proyecto abc cultural

«Desechos exquisitos», o las segundas oportunidades de Estefanía Martín Sáenz

Para su Proyecto ABC Cultural, Estefanía Martín Sáenz ha recurrido a las líneas aglutinadas en los papeles de calco que utiliza para dar una segunda vida a las formas a las que dan pie

Uno de los «Desechos exquisitos» de Estefanía Martín Sáenz - e. m. s.
Uno de los papeles de calco de los que se extraen los nuevos «Cadáveres exquisitos» - e. m. s.
Uno de los nuevos «Cadáveres exquisitos» de Estefanía Martín Sáenz - e. m. s.
Uno de los papeles de calco de los que se extraen los nuevos «Cadáveres exquisitos» - e. m. s.
Uno de los nuevos «Cadáveres exquisitos» de Estefanía Martín Sáenz - e. m. s.
Uno de los papeles de calco de los que se extraen los nuevos «Cadáveres exquisitos»
Uno de los nuevos «Cadáveres exquisitos» de Estefanía Martín Sáenz - e. m. s.

Para el monstruo del doctor Frankenstein, su novia era la perfecta, la única. Los dos habían sido creados de la misma forma a partir de desechos. No eran perfectos, y es ahí, en la imperfección, donde se esconde lo exquisito del personaje.

Mi primera exposición individual se llamó Las chicas de M. Shelley. Y es que esa idea de cortar, pegar para de nuevo cortar y dibujar es una auténtica delicia, y el papel de calco es una herramienta fundamental en el proceso creativo. Me da inmediatez y seguridad en los casos en los en la tela no te deja lugar para el fallo y la corrección. Pero también me da una textura y unos colores intensos que no sé que haría sin ellos. Durante siete años he utilizado las mismas hojas de calco donde se han ido almacenando y amontonando decenas de líneas y dibujos que, en vez de desechar o guardar, se han convertido en parte de mi obra.

Líneas con significado

Siete años en los que, a mi parecer, no deja de ser algo romántico los dibujos se han ido formando de una manera aleatoria, azarosa. Brazos, piernas, caras que encajan a la perfección en muchos casos y que en otros se han convertido en un garabato sin forma aparente pero que si se busca, se encuentra. Aquí se pueden ver correcciones, bocetos, dibujos que nunca llegaron a enseñarse y hasta alguna que otra silueta masculina… Este proyecto representa una especie de antítesis, de negativo de mis obras: trabajos frente a los calcos.

Revisar una y otra vez los viejos calcos ha desbancado a la acción de buscar imágenes nuevas. Son figuras recicladas que en su momento llamaron mi atención y que ahora, de nuevo, lo vuelven a hacer pero de una manera totalmente diferente. Rescatar estos dibujos (que han ido apareciendo en muchos casos de forma fantasmagórica, como es el caso de los calcos negros) ha sido un trabajo meticuloso. Limpiar líneas o dejarlas tal y como aparecen para llevarlas a un estado exquisito y sacarlas de ese barullo dándoles más presencia. Las gasas, las telas estampadas y la pintura forman para de esta tarea, la de ennoblecer al dibujo/pintura final. Pero estos «nuevos dibujos» que aparecen en los calcos recién usados vuelven a llamar mi atención y de nuevo volverán (o no) a amontonarse pies, vestidos, caras, manos para la creación de una imagen que bien M. Shelley podría haber usado en otra lluviosa noche.

Toda la actualidad en portada

comentarios