arte

JustMad, la hermana joven y comprometida de ARCOmadrid

Hasta el domingo 23, esta feria concentrará en el COAM una selección de artistas emergentes con obras más accesibles para el gran público

A la sombra de ARCO crece desde hace cinco años JustMad, la hermana pequeña de la gran Feria de Arte Contemporáneo que, entre los días 19 y 23, se desarrolla en Madrid. Más fresca, más barata y con un perfil más joven, recibe a aquellos coleccionistas que buscan arte emergente y nuevos talentos.

En esta edición, menos es más. Pese a contar con solo 33 expositores, la feria ha ganado en calidad y en público. «En dos días hemos pasado de 3.000 personas, se nos han acabado hasta los catálogos», comenta Mónica Guirao, responsable de la zona VIP. La apuesta del nuevo comisario Guillermo Espinosa es clara: anteponer la calidad a la cantidad. En los pasillos de la feria se entremezclan firmas alemanas o chinas con las valencianas o las catalanas: «Hemos traído hasta once galerías internacionales», afirma Guirao.

Una de las diferencias con ARCOmadrid radica en el coste de las obras y la facilidad con la que se publican los precios. Al frente de la galería Espacio Valverde está Jacobo Fitz-James Stuart, nieto de la duquesa de Alba. En su estand de la feria hay obras que van de los 300 euros, como los dibujos en papel de David Méndez, a los 7.800 del cuadro Así pero más cálido de Elena Alonso. De la autora madrileña también sorprende Tablero, una de las piezas que más miradas atrae por los pasillos y que ya encontró comprador por 6.000 euros, según el galerista.

Ubicada en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), JustMad ha pasado «del subsuelo al cielo» de la capital. Sus organizadores recuerdan cómo han cambiado el parking del hotel Silken Puerta de América por la tercera planta de uno de los edificios más representativos del centro. Otra diferencia con ARCO se percibe nada más llegar: música electrónica y una inmensa terraza dan a la feria un aire especial. Es el Just Surround, un proyecto de música experimental que se celebra de 19:00 a 20:00 y en el que los asistentes disfrutan de unas vistas privilegiadas.

El arte de JustMad es más comprometido con la realidad social que el de su hermana mayor. Así, nada más entrar a la feria, un Deuda pública en España 2000-2012, República Española 1936 (partidos en el parlamento) o Elecciones generales en España 2011, asaltan al espectador en el estand de la galería Trama. Son tres cuadros que reflejan el reparto de fuerzas políticas en distintas etapas y el crecimiento del déficit en España. En la galería EspIRA, de Nicaragua, dos titulares de prensa aparecen escritos en sendos cuadros con tipografía de dibujo animado. Son las obras de Ricardo Huezo, que hace una crítica sobre cómo «la industria del entretenimiento pone un disfraz a la realidad», señala su galerista.

«El arte contemporáneo joven es un suicidio»

Pese a los esfuerzos de la organización por promover el coleccionismo joven en esta edición, dar con compradores menores de 40 años se convierte en una utopía. Así lo cree Ismael Chappaz, de la galería Espai Tactel: «El arte contemporáneo joven es un suicidio, aunque resistimos y resistiremos. Este es un país arruinado y la gente de nuestra generación se ha ido». Chappaz tiene en su estand obras de Javier Palacios y David Méndez Alonso, creaciones que manejan un amplio abanico de precios. Sorprende especialmente la fotografía Autorretrato y me voy, una imagen enmarcada con la que el comprador se lleva los objetos con los que el autor se fotografió: dos pelotas de playa, un esquijama, gremlin y una gorra de Mickey Mouse.

Aunque «el cash está en ARCO», JustMad registró ventas importantes el día la inauguración. Chappaz explica que no se produce un «efecto rebote» con ARCO, que sus coleccionistas son distintos de los que visitan Ifema. Por las paredes hay varias obras marcadas con círculo rojo, señal inequívoca de que ya encontraron comprador. En la galería Javier Silva han vendido una de las esculturas de papel que compone la serie Finding Earth’s true shapes, de Amélie Bouvier. Un trabajo realizado exclusivamente para la feria.

Otra de las novedosas ideas que aporta la feria al panorama artístico madrileño es el Just Residence, un programa que seleccionó a cuatro artistas latinoamericanos que permanecieron durante un mes y medio en el norte de España. Su resultado se puede ver en forma de obra por los pasillos del JustMad. Los elegidos fueron Liliana Zapata (Bolivia, 1985), representada por la galería NUBE Gallery (Bolivia); Alejandro Leonhardt (Chile, 1985), de Local Arte Contemporáneo; Darling López Salinas (Nicaragua, 1987), de EspIRA-Adrede (Managua) y Martín Calcagno (Argentina, 1976), representado por la galería Panal 361 (Buenos Aires).

Las dificultes económicas han provocado un retorno a los formatos tradicionales como la pintura o la escultura, que suelen ser apuestas sobre seguro. Sin embargo, JustMad apoya formatos más arriesgados como el videoarte a través del programa Just On Screen. Se trata de una selección de vídeos escogidos entre los artistas de las galerías participantes en el programa general. En total, son un conjunto de piezas audiovisuales de hora y media creadas a partir de 2012. Just On Screen ofrece la posibilidad de contemplar las obras de artistas como Rui Calçada Bastos, Shen Wei, Bárbara Fluxá o Hajnal Németh, que representó a Hungría en la última edición de la Bienal de Venecia.

Toda la actualidad en portada

comentarios