arte

El festival de vídeo «Under the Subway» celebra su cuarta edición fiel a su frescura

Actualizado:

Empezó como empiezan todas las cosas buenas, de manera improvisada. Con una reunión de amigos, amantes del videoarte, en la casa privada del que es ahora su organizador, el también vídeo-artista español Antonio Ortuño. Más tarde salió a la calle, para proyectar los trabajos bajo las vías del metro en superficie de una de las líneas de la capital. Hoy es uno de los festivales dedicados a la disciplina más frescos de los que se celebran en Nueva York. Su nombre es Under the Subway Video Art Night, que este sábado celebra su cuarta edición.

«A mí me gusta mucho el videoarte, soy videoartista –se pronuncia Ortuño–. Y siempre me ha entretenido organizar eventos para mostrar el trabajo de los demás». El director del Under the Subway Festival intentó llevar a cabo un par de proyectos de este tipo en su Valencia natal, «pero no llegaron a buen puerto»: «En Nueva York todo ha sido diferente desde el comienzo. Yo llegué aquí para perfeccionar mi inglés, que sigue siendo muy malo. A cambio, encontré galería (la Local Project), donde tuve mi primera individual en 2006, y he visto crecer esta iniciativa», explica.

Con los dvds debajo del brazo

Los primeros encuentros no tienen nada que ver con lo que es hoy el festival: «Las noches en mi casa eran geniales. Venía gente que no conocía de nada, pues anunciaba el evento en webs que ven millones de personas. Ellos traían sus dvds debajo del brazo y se exponían para un grupo reducido de personas. Así ocurrió durante cuatro noches de diferentes meses. Como mi otra pasión es cocinar, tras las proyecciones siempre servía un buffet con el que cenábamos juntos y completábamos la velada», recuerda Ortuño. Sin buscarlo, el asunto empezó a írsele de las manos, y se hizo necesario buscar un nuevo emplazamiento: «Cuando el salón de casa se me quedó pequeño, decidí hacer el festival junto a la galería con la que colaboro. Y se nos ocurrió proyectar los vídeos en la fachada del edificio de enfrente, haciéndolo todo mucho más urbano y para todo aquel que pasara por allí y se topara con ello». Y no estamos hablando de cualquier entorno. Frente a la galería, las vías del metro en superficie se convertían en un marco extraordinario para las proyecciones en Queens, muy cerca del PS1 del MoMA. De ahí su nombre, «under the subway» («bajo el metro», en inglés).

El festival celebra este mismo sábado, 14 de junio, su cuarta edición. El cierre del mítico edificio poblado de grafitis 5 Pointz en LIC, en el que se emplazaba la galería, supondrá su traslado a su nueva sede en Long Island: «Este es de nuevo un espacio cerrado, pero estupendo, al que hemos llamado The Local NYC, un hostal con un espacio expositivo genial». Es posible que pierda parte de su personalidad, pero no su esencia. De hecho, tal y como explica su responsable, «el certamen crece este año. Al contar con dos espacios expositivos en la galería, eso permite incluir una vídeo-instalación de un artista invitado». Ortuño se refiere a Balam Soto, con cuya pieza digital El video wall interactivo podran interactuar los espectadores entre las cuatro y las siete y media de la tarde. A partir de esta última hora comenzará la proyección de los vídeos que conforman el festival.

Mucha presencia española

Este año, la participación de artistas españoles es elevada. En la nómina de más de sesenta nombres, destacan algunos como Paupac Azul, Diego Barrera o David Farran de Mora (que también expone en la ciudad sus fotografías de la serie «The Barbershop Experience»): «Es normal que abunden los españoles debido al mailing list que manejo, pero también porque esta es una convocatoria internacional que se lanza por muchas webs de arte». Lo que particulariza a la selección de los artistas es que no hay selección de artistas: «Cuando empecé a invitar a los creadores a mi casa no había ninguna regla más allá de que los vídeos no excedieran los cinco minutos. Cuando saltamos a la calle, era tal la ilusión de los participantes que no quise dejar a nadie fuera. Sólo desechaba los vídeos con desnudos, ya que no queríamos tener problemas de escándalo público con la policía. Hoy se admite todo lo que llegue dentro de plazo. Y al no tener línea curatorial hemos podido disfrutar estos años de trabajos muy distintos, lo que hace de Under The Subway un evento de vídeo totalmente singular en la ciudad de Nueva York».

El buen tiempo en junio invita a acercarse elsábado a disfrutar de los trabajos de autores como Pablo Lerma, Peter T. Christenson, Arnaud Brihay, Lorenzo Sanjuán, Agni Zotis y Fiorella Angelini, entre otros muchos: «Buscamos en el calendario una fecha que no entorpezca a la galería. Y qué mejor momento que ahora, cuando se acerca el verano y la temperatura se alía con este evento especial», concluye Ortuño.