Cultura - Cine

Hoy gratis con ABC, «El secreto de sus ojos»

Ricardo Darín y Soledad Villamil, química puramente atractiva

- Actualizado: Guardado en: Cultura Cine

Ese director tan exquisitamente literario que es Campanella empieza su muy mejor película (tiene otras casi tan mejores como ésta) con un alarde cinematográfico sobre los peligros de la evocación y la mala literatura: un tren, una despedida, unas miradas empañadas, unas manos que no se tocan..., folio a la basura..., no era más que el intento visualizado de su personaje protagonista por novelar las dos historias cruzadas en presente y pasado que nos va a contar en «El secreto de tus ojos».

Benjamín Espósito se ha jubilado como empleado judicial y quiere arrancar su futuro como escritor contando una doble vieja historia en la que se mezcla una intriga policial mal resuelta y la cronología de su amor, mal llevado y silencioso, por la instructora de su departamento, Irene.

Un juego de químicas entre Ricardo Darín y Soledad Villamil tan extraordinariamente atractivo y tan lleno de texto y de contexto que convierten el tejido de esta película en una de esas prendas acogedoras de las que ningún espectador quiere salir, a pesar de lo turbio, negro y sórdido de lo que, en realidad, se cuenta.

Campanella borda los cambios de clima, de tiempos, de estados de ánimos, y ofrece un retrato de oscuros funcionarios en el que aún cabe la ironía, la inteligencia, el sentido del humor (gran personaje el que interpreta Guillermo Francella), el trasunto social de aquella Argentina de los setenta, la pesada frustración de que el tiempo va lavando las huellas del crimen y del amor sin resolver... La pegada emocional de esta película, su tonelaje de seducción, su aire de cine clásico, eterno, hacen que lo que empezó en Campanella terminará en campanazo y éxito mundial.

Toda la actualidad en portada

comentarios