ARTE

Esperanza y decoro del punk

¿Es un grupo? ¿Es un disco? «Vacaciones en España», de Democracia en T-20, es una crítica muy punk al sistema

Actualizado:

La elección del punk como vehículo y lenguaje específicos para el proyecto que presenta Democracia en la Galería T-20, puede contener algo de esperanza o de fe en esta música y en la subcultura aparejada. O tal vez no sean estas sino un lógico «decoro» (forma útil y consecuente) del punk-un decoro basado en lo indecoroso, valga la paradoja-, en una actitud provocadora, crítica e iconoclasta. Como lógica es también la correspondencia entre punk y anarquía, ámbito de referencia para Democracia, como se evidencia en las fuentes e iconografía que usa para muchas de sus entregas.

Disco de una canción

Vacaciones en España es el título de un disco en vinilo que contiene una sola canción, de idéntico nombre, que graba el grupo punk Contra la Democracia, creado «ex profeso» para esta exposición, que pronto se verá excedida. Es decir, para la próxima edición de ARCO aparecerá la cara B, mientras que en 2017 el grupo actuará en algunos festivales. Con ello, Democracia, fiel a su activismo en el espacio público, hace un ejercicio de infiltración y camuflaje en formatos de difusión masiva ligados a la cultura popular, estrategias de «guerrilla» del arte político. No es este un escenario nuevo, ya que ha intervenido en espectáculos como el fútbol (No os dejéis consolar, o No hay espectadores, 2009 y 2014 respectivamente) y, como en esta ocasión, a través de la palabra, sólo que ahora es cantada. Con acciones como esta, el equipo de trabajo formado por Iván López y Pablo España continúa cierta «tradición» del activismo artístico español. Imposible resulta no pensar en el colectivo Agustín Parejo School, que empleó la música en proyectos como Málaga Euskadi Da y grabaciones en vinilo (Hirnos de Andalucía, 1987) bajo el nombre de Peña Wagneriana.

Son numerosos los guiños a la Historia del punk en Vacaciones en España. Sin embargo, el principal es el de la propia canción, que recuerda a Holiday in Cambodia, de los Dead Kennedys. A partir de aquí se introduce la carga de profundidad: Camboya como único país por delante de España con más desaparecidos. La letra del single es contundente, corrosiva y desafiante: un auténtico «repaso» al sistema y a las medidas represoras y de injusticia social del mismo, una sátira de la obediencia, una puesta en duda de la Transición y el «borrón y cuenta nueva», así como un clamar por los muertos, por los desaparecidos aún no encontrados. Sal y vinagre frente al azúcar y el laurel con el que se cocinan, muy a menudo, el pasado y la Historia.

Causticidad

La portada y contraportada del disco se conforman con fotomontajes cáusticos, en línea con la tradición crítica y satírica de esta «herramienta» (Heartfield, Renau, Horna o Rossler). El de la carátula está compuesto por dos turistas que, en bikini, sonríen a la cámara mientras disfrutan de una playa alfombrada de calaveras. La contraportada es una imagen del Benidorm previo a su explosión; frente al mar, se levanta un océano de manos alzadas cual saludo fascista. Democracia parece querer desnudar y desenterrar este «paraíso» para el viajero. Acompaña a la canción y a los fotomontajes otra cita a la Guerra Civil mediante la bandera del Batallón de la Muerte o Centuria Malatesta, compuesta por anarquistas italianos y que participó en el frente de Aragón. Junto a ellos, y casi como retrospectiva, camisetas de proyectos anteriores que refuerzan ese afán de intervención disruptiva en la esfera pública mediante el sabotaje de códigos y la «inoculación» de mensajes.