REUTERS
REUTERS

El Warhol que el rockero Alice Cooper tenía olvidado en su trastero

Se trata de «Silla eléctrica pequeña», de la serie «Muerte y desastre»

Actualizado:

La estrella del rock Alice Cooper ha encontado una obra maestra de Warhol que puede valer millones enrollada en un tubo en un trastero, donde ha permanecido más de cuarenta años.

Así lo da a conocer el periódico británico The Guardian, que cuenta que la pieza es una serigrafía roja titulada «Silla eléctrica pequeña», que pertenece a su serie «Muerte y desastre».

Al parecer, el trabajo compartía espacio de almacenamiento con otros artefactos usados en una espeluznante gira a principios de los años setenta que incluía hasta una silla eléctrica.

De acuerdo con el manager de Cooper, Shep Gordon, el roquero y Warhol se hicieron amigos por aquella época. El artista fue a un concierto de Cooper, donde este fingía su muerte en una silla eléctrica idéntica a la que Warhol había inmortalizado. Se basaba en una fotografía de prensa de 1953 en la cámara de la muerte de la prisión Sing Sing, fecha y lugar donde Julius y Ethel Rosenberg fueron ejecutados por pasarle secretos atómicos a los rusos.

La novia de Cooper por aquel entonces, Cindy Lang, pidió dinero a Gordon para adquirir el trabajo de Warhol. Así, pasó a formar parte de la colección para las giras del roquero... Y desapareció.

Hasta hace cuatro años cuando, durante una conversación casual, Gordon se volvió a acordar de la obra de arte y comenzó a buscarla hasta que dio con ella. Entonces sugirió a Cooper que se quedara con la pieza, pero él no quería nada de valor en casa (la última «Silla eléctrica pequeña» alcanzó 11,6 millones de dólares en 2014) y volvió al almacén.

La obra de Warhol está sin firmar y sin autentificación por lo que es muy dificil saber qué precio podría alcanzar en una subasta.