Pablo d´Ors, autor de «Entusiasmo» Ángel Navarrete
Pablo d´Ors, autor de «Entusiasmo» Ángel Navarrete
LIBROS

«Entusiasmo», las andanzas del padre Ros

En su última novela, el sacerdote y escritor Pablo d’Ors intenta explicarse a sí mismo mientras nos proporciona una visión de la Iglesia moderna, que muchos desconocen por completo

Actualizado:

«Entusiasmo» es un testimonio humano y literario de enorme intensidad. Es necesario leerlo no sólo porque su autor, Pablo d’Ors, es uno de los nombres clave de la novela española moderna, sino por el curioso territorio literario y humano que abre. Y ya he escrito dos veces «literario y humano» porque aquí ambos aspectos no pueden separarse. «Entusiasmo» quiere ser una novela autobiográfica y se lee con la pasión con que uno lee una buena novela, pero no es en realidad una novela, ni tampoco una autobiografía novelada, sino algo más inclasificable. Una suerte de «confesiones» donde un sacerdote que es escritor o un escritor que es sacerdote intenta explicarse a sí mismo quién es, cómo ha llegado a ser quien es, en qué cree, qué ha descubierto en el camino de la vida, qué ha perdido, qué no perderá nunca. El libro cuenta cómo Pedro Pablo Ros encuentra a Dios y la oración, empieza a adentrarse en la religión, decide hacerse sacerdote, entra en el seminario y, tras su ordenación, marcha a Centroamérica para ser misionero.

Tres elementos han distinguido siempre la literatura de Pablo d’Ors: la poesía, el humor y la claridad. Sus libros son obras de arte que alcanzan la esfera de lo sublime. Su sentido del humor es totalmente original y no se parece al de ningún otro escritor que yo haya leído nunca. Su claridad es la de la luz, un prodigio alcanzado mediante una ascesis estilística y una depuración formal asombrosas. Estos tres elementos presiden las novelas que culminan en «Lecciones de ilusión». Pero esta que debería haberse convertido en un gran éxito y haber colocado a Pablo d’Ors en el empíreo de las letras europeas (como sin duda habría sucedido si fuera un escritor rumano, polaco, francés o lituano), pasó sin pena ni gloria.

Es extraño leer un libro actual donde se habla tanto del pecado, de la pureza, de la castidad

Escribir un libro así, culminación de una trayectoria en la que resplandecen obras maestras como «Andanzas del impresor Zollinger» o «El estupor y la maravilla», y obtener un resultado tan escaso y miserable, tiene que influir en un escritor, hacerle pensar que tiene que buscar otros caminos.

Sin pelos en la lengua

Desearía ser entendido cuando afirmo que «Entusiasmo» me parece un libro muy extraño. Está escrito con un lenguaje por lo general clásico, comedido, pero furiosamente impúdico y apasionado hasta el delirio a la vez. D’Ors cuenta la historia de su vocación y de su formación como sacerdote sin pelos en la lengua, y no evita dar opiniones en ocasiones muy críticas de aspectos de la Iglesia católica, una institución, por otra parte, por la que profesa una admiración y un amor infinitos.

Quizá el libro me parezca extraño porque no soy religioso ni he sentido nunca atracción por la Iglesia ni he ido a catequesis ni he hablado con muchos sacerdotes. Confieso que su lenguaje piadoso me resultaba chocante y supongo que lo mismo les sucederá a muchos de sus lectores. Es extraño leer un libro actual donde se habla tanto del pecado, de la pureza, de la castidad... ¿Es creíble o incluso sensato creer en un Dios que exige la castidad absoluta para poder acercarse a Él?

Intensidad agonizante

¿Por qué acepta el joven Pedro Pablo Ros estos axiomas como si fueran verdades evidentes? Pero es necesario ir más allá de nuestros prejuicios porque «Entusiasmo» permite a las personas no religiosas comprender desde dentro cómo funciona la psique religiosa. Ese entusiasmo, esa sensación de estar enamorado, de felicidad sin límites, esa fascinación absoluta que prende como una llama sin otra razón o explicación que su propio fuego... La forma en que D’Ors describe el nacimiento de su vocación tiene una intensidad agonizante y lírica excepcional. Y es que «Entusiasmo» es un libro excepcional.

Nunca Pablo d’Ors había entrado de tal manera en la historia real de un país real como en este Entusiasmo, que nos proporciona una visión de la Iglesia española moderna que muchos desconocíamos. En un país en perpetua confrontación consigo mismo, es un libro que limpia, enseña e ilumina.