MÚSICA

Clásicos bajo la sombrilla

En la playa, en la montaña o en la ciudad, lo mismo da. He aquí una serie de propuestas discográficas recientes para que no haya verano sin música (grabada)

El Cuarteto Quiroga
El Cuarteto Quiroga - Josep Molina

El verano no suele ser la época más propicia para las discográficas de música clásica, que prefieren esperar al melómano de vuelta de vacaciones. Aun así, siempre es posible encontrar propuestas novedosas y de interés para llevar en la maleta.

Al principio fueron los «intermedii». En las postrimerías del siglo XVI, los intermedios cantados y escenificados en la corte florentina de los Médicis constituyen el más inmediato antecedente del melodrama. Raphaël Pichon y su conjunto Pygmalion recuperan una amplia selección de estas músicas en «Stravaganza d’amore» (Harmonia Mundi), una bella publicación de dos discos y un libro que incluye un atractivo apartado iconográfico con bocetos originales de las escenografías y el vestuario.

Los 450 años del nacimiento de Claudio Monteverdi imponen una escucha veraniega. Para los no iniciados, el sello Deutsche Grammophon ha preparado un doble álbum, «The Beauty of Monteverdi», con un popurrí de lo más significativo del compositor cremonés. Pese a su carácter fragmentario, la iniciativa cumple con creces su objetivo y las versiones son de alto nivel. Quienes, en cambio, van en busca de novedades dentro de la ya opulenta discografía monteverdiana pueden acudir a la reciente lectura de las «Vísperas de la Beata Virgen» a cargo de la Compagnia del Madrigale (Glossa): un innovador enfoque que exalta la belleza intrínseca de estas páginas.

Otro aniversario destacado es el de Georg Philipp Telemann, de quien se han cumplido los 250 años de su muerte. Los trece discos de la caja que le dedica Warner («Telemann- he Collection») son tan sólo una pequeña gota dentro de su inmensa producción (nadie compuso tanto como él a lo largo de la Historia de la música), pero constituyen un buen punto de partida. Hay oberturas, conciertos, música de cámara, un oratorio, una cantata y una ópera, todo ello interpretado por nombres como Harnoncourt, Bruggen o Pahud.

Una agradable sorpresa suponen las doce sonatas del Padre Solerinterpretadas al piano por Sira Hernández (Solfa Recordings). Lejos de escrúpulos filológicos, la pianista reivindica un estilo interpretativo de otra época. Las velocidades son cómodas, el pedal es generoso, el «rubato» aparece sin rubor. Hernández contempla este repertorio desde una perspectiva romántica y personal. Escuchadas al margen de purismos y prevenciones, estas lecturas resultan cautivadoras.

Si están dispuestos a desembolsos mayores, no se pierdan la integral dedicada a André Cluytens, de quien el sello Warner ha reunido en una caja de 65 discos todas sus grabaciones orquestales y conciertos para el sello Emi. No tan conocido como otros colegas, Cluytens fue sin embargo una de las grandes batutas de su época y dejó versiones referenciales de las sinfonías de Beethoven, los conciertos para piano de Ravel y de un largo etcétera de piezas que es imposible detallar aquí. El coste de la caja ronda los 100 euros. Teniendo en cuenta el número de discos y su valor musical es una ganga.

Arcadi Volodos es un formidable virtuoso, pero también un pianista con dedos de terciopelo y dotes de sutil miniaturista. Ya lo demostró en su sorprendente disco dedicado a Mompou y lo reafirma aquí en un recital brahmsiano (Sony) centrado en la última producción del compositor, más apegada a los tonos intimistas y crepusculares, que Volodos acomete con maestría.

Aquellos que sienten predilección por la música del siglo XX tienen una magnífica oportunidad en la última grabación del Cuarteto Quiroga. Bajo el título de «Terra» (Cobra Records), el Quiroga recoge cuartetos de Alberto Ginastera («Primero»), Bela Bartók («Tercero») y Rodolfo Halffter («Ocho tientos»). Las tres piezas se caracterizan por su apego a la tierra, es decir, al folclor nacional de cada compositor, pero desde una perspectiva universal y comulgando con una estética que mira hacia delante. Las versiones ratifican al Quiroga como una de las formaciones camerísticas punteras en el panorama español.

Rodolfo Halffter está presente también en el recital del chelista Iagoba Fanlo y el pianista Pablo Amorós que, bajo el título de «Spanish Cello Sonatas», recoge piezas de compositores de la República (Ibs Classical). Junto a las interesantes sonatas de Halffter, Simón Tapia Colman y Roberto Gerhard, suenan aquí el «Adagio» y «Fuga», de María Teresa Prieto, y la «Introducción y variaciones», de Salvador Bacarisse. Partituras infrecuentes y de indudable atractivo, que tienen en la obra de Gerhard su punto álgido. Para rescatar un pasado olvidado.

Los amantes de la música contemporánea tienen una cita ineludible con la integral de las piezas para voces y conjunto instrumental de György Kurtág, que acaba de publicar el sello ECM. Servidas por unos intérpretes de excepción, estas obras combinan magistralmente la propensión del compositor húngaro al estilo aforístico con sus dotes para la escritura vocal, aunque tampoco faltan partituras de dimensiones más amplias. Un hito en la discografía de Kurtág, se mire por donde se mire.

Toda la actualidad en portada

comentarios