qué hay de nuevo

La Trasera: «Queremos dinamitar momentos sagrados»

La Trasera, en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense, redefine el papel de una sala expositiva en el ámbito universitario, y el propio significado de la Universidad

En 2010 se produce un cambio en el decanato de la facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense. Entonces toma sus riendas Josu Larrañaga, que invita a Selina Blasco, Lila Insúa y Alejandro Simón a formar parte de su equipo. El objetivo que se pone este nuevo triunvirato (que pasa a capitanear el nuevo departamento de «extensión universitaria») es plantearse cómo potenciar el trabajo en equipo, cómo «exportar e importar» universidad, y, sobre todo, cómo debe ser pensado un espacio expositivo vinculado a un entrono tan específico como el de una facultad universitaria.

Por entonces, la de Bellas Artes de la Complutense tenía su propia sala de exposiciones (que, en la década de los ochenta, había sido un espacio independiente), en la que se celebraban unas cinco muestras anuales, con la típica expo de fin de curso de los alumnos. En su almancén, y todavía sin saberlo, se estaba gestando el germen de La Trasera, «un ámbito abierto a todo el mundo, que busca conectarse con el exterior y que hace hincapié en el trabajo en colectivo y en los procesos», resumen sus responsables. «No podíamos competir con el Museo Reina Sofía o el CA2M, pero sí generar redes con ellos», recuerda Insúa.

«Es curioso –explica Blasco–, pero mientras en otros países europeos, las facultades de Bellas Artes tienen muy claro los entornos a los que se quieren dirigir (las galerías, en Holanda; los movimientos sociales, en Austria...), en Madrid falta incluso aún definir ese entorno». Por eso el objetivo fundacional de La Trasera fue «conectar con la sociedad».

Hacer currículum

De eso hace ya dos años, en los que diferentes grupos de trabajo (del de autoedición de Mazo a Pool, que este sábado salta a Cruce; de Diógenes 2.0 a Geografías Humanas o Clepsidra), han colonizado todo el espacio y marcan en parte los contenidos académicos de la facultad. «Lo importante –remarca Blasco– es que hemos dado con un formato para que el currículum oficial y lo que proponen los estudiantes (que se filtra a través de las «acciones complementarias» que desarrolla el vicedecanato y que se despliegan en La Trasera), no sean mundos paralelos; que las iniciativas, desde la participación, surjan desde dentro».

  • «La universidad no es una idea anclada en el pasado, sino la fuerza de sus alumnos»
Sus responsables son conscientes de haberse impuesto «una tarea titánica», pero su piedra de apoyo son ellos tres «y toda la gente a la que hemos arrastrado». Y aquí hay que poner el acento en los antiguos alumnos (alumni) y la generosidad de todos los implicados: «Defendemos el valor de la universidad –señalan–. Esta no es esa idea anclada en el pasado que muchos tienen, sino la fuerza de sus estudiantes. Nacimos en pleno boom de Tabacalera, del plan Bolonia, de determinados movimientos sociales como el 15-M... Nosotros solo dimos forma a unas energías ya latentes. Es el estudiantado el que ha revolucionado la institución».

Esos pequeños retos

Y dos años han dado para mucho: para poner en marcha un archivo de creadores; para participar con colectivos como Hablar en Arte o en iniciativas con La Más Bella, In-sonora, Off Limits o Acción!MAD; para desplegar un programa como «Invasores», con el que los estudiantes irrumpen en los estudios de artistas consagrados (Eva Lootz, Sally Gutiérrez o Azucena Vieites, que será la próxima...); para publicar un fanzine (la gran aportación de Simón) en el que recopilar las actividades con más repercusión, descargable en su web; para sustituir la decimonónica exposición de fin de curso («que nadie veía») por el visionado de porfolios junto a profesionales del arte («buscamos dinamitar muchos momentos sagrados», confiesa Insúa); para colaborar con actores como Fernando García Dory, Basilio Martín Patino, JustMad... Su próximo «ataque» se llamará EntreActo, y permitirá a algunos estudiantes exponer en las principales galerías de Doctor Fourquet el 20 de mayo. «Los nuestros son más los pequeños retos, no los grandes objetivos. Ahora toca consolidarse, centrarnos en los formatos de difusión y en algunos aspectos audiovisuales».

¿Hacen falta más Traseras?, les preguntamos: «Es la gran asignatura pendiente. Pero la fuerza de trabajo es la que es. La primera red que se genera siempre es interna. Nos encantaría trabajar junto a otras facultades españolas, internacionalizarnos». Poco a poco. De momento, vayan pasando. Por la puerta (no tan) de atrás.

Toda la actualidad en portada

comentarios