Desde su sello Gong, García-Pelayo apadrinó a Triana y a Hilario Camacho, entre otros
Desde su sello Gong, García-Pelayo apadrinó a Triana y a Hilario Camacho, entre otros
MÚSICA

«La primavera del 75 fue abrumadora para la música española»

El productor musical y cineasta Gonzalo García-Pelayo explica su papel fundamental en la creación del rock andaluz

Actualizado:

Gonzalo García-Pelayo mantiene la memoria intacta. En los estantes de su casa de Madrid no hay muchas pistas de una vida tan intensa. Hay que preguntarle: «Toda la imaginación se me dispara en los viajes. La primera vez que monté en avión, volando sobre las nubes, fue un viaje como de Pink Floyd. Mira que yo no he tomado drogas nunca, y pensé: “Debe ser algo parecido a esto”. Fue en un viaje a Mallorca, con Smash, tenía veinte años y había abierto en Sevilla el bar Dom Gonzalo mientras cursaba mi primer año en la escuela de cine».

¿El sello Gong aparece ahí?

No, un poco más tarde. En el 74. Primero vino la radio y el sello Gong fue llevar a la práctica ideas que teníamos en la radio. Y la impresión que me causó Sketches of Spain, de Miles Davis. Este fue mi disco revelación. Pensé: “¿Cómo no apreciamos lo nuestro los españoles?” Pasé a la acción con la serie Gong para poder agrupar, en un momento de efervescencia en la música española, a aquellos que no tenían sitio; porque a mí venían los desesperados. Es decir, Triana. Nadie había visto el potencial que tenían, no me refiero al comercial sino al artístico. Y luego resultó tener los dos. Triana fue un bombazo, Lole y Manuel también.

¿Cómo llegan a ti? Porque luego se han convertido en leyendas, como Aute o Hilario Camacho.

Mira, De Paso no lo quiso Milhaud, que es un grandísimo productor al que tengo un gran aprecio. Él, de pronto, tiene interés por algo de más nivel literario y me entero de que existe Hilario porque Milhaud saca de él un disco que no tiene el resultado que él espera. Milhaud le ofrece un segundo disco. Ya grabado, con maqueta y con todo, no lo aprecia. Así decido sacarlo y utilizarlo para mi primera película, porque es uno de los mejores discos que haya sacado nunca. Él llegó al estudio con todo preparado, los arreglos y todo. Mi actividad fue estar en el estudio y saber decir que sí a todo lo que él hacía. Igual pasó en la grabación del disco de Triana. Fue un año vertiginoso, ten en cuenta que el disco de Hilario se graba entre febrero y mayo del 75, al tiempo que el de Triana, al mismo tiempo que el primero de Labordeta. Discos todos ellos que luego utilizo para la banda sonora de mi película Manuela, buscando lo que tuviera un sabor andaluz.

Mucha gente desconoce que el poeta Juan Manuel Flores escribía letras para Lole y Manuel.

Todas las letras del primer disco de Lole y Manuel son de Flores. Es por una razón personal que se las cede a Manuel, que sí que es el creador de toda la música, canta con Lole y es el guitarrista de todos los temas. Me parece un disco histórico, como históricas son las letras. La historia es que Flores estaba muy enamorado de Lole (silencio). Entonces son cosas que le escribe a la mujer de su amigo y pretende regalárselas a él en un acto de inmolación, de borrarse, de humildad, en fin. De todo esto me entero mucho tiempo después. Escuchar esas canciones sabiendo esto, te cambia por completo la escucha, lo comprendes todo. Luego, un poco después, vino otra tacada importante, con Carlos Cano, Vainica Doble y Pau Riba. Pero la primavera del 75 fue abrumadora y se me ha quedado clavada en la memoria, porque tiene muchas connotaciones históricas, para España entera, para mí y para todos.