Las acrobacias y la pirotecnia forman parte de muchos de los espectáculos del Puy du Fou
Las acrobacias y la pirotecnia forman parte de muchos de los espectáculos del Puy du Fou
ESPECTÁCULOS

Puy du Fou, la historia como entretenimiento

Este parque de atracciones lleva casi 40 años enseñando Historia de Francia mostrándola como un espectáculo. En 2019 abrirá una sucursal en Toledo dedicada a la Historia española

Puy du FouActualizado:

Juana de Arco llega a un castillo para dejarle su lanza a una muchacha local, encomendándole que lo defienda frente a los ingleses. A unos cuantos cientos de metros, los cristianos desafían la ira de un gobernador romano y de las fieras del anfiteatro. Algo más allá, el rey Francisco I y su esposa Claudia reciben a los visitantes en un auténtico castillo –parcialmente en ruinas– del siglo XVI. E incluso es posible caminar por las trincheras de Verdún justo antes de la tregua de Navidad de 1916, mientras aún caen los obuses y el gas. Y esas sólo son unas pocas de las cosas que se pueden hacer en el Puy du Fou, un parque de atracciones situado en la Vendée, una región al oeste de Francia, cercana a Nantes.

El Puy du Fou nació en 1977 en torno a las ruinas del castillo del mismo nombre, que inspiraron al político local Philippe de Villiers para crear un espectáculo nocturno en torno a la historia de la Vendée. Este espectáculo de teatro, sonido y pirotecnia, la Cinéscénie, sigue siendo la base del éxito del Puy du Fou. Pese a ser realizado de forma íntegra por voluntarios (en general, lugareños), cada año se venden absolutamente todas las localidades para las alrededor de quince representaciones que se realizan a lo largo del verano. De hecho, el éxito es tal que es necesario reservar con meses de antelación. Y son los beneficios de la Cinéscénie los que han permitido crear y ampliar año tras año el parque, que se ha acabado conviritiendo en uno de los más visitados y prestigiosos de Francia y que ahora encara su expansión internacional, cuyo próximo gran paso se dará en Toledo.

Buenos y malos

Y la Cinéscénie marca también el tono de los espectáculos del parque. Un enfoque de la historia que –sin faltar a los hechos– apuesta más por lo sentimental y por un enfoque de «show». La mayoría de las historias se cuentan con un enfoque de «buenos» y «malos» con un sesgo muy notorio de apología del cristianismo, derivado de las ideas del fundador y de la propia historia de una región que en la que tras la Revolución Francesa el campesinado se levantó en defensa de la nobleza y la iglesia. Lo que se busca en el Puy du Fou es que el público se meta en la historia, aplaudiendo a los héroes y disfrutando del espectáculo. Y lo cierto es que algunos de los montajes son impresionantes, como un espectáculo de cetrería en el que participan cientos de aves.

¿Es este el mejor enfoque para que la gente se interese por la Historia? Se podría discutir si no sería conveniente un mayor rigor en la presentación, pero hay que reconocer que la apuesta del Puy du Fou funciona: el parque recibe más de dos millones de visitantes por año, la mayor parte familias francesas (aunque también muchas extranjeras; los espectáculos tienen traducción simultánea a múltiples idiomas). Y el interés de los niños es palpable cuando se pasea por el parque. Así que sí puede ser un buen comienzo para despertar el gusto por el pasado. Después ya será trabajo de padres y maestros encauzar la afición.

La Cinéscénie es el espectáculo estrella del parque, pese a estar realizado íntegramente por voluntarios

El Puy du Fou tiene también otra interesante variante educativa: una escuela de formación interna en la que aprender interpretación, acrobacia, equitación, creación de decorados, vídeo, ilustración o cuidado de animales, entre otras disciplinas. El parque cuenta hasta con una escuela primaria para que los niños de los pueblos cercanos puedan ir desarrollando habilidades artísticas como complemento de sus estudios normales.

Todo eso es lo que el Puy du Fou quiere exportar a Toledo. En el verano de 2019 se empezará a realizar a las afueras de la ciudad manchega un espectáculo nocturno al estilo de la Cinéscénie (pero no realizado por voluntarios, sino por actores y técnicos profesionales). Y en 2020 se comenzará a construir el parque propiamente dicho, basado en la Historia de España. Aún no se conoce a qué etapas históricas se dedicarán espectáculos (todo lo que se ha dicho por el momento es que el parque podría explorar desde la España prehistórica hasta el siglo XIX), pero sí que se contará con la asesoría de historiadores y de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo.