El editor de Nórdica, Diego Moreno
El editor de Nórdica, Diego Moreno - Marta Calvo
LIBROS

Diego Moreno: «Soy un editor inquieto. Si sigo una línea durante mucho tiempo me aburro»

La editorial Nórdica, de la que es responsable Diego Moreno, cumple diez años. Nacida con la intención de ser la referencia en España de las literaturas nórdicas, fue ampliando su catálogo, en el que cuenta con el Premio Nobel Tomas Tranströner

MadridActualizado:

Al editor suelo llamarlo un «loco cuerdo de las palabras», aunque dicen algunas «malas lenguas» que un editor es un escritor frustrado o al revés, que los escritores son editores frustrados porque escriben aquellos libros que les gustaría publicar. Este no es el caso del principal responsable de Nórdicalibros Diego Moreno (Madrid, 1976): Licenciado en Sociología y Especialista en Investigación de mercados por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Edición por la Universidad de Salamanca. Librero vocacional que prefirió escoger el camino de la edición en lugar de la librería, y de momento no le está yendo nada mal, al llegar este 2016 a los diez años desde que fundase la editorial. En la actualidad convulsa que rodea al sector editorial es meritorio celebrar los aniversarios de estos entes empresariales llamados editoriales cuyo patrimonio son las palabras. Nórdicalibros, vino al mundo literario con la intención de ser la referencia en España de las diferentes literaturas de los países nórdicos. Una literatura poco conocida en nuestro país (por pasar de puntillas en algunos casos) pero que con un catálogo amplio (más de 200 títulos publicados entre los que tienen al Premio Nobel Tomas Tranströmer), han ido apareciendo autores clásicos y autores menos conocidos, escogidos por su calidad literaria y que han tenido gran éxito en dichos países. También ha ido completando la oferta editorial con autores de otras nacionalidades, cómic, así como colecciones de libros ilustrados para adultos y recientemente para un público infantil. Todo ello siempre desde la calidad y el buen diseño y gusto en los textos, sin dejar de lado la revolución digital, siendo así su oferta literaria una de las más atractivas del panorama literario actual.

¿Cómo han sido sus inicios como editor? ¿Siempre quiso ser editor? ¿Por qué?

Mi vocación inicial no era la de editor, sino de librero. El problema con el que me encontré fue que para poner en marcha el modelo de librería que quería necesitaba una inversión muy grande. Tras hacer el I Máster de Edición de Santillana me di cuenta de que era más fácil crear una editorial y que, además se podían ofrecer propuestas muy interesantes a los lectores

¿Un editor nace o se hace?

Desde mi punto de vista un editor se hace, pero para tener el espíritu de emprendimiento necesario hay que nacer. Mucha gente piensa que un editor solo es una persona que tiene un gran amor por los libros y un gusto claro que define su proyecto. Esto es así, claramente, pero un editor también es un empresario. Hay que conseguir unir esas dos almas para que una editorial funcione. Si un editor solo es un buen lector, con un gusto exquisito, posiblemente su proyecto de empresa fracase.

¿Cómo se describiría como editor? ¿Cuáles han sido o son sus referentes en la edición? 

Soy un editor inquieto. Si sigo una línea durante mucho tiempo me aburro. La prueba está en las numerosas colecciones de Nórdica. Tengo gustos muy diversos y eso se refleja en el catálogo. Por otra parte, soy un apasionado de los oficios del libro y me gusta especialmente conocer y trabajar esos oficios. Por eso maqueto y diseño la mayor parte de nuestros libros, visito las imprentas, elijo los papeles y las tipografías, etc. Mis referentes han sido fuera de España: Einaudi por su concepto de la edición y Franco Maria Ricci en cuanto al cuidado de los detalles. En España hay tres editoriales que admiro profundamente muy diferentes entre sí: Anagrama,Acantilado y Media Vaca.

«Si un editor solo es un buen lector, con un gusto exquisito, posiblemente su proyecto de empresa fracase»

¿Cuál es la esencia en su trabajo como editor?

Ser un lector curioso; descubrir nuevos autores y cuidar mucho el libro como objeto

Nórdica Libros nace en 2006 con la intención de ser la editorial de referencia en España de las diferentes literaturas de los países nórdicos. Crear una editorial es para muchos lanzarse a un abismo, y más en estos tiempos.Cuéntenos cómo ha sido la experiencia y la evolución editorial durante estos 10 años...

El comienzo fue duro, pues comenzamos con una línea muy original, pero comercialmente complicada. Afortunadamente el otro pilar de la colección, los libros ilustrados, funcionó muy bien desde el principio y ha equilibrado las cuentas de la editorial desde entonces. Mi experiencia me indica que en el mundo del libro la suerte juega un papel fundamental. A nosotros nos ha ido muy bien en estos diez años, en parte porque en poco tiempo nos pasaron cosas muy importantes: Premio Nacional en 2008 con mis compañeros de Contexto, el Premio Nobel a Tomas Tranströmer en 2011… También ha sido muy importante, la complicidad con nuestro trabajo de libreros, lectores, bibliotecarios y la recepción que han tenido nuestros libros en la prensa a lo largo de estos años.

¿Por qué editar principalmente la literatura de los países nórdicos?

Me enamoré de la literatura nórdica con «Hambre», de Knut Hamsun, y desde entonces soy un lector apasionado de la narrativa de los países nórdicos. Me encanta su sencillez y la poesía presente en sus (buenas) novelas.

¿Los editores tienen la llave del conocimiento al hacer su selección de los títulos a publicar?

El editor es, sobre todo, un lector. Los libros que publicamos son aquellos que nos han emocionado; los que nos aportan o descubren sensaciones nuevas. Nuestro objetivo es seducir al mayor número posible de lectores para que descubran esos títulos que nosotros hemos tenido la suerte de leer antes que ellos. En el caso de los ilustrados lo que buscamos es crear la mejor edición posible para el mejor texto posible.

¿Qué es lo que lleva a un libro a tener un posible éxito? ¿Qué es más complicado elegir un autor o un libro?

El momento y el encaje adecuado en el catálogo de la editorial. El mismo libro en dos épocas y en dos editoriales diferentes tendrá acogidas completamente distintas. En Nórdica, como en otras muchas editoriales, hacemos política de autor. Cuando un autor nos gusta intentamos tratarlo lo mejor posible para que siga con nosotros muchos años.

¿Qué le gustaría alcanzar a nivel editorial en los próximos 10 años?

Me gustaría que se consolidasen las colecciones que han surgido en los dos últimos años: Cómic e Infantil. Son proyectos interesantes y coherentes con nuestro trabajo; además, en el caso del infantil, me parece especialmente importante ya que vamos a contribuir, de alguna manera, a la formación de los futuros lectores, así que es una gran responsabilidad.

«Los libros que publicamos son aquellos que nos han emocionado; los que nos aportan o descubren sensaciones nuevas»

¿Qué papel tiene el editor en la cultura actual española?

Desgraciadamente la cultura está poco valorada en nuestro país y el papel del editor es poco importante. Creo que sí ha sido importante, como colectivo, el surgimiento en los últimos 15 años de muchas pequeñas editoriales que han ayudado a que el papel del editor sea más visible. Por otra parte, la presencia cada vez mayor en América Latina está propiciando un importante intercambio cultural.

Recientemente han creado una nueva colección infantil ilustrada ¿qué diferencias puede haber entre editar títulos para un público infantil o un público adulto?

Es un público completamente diferente y tiene contraseñas distintas. En nuestro caso, estamos convencidos de que lo importante es publicar libros que hagan disfrutar a los niños y no solo a los padres. Es muy frecuente encontrar libros en las librerías pensados desde el punto de vista del adulto y dirigidos hacia un público adulto. Nosotros intentaremos trabajar más desde el punto de vista del joven lector.

Gallimard decía que el éxito en la selección de libros es atreverse a escoger y saber esperar. ¿Ha publicado siempre lo que ha querido? ¿Qué texto le hubiera gustado publicar y aún no ha podido?

Siempre he publicado lo que he querido. Es cierto, siguiendo lo que decía Gallimard, que algunos títulos han sido rentables con los años, pero siempre publicamos libros que creemos que merecen la pena y que aportan algo. El libro que aún no he podido publicar es «Hambre», de Knut Hamsun. Como ya comenté, es mi novela favorita y me encantaría que algún día estuviese en nuestro catálogo junto con otras obras suyas como «La bendición de la tierra» y «Victoria».

«Hemos sido pioneros en el mundo digital. Fuimos la primera editorial de Europa en tener una App y apostamos por hacer buenos e-books»

¿Alguna vez se le ha escapado un título que después ha sido un bombazo editorial?

Sí, alguna veces nos ha ocurrido. Lo peor es cuando has intentado publicar el libro y has perdido ese libro que te parecía tan importante en una de esas horribles subastas.

¿Cuál es el lector tipo de Nórdica Libros?

Creo que es un lector curioso y, sobre todo, muy diverso. El lector de la colección «Letras Nórdicas» es muy distinto del que compra libros ilustrados. Creo que ambos valoran los libros bien editados, pero en el caso de la literatura nórdica buscan algo nuevo que los sorprenda y en el caso de los ilustrados redescubrir un clásico o disfrutarlo con el trabajo gráfico del ilustrador.

¿Qué le diría a un lector que no ha leído nada en Nórdica Libros para que leyese cualquiera de los títulos que ha publicado?

Que no piense que nuestros libros son para una minoría. La mayor parte de los libros que hemos publicado han sido y son l«ongsellers» en sus países de origen. Aquí puede que sean, en ocasiones, libros poco conocidos, pero en general creo que pueden disfrutar con ellos lectores muy diversos. El prejuicio de que al ser una editorial pequeña publicamos libros para un público muy refinado debe desaparecer.

Cuéntenos el proceso de trabajo en la editorial, desde encontrar un original que sea publicable hasta su llegada en las librerías.

El proceso implica numerosas fases que nosotros intentamos hacer visibles en la página de créditos. El primer paso es, obviamente, la selección del título a publicar, que puede ser un descubrimiento nuestro (los viajes ayudan mucho) o una recomendación de traductores y, a veces, de los ilustradores. Textos que les han gustado y querrían ilustrar. Eso también ayuda mucho en el proceso de creación. Luego lo enviamos a traducir, se maqueta, pasa por tres correcciones, lo ve de nuevo el traductor, se diseña su forma final y se envía a la imprenta. De ahí pasa al distribuidor y, más tarde, al librero.

¿En el caso de autores actuales, cómo debe ser la relación entre el editor y su autor

Para mí es fundamental, que la relación entre todas las partes que intervienen en el libro sea excelente. Este es un trabajo de equipo y un libro merece la pena solo cuando todo el mundo que ha trabajado en él está contento. La relación con el autor debe ser así, de confianza y, sobre todo, de disfrute con el trabajo realizado. Afortunadamente, en todos los libros que hemos publicado con autores vivos (tenemos muchos clásicos) la relación ha sido excelente y, en todos los casos, yo, al menos, repetiría.

¿Y con los ilustradores? ¿Cómo afrontan el proceso de trabajo cuando se trata de un original o de un texto clásico?

Nosotros dejamos libertad total al ilustrador a la hora de plantear el proceso creativo. Para nosotros ellos son coautores del libro y hay que respetar su trabajo. Intentamos que tengan el tiempo necesario para hacer su trabajo y ellos deciden el estilo gráfico. Mi trabajo es elegir al ilustrador adecuado y trabajar con el ilustrador en el desarrollo de su discurso narrativo.

Una cualidad importante de Nórdica es el cuidado en el diseño de sus publicaciones ¿qué proporción de trabajo se le dedica al diseño del libro?

Es la parte más gratificante del trabajo, sobre todo en la colección «Ilustrados», que es en la que cada libro tiene un diseño diferente. Como digo siempre que doy clase, no hacemos libros con igual formato en esta colección . Cada libro es distinto, al publicar textos y estilos gráficos diferentes lo importante es que el diseño esté pensado para cada proyecto.

¿Qué opinión tiene del diseño editorial? ¿Cree que es parte importante en una colección para que el lector se decante finalmente por su compra?

Sin duda. Cada vez son más los lectores que compran los libros teniendo en cuenta el diseño. También es una baza frente al libro digital.

«Cada vez son más los lectores que compran los libros teniendo en cuenta el diseño. También es una baza frente al libro digital»

¿Tienen departamento propio de diseño? ¿O trabajan con colaboradores externos? ¿Con cuáles trabaja habitualmente? ¿Cuántos profesionales componen la editorial?

No tenemos un departamento de diseño. El diseño de la colección «Letras Nórdicas» y el de «Otras Latitudes» lo realizó Gabriel Sainz, pero yo elijo cada cubierta y hago las artes finales. En la colección de ilustrados soy yo quien hace todo el trabajo. La editorial la forman, una correctora, una persona dedicada al área de libro electrónico y América Latina, dos personas para prensa y promoción, una de ellas desde Cataluña, un director de la colección de cómic, un «comunity manager» y una persona que lleva la contabilidad.

Cuando entramos en una librería las mesas están repletas de novedades. ¿Cree que hay demasiados títulos editados y se va más a la cantidad que a la calidad?

Hay demasiados títulos, sí. Todos somos, en parte, responsables de ese proceso, aunque los editores más pequeños aún podemos leer y cuidar todo lo que publicamos. De todas formas, las librerías están llenas de libros maravillosos. Lo que falta son más lectores.

¿Se acuerda del primer libro que publicó?

