Juanma Menero, uno de los dueños de la galería Espai Tactel
Juanma Menero, uno de los dueños de la galería Espai Tactel - Bruno Pardo
ARCO 2017

Juventud, crecimiento y expectativas: señas del sector Opening de ARCO

Desde ciudades como Río de Janeiro, Guatemana y Buenos Aires, las galerías benjaminas van en busca de mostrar su potencial a todo el mundo

MadridActualizado:

Es sabido que ARCOmadrid es un evento que reúne a muchos de los galeristas más consagrados de todo el mundo. Sin embargo, la feria también tiene un espacio dedicado exclusivamente a aquellas galerías que cuentan con menor antigüedad en el mercado y que aspiran a crecer, con ayuda de este tipo de oportunidades, que resultan clave para su futura expansión. En esta edición, los comisarios de este espacio de la feria, llamado #Opening, son Juan Canela y Stefanie Hessler. Este año, algunas de las 18 firmas que fueron seleccionadas para presentar sus obras atraviesan su primera experiencia en este evento. Y sus expectativas para esta ocasión son muy altas.

«Cuando nos convocaron para participar de ARCO, la galería tenía apenas seis meses de vida y solamente habíamos participado de una feria a nivel internacional», cuenta Ana Elisa Cohen quien, junto con Felipe Pena, fundó la galería Cavalo, que se encuentra en la ciudad brasileña de Río de Janeiro y lleva poco más de un año.

A diferencia de este caso, en el que los galeristas recibieron con sorpresa la invitación, también están aquellos que llevaban años soñando con esta propuesta. Y finalmente llegó ese día. Esto es lo que le sucedió a la madrileña Alegría, la galería de Sebastián Rosseló, que tiene seis años de antigüedad. «Teníamos la esperanza y se cumplió», relata entusiasmado Rosseló, a la vez que indica que la participación en ARCOmadrid les aporta, principalmente, «dos grandes beneficios: visibilidad y credibilidad frente al público».

«Vender todo»: las altas expectativas de los galeristas para esta edición

Los galeristas de distintos sitios de España también ven en la presencia en ARCOmadrid una gran oportunidad de hacerse conocer. Así ocurre con Juanma Menero, uno de los dueños de la valenciana Espai Tactel, que considera que «se trata del máximo reconocimiento que se puede tener en el país». Con respecto a sus expectativas para esta edición, Menero lo resume en una frase concreta: «Vender y darnos a conocer».

Por supuesto, tampoco faltan aquellas galerías que reinciden en ARCOmadrid y vuelven a apostar por este sector por considerarlo una «ventana» al mundo. Por ejemplo, la panameña Diablo Rosso ya va por su tercera participación en la feria. Y ahora optó por montar un estand muy original. Su director, Johann Wolfschoon, señala: «Elegimos dos artistas que trabajan en vídeo». Y cuenta que su objetivo para esta edición es claro: «¡Vender todo!».

Hacerse ver

La galería Proyectos Ultravioleta, que se formó en el año 2013 en la Ciudad de Guatemala, encuentra en su tercera participación de ARCOmadrid una gran «oportunidad para dar visibilidad a la galería». Su director, Stefan Benchoam, cuenta a ABC de ARCO que, en este caso, «fueron los mismos artistas quienes escogieron las obras que iban a mostrar en la feria».

La galerista Larisa Luz Zmud, de Slyzmud, es otra de las que decidió volver a hacerse presente en la feria. La galería argentina, que lleva cinco años funcionando en Buenos Aires, eligió participar de este evento porque «es un muy buen lugar para hacer networking y para darse a conocer dentro de Europa».

También son parte de Opening en la edición 2017 de ARCOmadrid las galerías Allen (París), Cinnamon Gallery (Róterdam), Drop City (Newcastle), El Apartamento (La Habana), Joey Ramone (Róterdam), Kubik Gallery (Lisboa), Mandragoa (Lisboa), Mama Gallery (Los Ángeles), Pedro Alfacinha (Lisboa), Sabot (Cluj-Napoca), Samy Abraham (París) y Tiro al Blanco (Guadalajara).