ARTE

Espacio P: un Ale(p)h multimedia que despierta en el CA2M

El CA2M, en Móstoles, rinde homenaje al que fue uno de los entornos alternativos fundamentales de la escena cultural madrileña: Espacio P. Allí está buena parte de las bases del sistema artístico actual

Seminario de «performance» impartido por Pedro Garhel en Espacio P
Seminario de «performance» impartido por Pedro Garhel en Espacio P

Para los que empezamos hace tiempo a peinar canas en la memoria el Espacio P constituye un lugar emblemático, una referencia obligada cuando hablamos de espacios artísticos alternativos y autogestionados. Esta es la imagen: Principios de los ochenta en Madrid. La «Movida» es una adolescente colorista, desprejuiciada y llena de vitalidad contagiosa, muy lejos del copyright electoralista de propiedad institucional en que terminaría convirtiéndose.

En ese contexto surge en 1981 el Espacio P como un lugar de encuentro entre artistas emergentes, un auténtico melting pot de ideas y situaciones que daría cabida a las más variadas prácticas relacionadas con los nuevos medios de investigación artística, introduciendo comportamientos creativos que hoy ya se encuentran totalmente incorporados a los circuitos, pero que en aquellos momentos apenas tenían presencia en los museos y espacios institucionales, menos aún en el todavía incipiente entramado de las galerías de arte.

Llegar a la sede de Espacio P, en la calle de Núñez de Arce, constituía -lo puedo asegurar por experiencia personal- un saludable y estimulante ejercicio de expectativas creativas. Todos los que lo frecuentamos recordamos ese peculiar recinto repleto de botones (antes había sido una sastrería). A partir de ahí (casi) todo era posible entre sus dos plantas: Se podía asistir a un concierto, a una proyección de filmes experimentales, una performance (uno de los platos fuertes del menú), una videocreación, una muestra de poesía experimental, de fotografía, participar en una acción…

Un buen reflejo

El Espacio P era un ámbito multidisci(P)linar, con P de Polivalente, de Performance, de Proyecto, de Posible, de Poesía, de Participación, de Pedro Garhel, su auténtica alma máter… Un auténtico Ale(P)h multimedia. Todo ese universo queda ahora perfectamente reflejado en la exposición Espacio P. (1981- 1997), una excelente propuesta, muy bien organizada y profusamente documentada, cuya comisaria, Karin Ohlenschläger, fue coordinadora de actividades del espacio entre 1985 y 1990, y que registra ampliamente su trayectoria a través de la contribución de más de 80 artistas que participaron en sus múltiples actividades, empleando una gran diversidad de soportes.

A lo largo de su existencia pueden observarse tres etapas. Una inicial, de 1981 a 1985, en la que Garhel (¿para cuándo una necesaria retrospectiva de su obra en Madrid?), junto a Rosa Galindo y el grupo Corps, pondría en marcha las bases del proyecto, abierto ya a todo tipo de iniciativas, que se denominaría al principio Espacio Alternativo P. En estos años se realizaron numerosos eventos: exposiciones como Cuatro fotonovelas o Efemérides (Poesía experimental); conciertos (Orquesta de las Nubes, Esplendor Geométrico); performances (Çao Pestana, Galindo & Garhel); cine (Javier Aguirre)…

La mayoría de edad

En una segunda etapa (1986-1990) adquirirá su mayoría de edad. Se abre también un nuevo capítulo con la participación en festivales y exposiciones nacionales e internacionales: ARCO 85, la Documenta, el Electronic Art Festival de Camerino (Italia) o el Ars Electronica, de Linz (Austria). Además formará parte en 1986 del Video Forum Internacional (MEAC), en el que estuvieron presentes algunos de los principales creadores del arte electrónico.

Por último, de 1990 a 1998 se dibuja un tercer estadio. Es quizás el momento en el que la función docente alcanza especial relevancia. Así, se llevan a cabo seminarios y talleres sobre performance, como el de Civitella D´Agliano, en Italia, o los de Eros y Tanatos y Urbi et Orbi, ya en los noventa, un fértil semillero para futuros performers.

Además de los citados, quiero igualmente señalar a otros artistas, como prueba de la apabullante nómina de creadores que dejaron su huella en este espacio tan singular: Agustín Parejo School, Almodóvar, Llorenç Barber, Atelier Bonanova, Julio Campal, Eduardo Cirlot, Philip Corner, Esplendor Geométrico, Valie Export, Francisco Felipe, General Idea, José Iges, Concha Jerez, Rafael Lamata, Juan A. Lleó, Javier Maderuelo, Eduardo Momeñe, El Muerto Vivo, Marcel Odenbach, Fabrizio Plessi, Poisson Soluble, Antón Reixa, John Sanborn, José A. Sarmiento, Domingo Sarrey, Santiago Sierra, URA/UNZ, Valcárcel Medina, Jaime Vallaure, Hugo Westerdahl, y tantos otros… No son sólo nombres. Es, también, un acto de justicia sobre nuestra memoria histórico-artística más contemporánea.

Toda la actualidad en portada

comentarios