Sí, el primer libro que publiqué fue «Almas muertas» de Nikolái Gógol en Josef K mi primer proyecto editorial junto a unos compañeros del Master de edición. Este año, por el décimo aniversario de la editorial lo recuperamos en una nueva traducción de Marta Rebón y con ilustraciones de Alberto Gamón. En Nórdica fue «Betsabé» de Torgny Lindgren. Premio Fémina Ètranger en 1986. Un libro muy bello.

Los jóvenes cada vez leen menos y además de una forma que está cambiando por las nuevas tecnologías que hacen que sean lecturas cortas, rápidas y fragmentadas. ¿Cree que los jóvenes perderán capacidad de lectura y por lo tanto de comprensión y análisis?

No, en absoluto. Los jóvenes que conozco son apasionados de los libros impresos y no les gusta especialmente la lectura en soporte digital. Somos nosotros los que pensamos que quieren ver todo en el ordenador, pero no es así.

¿Está perdiendo el libro su sitio en la sociedad?

El libro, al menos en España, no ha tenido el papel central que creo debería tener; ni ahora ni nunca. En todo caso creo que la competencia actual en el tiempo de ocio con el móvil y las tablets, por ejemplo, es muy fuerte, de manera que cada vez nos cuesta más a todos sacar tiempo para leer un libro con calma. En parte por eso apostamos por la publicación de relatos ilustrados, pequeñas obras maestras para leer en el rato que tengamos

«El libro, al menos en España, no ha tenido el papel central que creo debería tener»

¿El libro digital está siendo una amenaza para los editores o es una oportunidad que todavía no está cuajando lo suficiente en España?

El libro digital ya no es una amenaza. Se infló su posible repercusión, pero al final y afortunadamente se ha quedado en una forma más de lectura, pero no ha sustituido, ni de lejos, al papel.

¿Cuál es la posición de Nórdica Libros ante la era digital? ¿Un editor digital debe ser distinto al editor «tradicional»?

Nosotros hemos sido pioneros en el mundo digital. Fuimos la primera editorial de Europa en tener una «App» y apostamos claramente por hacer buenos «e-books». El problema es que ese esfuerzo no se valora y, al final, nos hemos ido desmotivando. Seguimos publicando «e-books» de calidad, pero cada vez estamos más centrados en el papel, que es lo que realmente nos interesa.

¿Ve la figura del editor amenazada ya sea por la piratería, o por la competencia del agente literario o por la competencia de Amazon?

Hay amenazas, claro, pero creo que el problema de fondo radica más en el fomento de la lectura y la cultura del libro en general. Visitar una librería representa un placer, poder elegir entre muchos títulos, el que te interesa. Para nosotros, lo más importante es que la gente pueda comprarse libros y que conozca la importancia de este conjunto de oficios que se mueven alrededor y que son tan importantes para el desarrollo de la sociedad.

¿Cree que al final el libro tal como lo conocemos hoy perdurará? ¿Cuál es el futuro del libro?

El libro impreso es y será cada vez mejor. El libro electrónico ha cambiado algunos hábitos y ha afectado, creo, al libro de bolsillo. Pero la sensación de tener un buen libro en las manos, olerlo, tocarlo, etc…, es inigualable.

«La relación con el autor debe ser de confianza y, sobre todo, de disfrute con el trabajo realizado»

Y a las librerías, ¿qué futuro les espera?

Me gustaría que tuviesen, todas, una larga vida. Como he dicho antes son el pilar de nuestro sector. Desgraciadamente han desaparecido muchas en los años de crisis y, aunque han surgido otras nuevas, cada librería que desaparece es un drama. Creo que hay nuevos modelos bien planteados, muy especializados y que combinan diferentes formas de ocio que me parece que aportan nuevas ideas.

Háblenos de los lazos que han creado las editoriales independientes como Nórdica Libros a través de Contexto con las librerías y el mutuo apoyo que existe entre ambos.

Cuando creamos Contexto vimos que era necesario tejer una red de complicidades con editores y libreros. Solo trabajando juntos podremos subsistir. Nuestro trabajo depende por completo de los libreros y me he dedicado, como otros editores, en estos 10 años a visitar el mayor número posible de librerías. Es la mejor forma de conocer sus problemas y saber qué opinan de nuestro trabajo. Para mí, tener relación con la persona que trata con nuestros lectores, que recomienda nuestros libros, es absolutamente fundamental

Para terminar, ¿qué libro está leyendo actualmente? ¿Qué libro de no-ficción recomendaría? ¿Y de ficción?

Estoy terminando de leer «El reino» de Carrere. Recomiendo cualquiera de sus libros, son todos magníficos. De no ficción acabo de leer «H de Halcón» de Helen Macdonald y me ha gustado muchísimo.

.

.