro país. Los proyectos compartirán temática: la igualdad de derechos y la creación artística desde una perspectiva de género.

  3. Room Art Fair o los emergentes veteranos

    «Pentecostés en el árbol», de Julio Galindo
    «Pentecostés en el árbol», de Julio Galindo

    La moda de exponer dentro de un hotel en Madrid nació en parte gracias a Room Art Fair, que cumple cinco años en activo ahora como una de esas ferias alternativas en la semana del arte madrileña. Sus organizadores son los mismos de Jääl, especializada en fotografía, a la que sustituye en febrero, coincidiendo con ARCOmadrid. Durante tres días (viernes, sábado y domingo), la cita ocupará 36 habitaciones del Hotel Palace Santa Bárbara, que servirán de expositor para una selección extensa e internacional de artistas. Comparecen galerías de Basilea (a-Espace), Alemania (Art von Frei), Francia (Galerie Huit Arles), Buenos Aires (Studio 488)... Mezcladas con expositores nacionales como Cero, Mad is Mad, Espacio Ananas, Zink Espacio Emergente o Gaudí.

    RAF toma el testigo de Jääl, la feria de foto de la misma firma

    Room Art Fair tiene, como el resto de ferias, una propuesta bastante ecléctica. Hay fotografía, pintura, escultura, y hasta un peculiar bordado de Berta López; que es una de esas obras con las que algunos –los menos doctos– se preguntarán: «¿Cómo no se me ocurrió a mí antes?». Pero esa es justo la esencia del arte contemporáneo: redondear los límites de la imaginación humana. Y si encima puede hacerse con materiales accesibles a cualquiera, pues mejor aún.

    Del catálogo de esta feria sorprenderán la impresión digital de Carmen Alcedo; la escultura «Gorilla», de James B. Webster y las instalaciones de Noelia Villena, que consigue que una habitación cualquiera parezca un bosque animado utilizando metros y metros de cinta de embalar. Es otra demostración de que no está todo inventado y que aún se puede sorprender con objetos de lo más cotidiano. Como complemento, Room Art Fair no regará su arte solo por las habitaciones del hotel, sino que ocupará otros dos salones de 45 metros cuadrados para conferencias, conciertos, talleres... Un esfuerzo didáctico que comparte con otras ferias.

  4. Drawing Room: todo empieza con un dibujo

    Serie de dibujos de Tamara Arroyo para Addaya
    Serie de dibujos de Tamara Arroyo para Addaya

    El dibujo es probablemente la primera expresión artística de cualquier persona. Un niño aprende antes a hacer garabatos que a decir su nombre: es una forma de perfilar el mundo. De entre todos los proyectos paralelos a ARCO, el debutante Drawing Room es el único dedicado exclusivamente a esta técnica, una forma de expresión que bajo el prisma del arte contemporáneo resulta estimulante. Del miércoles al domingo próximos, un total de 20 galerías expondrán el trabajo inédito de hasta 30 artistas.

    «La nuestra es una propuesta a caballo entre una feria y una exposición de arte», explicaba hace unos días Mónica Álvarez Careaga, su directora. «Los proyectos seleccionados siguen tres líneas de trabajo: el dibujo autónomo, el más empleado por los jóvenes; el de los artistas de media carrera, que lo usan como base para otros proyectos; y el dibujo que se desarrolla en China, aprovechando que tenemos una experta dentro del comité».

    El proyecto se sitúa a caballo entre una feria y una exposición

    El dibujo al final es una expresión íntima de la imaginación de cada uno. Por eso resulta interesante ver cómo comparten espacio las obras de gente a priori tan distinta de diferentes partes del planeta. Aquí hará sus presentaciones como galerista Omar-Pascual Castillo en Nueva Invaliden, rodeado de sus compañeros de Siboney, Sycart, ADN, Rafael Ortiz o Magda Bellotti, entre otros (la mitad de las firmas convocadas son españolas). Por rango de edad, la artista más veterana será Elena Blasco (Madrid, 1950), y la más joven Marta Bran (Melide, La Coruña, 1986). Drawing Room se celebrará en un señorial inmueble en pleno Barrio de Salamanca, y contará con una actividad paralela: el domingo 28 llevara a cabo «Una acción de dibujo caminado», de la mano del artista Manuel Rufo. Un paseo de 8 kilómetros (y unas dos horas de duración) por El Retiro del que se obtendrá una peculiar obra en movimiento. El recorrido empezará a las 11.00 horas en la puerta de Hernani, situada en la calle de Alcalá.

