Fragmento de una de las obras de Franco en la exposición
Fragmento de una de las obras de Franco en la exposición
ARTE

Carlos Franco, pintar y pintar

No es habitual convertir el espacio expositivo en estudio de trabajo. Ese es el caso de «Pintar sobre todo», la muestra de Carlos Franco en el CEART de Fuenlabrada

Actualizado:

No es demasiado habitual convertir el espacio expositivo en estudio de trabajo. Ese es ahora el caso de Pintar sobre todo, la muestra de Carlos Franco (1950) en el CEART de Fuenlabrada, en la que presenta una serie de pinturas realizadas in situ en los últimos dos meses. Una suerte de peculiar site-specific pictórico. Junto a esas obras podemos ver una selección de trabajos, hasta un total de 150 piezas, que supone la más amplia retrospectiva del artista, en un período de más de 40 años.

El título es ya todo un guiño cómplice y una declaración de intenciones. La pintura como vehículo expresivo, pero también como soporte. Sobre todo, pintar, y pintar sobre todo… Ése es el lema y el tema de un autor que ocupa un espacio relevante dentro del arte español contemporáneo, en esa vuelta a la pintura -figurativa- que se produce en nuestro país a finales de los setenta.

Pintura y figurativa. Esos son dos de los términos que conforman y definen la sintaxis artística de Carlos Franco. Podríamos añadir otros: color, dibujo, diversidad de recursos gráficos y plásticos, una temática polisémica... Palabras y conceptos para urdir un tejido plural, cromático, de ricos matices y texturas.

Ciertamente la cita es una gran oportunidad de transitar por las distintas etapas de su autor. Están presentes algunos de sus primeros acrílicos, como el emblemático El asalto de celos (1976), en donde ya ofrecía soluciones que le iban a acompañar siempre. Así mismo puede verse una buena representación de sus óleos de los ochenta, en los que introduce temas mitológicos, clásicos, y hasta religiosos. La primera década del siglo XXI supone la vuelta a un mayor cromatismo y una investigación sobre los nuevos timbres de luz que los fluorescentes le posibilitan. También podemos disfrutar de una atractiva selección de dibujos realizados en más de 40 años, que muestran y demuestran el espléndido dibujante que siempre ha sido. Enhorabuena también al CEART, que mantiene una excelente y cuidada línea expositiva, algo nada sencillo para un espacio de la periferia.