Cultural / LIBROS

La afilada crítica inglesa frente a «Una vacante imprevista»

Día 13/12/2012 - 20.00h

Una parte de la crítica recibe con escepticismo «Una vacante imprevista», la nueva novela de la creadora de Harry Potter. Pitos y palmas en su debut para adultos

La afilada crítica inglesa frente a «Una vacante imprevista»
La «barbie J. K. Rowling», que se exhibió en la «International Toy Fair» de Nuremberg, en 2010

La primera novela para adultos de la responsable de la saga de Harry Potter se ha librado por los pelos de los premios más temidos del panorama británico de los libros. Los editores de la prestigiosa Literary Review, responsables de la gamberrada de conceder cada año unos galardones al «mal sexo literario», han decidido no incluir Una vacante imprevista entre los finalistas. Al parecer, la última obra de la escritora J. K. Rowling recibió numerosas nominaciones pero, tras arduas deliberaciones, optaron por salvarle el pellejo. Su escritura no es lo suficientemente mala «a pesar de algunos momentos de indisposición», señalaba Jonathan Beckman, uno de los editores de la revista.

El galardón fue creado para «desalentar el uso rudimentario y descuidado de pasajes redundantes de descripción sexual» en las novelas modernas. La primera incursión adulta de Rowling contiene escenas de sexo –y de drogas, y hasta insultos– inimaginables en las historias del joven mago. Pero no es de extrañar que su candidatura fuera barajada: Rowling describe una de las actuaciones sexuales de uno de sus personajes como «tan predecible como un apretón de manos masón». ¿Qué tipo de práctica «sado» es eso?

Todos y el perro

El sexo se ha hecho con el mercado de ficción británico. Al erotismo de la saga de Cincuenta sombras de Grey, de E. L. James, le ha sucedido ahora el porno algo más duro de la trilogía Crossfire, de la estadounidense Sylvia Day, líder de ventas según Nielsen. Una vacante imprevista aparece en segundo lugar, seguida en los puestos tercero, cuarto y sexto por las novelas de E. L. James, y de nuevo Day en séptimo lugar.

El nuevo libro de Rowling ha tenido en Reino Unido la evolución de ventas más rápida desde la publicación en 2009 de El símbolo perdido, de Dan Brown. Pero, a pesar de una descomunal promoción, hay algo de «sexo malo» en esta operación «post Harry Potter». El crítico literario de The Guardian, Theo Tait, lo resume así: «Lo peor que puede decirse sobre el libro es que no merece la agitación mediática que le rodea. Aunque ¿quién cree todavía que mérito y publicidad tengan algo que ver?».

Tait opina que el secretismo que caracteriza el marketing de la autora «tenía sentido con Harry Potter, cuando todo el mundo y su perro quería saber qué había pasado con el joven mago y sus viles enemigos, pero, en el caso de Una vacante imprevista, provoca un efecto anticlimático con una novela que trata sobre la elección de un concejal en una pequeña ciudad». Tait describe la novela como un «estudio de la vida provinciana» que acarrea «todas las satisfacciones e insatisfacciones de ese tipo de novela». Su veredicto: «No es una obra maestra, pero no está nada mal». Algo así como «el sexo con amor de los casados», según Sabina.

Un padre en apuros

El velo de secreto que la autora exige antes de la publicación es tal que los embargos suelen ser calificados de «superembargos». A la editora del cuarto libro de la saga (Harry Potter y el cáliz de fuego) la atracaron en la calle y le robaron el coche dos veces en busca, presuntamente, de la copia original. En 2005, un guardia de seguridad que había robado dos ejemplares de Harry Potter y el misterio del príncipe antes de que el libro se pusiera a la venta, llegó a realizar un disparo cuando intentaba vender uno de ellos a un periodista de The Sun.

La escritora es tan obsesiva en su lucha contra la piratería como rácana en su aportación a Twitter: en tres años, su cuenta solo muestra dieciséis tuits. Según el Sunday Times, no se habla con su padre desde 2003. Aquel año, Peter Rowling decidió subastar una primera edición de Harry Potter y el cáliz de fuego que le regaló y dedicó su hija. Se vendió por 37.000 euros. Necesitaba dinero. Pero su hija, al parecer, no se lo perdonó.

Así es la vida literaria y personal de Joanne Kathleen Rowling, la segunda mujer más rica de Inglaterra después de Isabel II, con una fortuna estimada en más de 700 millones de euros. Ha tenido que contratar detectives privados en unas cincuenta ocasiones, según explicó al juez que ha investigado el escándalo de las escuchas en la prensa británica.

Deprimentes clichés

La escritora, de 47 años, es una fanática de su intimidad desde que un periodista dejó una nota en la mochila de uno de sus dos hijos en el colegio. Y le gusta controlar el proceso de publicación de sus obras hasta límites que la editora de libros del Daily Telegraph, Gaby Wood, califica como «paranoicos».

El humor afilado de críticos y columnistas ingleses se ha fijado sobre todo en el fuerte trasfondo social de la novela, que enfrenta el esnobismo de la clase media de Pagford –la localidad de ficción del suroeste de Inglaterra en la que ubica la trama– con la lucha por la vida de sus vecinos pobres en unas cercanas viviendas sociales. «En la antiutopía de Rowling, los buenos son, obviamente, los personajes no blancos, más las lesbianas, los trabajadores sociales y los profesores», escribe el influyente comentarista conservador Charles Moore.

Rowling, simpatizante del Partido Laborista, lo explica así: «La clase media es muy divertida, es la que mejor conozco, y es en la que encuentras las mayores pretensiones». Pero para el crítico de The TimesPeter Kemp, el libro «muestra que la conciencia social de Rowling se sitúa admirablemente en el lugar adecuado, pero le faltan todos los demás factores que la convertirían en una novela significativa sobre la injusticia social».

Algunos diarios, como el Financial Times, han defendido en sus reseñas la calidad de la novela. Pero la temible Michiko Kakutani, de The New York Times, ha sido brutal: «Es tan deliberadamente banal, tan deprimentemente llena de clichés, que no es solo decepcionante, es aburrida». ¿Mal sexo?

Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
El museo amplía y flexibiliza las condiciones de acceso y adquisición de entradas, tanto para visitantes individuales como en grupo
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Prescindiblel»
«Prescindiblel»

Sigue ABC.es en...

Hoy en TV

Programación Televisión

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.