  5. Arte joven con buena letra en Casa Leibniz

    Fotograma del vídeo «Oblatio», de Blanca Gracia (Ángeles Baños)
    Fotograma del vídeo «Oblatio», de Blanca Gracia (Ángeles Baños)

    Fue una de las sorpresas del año pasado y pretende confirmarse como un satélite «patriótico» de ARCOmadrid. Porque Casa Leibniz es la reivindicación de arte español y (muy) contemporáneo, concretamente el de aquellos artistas nacidos entre los años 1975 y 1985 y que arrastran de forma indefinida la etiqueta de «emergentes». La suya es una propuesta con tres rasgos bien definidos: creadores jóvenes, nacionales y «enfrentados» dentro del Palacio de Santa Bárbara, un espacio que no tiene nada que ver con los pabellones de Ifema.

    La cita es una apuesta por el arte joven, español y emergente

    Si pregunta en Casa Leibniz por el precio de alguna pieza se lo dirán sin problemas, aunque esto no sea una feria. Que sean así de transparentes es un detalle que se agradece, porque lo habitual en este tipo de eventos es preguntar por algo casi, casi a escondidas. Casa Leibniz es ante todo una muestra sin complejos. «A los artistas de esta generación los suelen denominar “emergentes”, un término que no casa bien con un proyecto cuya voluntad, por el contrario, es descender a mayor profundidad», ha declarado en alguna ocasión Jacobo Fitz-James Stuart, uno de sus directores.

    En la segunda edición de esta propuesta participan este año trece galerías de reconocido prestigio. Algunas han preferido exponer aquí porque no consiguieron entrar en ARCO, y otras porque no quisieron pagar las tasas de una feria importante. Aunque también las hay que duplican presencia en diferentes foros. Entre los convocados, hay firmas de sobra conocidas como Ángeles Baños, Ponce+Robles o Max Estrella (estas dos últimas son de las que se estrenan). A la puesta en escena hay que añadir una vez más la participación de grandes escritores como Félix de Azúa, Andrés Barba o el filósofo Javier Gomá. Sus textos aparecen integrados en la muestra pero no con la pretensión de explicarla, sino con el deseo de «provocar conexiones poéticas, filosóficas o literarias que amplifiquen el contenido de las obras».

  6. We Are Fair!: una cita para el «afterwork»

    Propuesta de Miguel Ángel Benjumea
    Propuesta de Miguel Ángel Benjumea

    Si Casa Leibniz abría de martes a domingo y en horario de oficina, We Are Fair! prefiere hacer su debut ofreciendo una miniferia de fin de semana y en horario festivo (hasta las 2 de la madrugada). Este proyecto se estrena en la órbita de ARCOmadrid con una propuesta cien por cien renovadora. Cuentan hasta con un servicio de «lanzadera» desde Ifema para recoger al público de la feria principal y llevarlo hasta el Hotel Exe Central, en cuyas habitaciones expondrán las distintas galerías. El comité artístico asesor está formado, entre otros, por Fernando Bayona (fotógrafo), Nerea Ubieto (comisaria), Antonio Lobo (coleccionista) y Esther Fernández (historiadora).

    Los creadores de We Are Fair! ya organizaron una feria de hotel similar en Málaga con el nombre de Art&Breakfast en enero de 2015 (la segunda edición salta en 2016 a mayo) que salió bastante bien: tuvo más de 30 expositores y recibió unos 2.000 visitantes. De lo que se trata ahora es de alcanzar la capital, donde –y cuando– se cuece el mercado del arte en nuestro país.

    We Are Fair! busca repetir el éxito de Art&Breakfast en Málaga

    Además de una evidente intención festiva, We Are Fair! cuenta con talleres, exposiciones paralelas y conferencias de todo tipo. Es una feria más breve que las demás, pero reparte una veintena de actividades a lo largo del fin de semana. Tendrá su propio curso dedicado a los jóvenes coleccionistas titulado «¿Hasta dónde me llega la paga?», dirigido por Marta Pérez Ibáñez. La idea es explicar qué buscan los coleccionistas noveles, qué les interesa y cuáles son sus hábitos de consumo. Además, en We Are Fair! uno puede visitar las colecciones de jóvenes coleccionistas («Home versus Home»), aprender a elaborar un «fanzine» y hasta conocer cómo utilizar Hyperlapse, una de las mejores aplicaciones móviles que hay para los amantes de la fotografía y el vídeo. El encargado de impartir este taller será Jorge Brizuela, director y realizador audiovisual.