Cultura - Arte

Viaje al interior de la mente de Norman Foster

Visitamos la flamante sede de la fundación del arquitecto británico en Madrid, que se inaugura este jueves. Atesora su biblioteca y su archivo, con más de 74.000 documentos

Foster, junto a un Avions Voisin C7 de 1927, restaurado, que fue propiedad de Le Corbusier
Foster, junto a un Avions Voisin C7 de 1927, restaurado, que fue propiedad de Le Corbusier - JOS√Č MANUEL BALLESTER. CORTES√ćA FUNDACI√ďN NORMAN FOSTER

En la película «Del revés (Inside Out)», y gracias a Píxar, lográbamos meternos en la cabeza de una niña y conocer sus emociones. De la misma manera, y en este caso gracias a la Fundación Norman Foster, emprendemos un fascinante viaje al interior de la mente de uno de los arquitectos más brillantes e influyentes del siglo XX. A sus 82 años, Sir Norman Foster (Manchester, 1935) aterriza en Madrid por la puerta grande: a su Torre Cepsa sumará la ampliación del Prado con el Salón de Reinos. Pero antes, este jueves, inaugurará la sede de su fundación, situada en un elegante palacete en el número 48 de la calle Monte Esquinza, en el barrio de Chamberí, que un grupo de periodistas visitamos ayer acompañados por María Nicanor y Gabriel Hernández, directora de la fundación y responsable del archivo, respectivamente.

Boceto del proyecto para el pabellón de la Fundación Foster en Madrid
Boceto del proyecto para el pabellón de la Fundación Foster en Madrid- FUNDACIÓN NORMAN FOSTER

Creado por Joaquín Saldaña a comienzos del pasado siglo como residencia del duque de Plasencia, acogió la embajada de Turquía en España y después pasó a manos de Bankia, que lo vendió en 2012, dicen que por 9 millones de euros. El arquitecto británico constituyó en Londres su fundación en 1999, tras recibir el Pritzker, pero no tenía sede fija. Desde entonces ha ofrecido becas anuales a estudiantes e investigadores de arquitectura para llevar a cabo proyectos sobre el futuro de las ciudades.

Vista de la biblioteca
Vista de la biblioteca- FUNDACIÓN NORMAN FOSTER

Tras una polémica con el Ayuntamiento de Madrid, que a punto estuvo de dar al traste con el proyecto (los técnicos de Patrimonio no daban luz verde a las reformas de este edificio protegido), finalmente se llegó a un acuerdo y se evitó que Foster se fuese con su fundación a otra parte. Ya es historia. La alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, y Foster coincidirán el jueves en la apertura de un foro multidisciplinar, «Future is Now», en el Teatro Real de la capital, que será el punto de partida de la fundación. Participarán, entre otros, Michael Bloomberg, Nicholas Negroponte, Jonathan Ive, Alejandro Aravena, Patricia Urquiola, Marc Newson, Olafur Eliasson...

Fachada de la sede de la fundación en la calle Monte Esquinza de Madrid
Fachada de la sede de la fundación en la calle Monte Esquinza de Madrid- FUNDACIÓN NORMAN FOSTER

El corazón de la Fundación Norman Foster es su archivo, situado en la planta baja del edificio histórico. Se creó en 2015 con el objetivo de conservar y divulgar la obra arquitectónica de Norman Foster. Atesora más de 74.000 documentos, desde los 50 hasta la actualidad, cuidados con mimo. El material se ha catalogado y digitalizado. Estará disponible de forma libre en la web de la fundación. Ya hay un millar. Contiene dibujos y planos, material fotográfico, maquetas, correspondencia, objetos personales y cuadernos de dibujos (más de 1.200). Siempre va con uno en la mano para plasmar cualquier idea que le venga en mente. Contemplamos el más antiguo, uno de 1948. Foster estaba en el colegio. Tenía 13 años.

Interior del edificio histórico con obras del arquitecto
Interior del edificio histórico con obras del arquitecto- FUNDACIÓN NORMAN FOSTER

También, protegidos en voluminosas carpetas, preciosos dibujos realizados en las Universidades de Manchester y Yale, donde Norman Foster estudió, incluido su proyecto de fin de carrera. Admiramos proyectos que desaparecieron o bien nunca llegaron a ver la luz. Distribuido en dos plantas del palacete, abundante material que da buena fe de su exitosa carrera, repartido en ocho salas temáticas: la cúpula del Reichstag de Berlín (y la evolución de sus águilas), los aeropuertos de Pekín, Hong Kong y México; la reforma del British Museum, la Torre Collserolla de Barcelona...

Pabellón de nueva creación. En primer plano, escultura de Boccioni
Pabellón de nueva creación. En primer plano, escultura de Boccioni- FUNDACIÓN NORMAN FOSTER

En su despacho

Tras recorrerlas, entramos en su despacho. Sobre la mesa, diseñada por él, lápices de colores, un portátil de Apple, un juego antiguo («Erector»)... Junto a ella, dos sillas LC7 de Le Corbusier en blanco. En una pared cuelga el regalo que le hizo su estudio en su 80 cumpleaños: 80 maquetas de sus edificios, a escala reducida. Lleva grabado: «Happy Birthday Norman». Sobre la chimenea, un premio en forma de cerebro, diseñado por Marina Abramovic, con la que posa en una fotografía. En otra hace lo propio con Henry Moore. También hay unas peonzas, otra de sus obsesiones, siempre en movimiento, sin parar un momento, como él mismo.

Entre las piezas que atesora la fundación, un trozo del Muro de Berlín
Entre las piezas que atesora la fundación, un trozo del Muro de Berlín- FUNDACIÓN NORMAN FOSTER

Si el archivo es el corazón de Foster, el pabellón de nueva creación, anexo al palacio, es su cerebro. Ahí están objetos e imágenes que a lo largo de los años han sido referencias personales para Foster. También sus aficiones y pasiones, como la montaña y el esquí, los transportes (maquetas de aviones que ha pilotado, barcos, trenes)... No falta un homenaje a sus mentores, como Buckminster Fuller. El pabellón acoge desde un trozo del Muro de Berlín a un coche histórico, un Avions Voisin C7 de 1927, restaurado, que fue propiedad de Le Corbusier.

El nuevo edificio, que tiene un tejado en forma de ala de avión sostenido por una estructura de acero en voladizo, es un espacio flexible para charlas y programas educativos. Una espectacular puerta-fachada de cristal de 2,7 toneladas de peso y 6 metros de longitud, se abre al patio para celebrar actos al aire libre. El techo y la cornisa son de espejo. El objetivo de esta arquitectura tan sutil y ligera es disolver el volumen del espacio para resaltar su contenido. Una escultura de Cristina Iglesias, inspirada en «Las fuentes del paraíso», de Arthur C. Clarke y realizada en fibra de carbono, proyecta sombra sobre el patio entre los dos edificios, donde se ha instalado «Mujer recostada», de Henry Moore.

Uno de los cuadernos de dibujo de Norman Foster
Uno de los cuadernos de dibujo de Norman Foster- FUNDACIÓN NORMAN FOSTER

Pero hay otras muchas obras impresionantes de la Colección Foster en la fundación de artistas como Brancusi, Boccioni, Ai Weiwei, Juan Muñoz, Andreas Gursky, Ínigo Manglano-Ovalle... «No es un museo, sino un centro de estudio», dejan claro los responsables de la fundación. Habrá visitas concertadas a la fundación una vez a la semana para grupos de 15 personas como máximo. Aún está sin definir el día.

Toda la actualidad en portada

comentarios