arte

We Are Fair: otra feria de arte para Madrid, más canalla y en horario nocturno

La semana de ARCO, en 2016, sumará en Madrid una feria más. Se trata de We Are Fair, de los artífices de Art & Breakfast, que buscan un perfil emergente y canalla que case con toda la oferta

José Antonio Mondragón, director de We Are Fair
José Antonio Mondragón, director de We Are Fair - abc

Justo en la semana de descanso en Madrid entre la tercera edición de Summa y la 23º de Estampa, con el debate encendido entre los agentes del arte si tiene sentido la celebración de dos ferias de arte contemporáneo en tan corto lapso de tiempo y la misma sede (Matadero-Madrid), se anuncia la presentación de una más en la capital que, además, se desarrollará en la semana de ARCO, la que concentra el mayor número de actividades en torno a la creación plástica en la capital y que, el amante del arte, a duras penas puede absorber. Sin ir más lejos, a las habituales ediciones de la feria de Ifema, JustMad, ArtMadrid y Jääl (que este año intentó desmarcarse una semana del calendario, sin que la jugada le saliera con éxito), se sumaba en 2015 todo el programa paralelo de ARCO en torno a Colombia como país invitado y el nacimiento de Casa Leibniz, un proyecto desenfadado promovido por galerías y que dejó muy buen sabor de boca.

¿No es una locura?

¿Es entonces una locura poner en marcha We Are Fair (nombre de la nueva feria) y hacerlo en el ya más que poblado calendario de la última semana de febrero? «No es una locura porque somos un producto distinto», responde su director, José Antonio Mondragón, cuya empresa Factoría de Arte y Desarrollo es también responsable de Art & Breakfast, la feria de arte contemporáneo de Málaga, que celebró su primera edición en enero de 2015. «Nuestra feria nace con el propósito no sólo de ser un lugar para la exhibición y venta de un tipo de arte emergente que quizás no tiene acomodo en las otras citas similares, sino también un lugar de encuentro, con un horario muy determinado que invita a otra manera de acercarse al arte».

Y es que We Art Fair quiere ser una feria canalla, cuyo horario alcance la madrugada, de forma que que se establezca un «afterwork» que cierra a las dos de la mañana y en el que se puedan cerrar transacciones o acuerdos de manera más lúdica y distendida. «Ese horario nocturno puede ser un buen reclamo para, saturado del resto de actividades de la semana, puedas venir a tomarte una copa, o reunirte con clientes o amigos en nuestras instalaciones. Y de esa intención más relajada, puede que te fijes en una obra o un artista y decidas volver en otro momento con más calma o poniendo más atención», explica Mondragón. De sus palabras se deduce que cualquier excusa (y hora) es buena para entrar en el arte contemporáneo.

Como Art & Breakfast, el formato que se busca para esta feria es un modelo no muy grande con sede en un hotel, algo que ya han hecho otras ferias como Loop, Jääl o Room Art Fair (que traslada su quinta edición a 2016, lo que hará que también se muevan las fechas de Jääl). En el caso de We Are Fair, el establecimiento elegido es un cuatro estrellas, el Exe Central, en pleno centro de la ciudad. Los expositores ocuparían sus habitaciones, mientras que otros apartados se llevarán a cabo en sus zonas comunes. «Por el modelo no estándar que buscábamos, que la sede fuera un hotel tenía mucho sentido. Además, no nos valía cualquier hotel, sino uno con amplios espacios para poder instalar cómodamente a los expositores y permitir el flujo de visitantes».

We Are Fair intenta ocupar cierto hueco que dejan ARCO o JustMad («apostamos por un perfil de galería que trabaja con artistas aún no consolidados pero con una trayectoria destacable y que pueden usar esta feria para dar el salto a las otras»), y no viene a rivalizar con ellas. «Hemos buscado un emplazamiento que esté en un punto equidistante de las otras grandes citas para facilitar el acercarse hasta nosotros. De hecho, la idea es incluso contar con lanzaderas que, desde Ifema, puedan hacer llegar a los visitantes a WAF», apunta Mondragón.

Cutro formas de estar presente

La nueva feria contará con cuatro modalidades para los expositores: Here We Are, el ámbito más amplio, será el dedicado a las galerías emergentes que desplegarán el trabajo de hasta seis artistas en las habitacioners del hotel. It's Me, destinado a creadores y colectivos que no siempre tienen galería, tomará un salón del hotel para convertirlo en gran contenedor de arte. We Are Kids (otra de las señas de identidad de la nueva feria) se ocupa de los niños y las familias, e inculca en ellos el gusanillo del amor por el arte, así como otro tipo de coleccionismo. Finalmente, Black on White! es el ámbito en el que se reunirán los libros de autor, los fanzines y las autoediciones, una industria que empieza a ganar peso en todas las ferias.

¿Es WAF una versión mejorada de Art & Breakfast? «WAF es un Art & Breakfast adaptado a Madrid. En Málaga era mucho más sencillo trabajar en red con el circuito on y off de la ciudad. En Madrid, la competencia de ferias es mayor y cada uno se dirige a los agentes e instituciones que le parecen más cercanos. Sin embargo, la capital tiene ventajas: es más accesible que Málaga a la hora de trasladarse desde otras ciudades; su oferta, muy viva, anima a colocarte en el circuito; por último, We Are Fair cuenta con más modelos de expositores, lo que ayuda a encontrar mejor acomodo en función de tu proyecto».

Una feria asequible

El precio medio del estand se siturá en torno a los 850 euros (más IVA) si se opta por una habitación (lo que incluye el alojamiento del galerista en ella, que montaría durante la mañana del viernes 26 de febrero y podría abandonar la feria, el lunes, tras la clausura del domingo) o los 375 euros, sin impuestos, de los otros tres ámbitos. Hay también pack combinados para participar en esta feria y la malagueña, que en 2016 se traslada de enero a mayo, no sólo para evitar el colapso de los organizadores, sino para beneficiarse del buen tiempo de la ciudad en primavera. En cuanto al visitante, los tickets son combinados, y permiten acceder a la feria durante los tres días de desarrollo de la misma.

Como toda feria que se precie, la apuesta por el arte más joven, fresco y arriesgado (ese es su lema) de We Are Fair se acompañará de premios, encuentros con coleccionistas, talleres de creación y el formato de charla «Un café con...», también importado de Málaga. ¿Están locos estos de WAF? En febrero, tendremos la respuesta.

Toda la actualidad en portada

comentarios