En efecto, el grafitero quiere equipararse a la altura de los grandes «ladrones», empezando por Picasso
En efecto, el grafitero quiere equipararse a la altura de los grandes «ladrones», empezando por Picasso - ABC

Los «robos» de Banksy a Picasso, Van Gogh, Miguel Ángel y compañía

El famoso grafitero ha utilizado en muchas de sus obras cuadros clásicos como fuente de inspiración

Actualizado:

Famoso por su capacidad de contar la miserias del mundo moderno a través del grafiti, Banksy es también un gran ladrón. ¿Sus víctimas? Miguel Ángel, Van Gogh, Géricault o Vermeer. A lo largo de su trayectoria, el británico ha cogido diferentes hitos de la historia del arte para vestirlos con las ropas de hoy y dotarlos de un nuevo significado: girasoles que se marchitan, pinturas rupestres vandálicas. Ya lo advirtió Picasso: «Los malos artistas imitan, los grandes artistas roban». El anónimo más famoso del mundo no dudó un ápice al hurtarle esta frase.

1234567
  1. Una nueva balsa de la Medusa

    Banksy transforma el famoso cuadro de Géricault que cuelga en el Louvre de París
    Banksy transforma el famoso cuadro de Géricault que cuelga en el Louvre de París - ABC

    En la primera mitad del siglo XIX Théodore Géricault alumbró uno de los iconos del romanticismo: «La balsa de la Medusa». Se trataba de un cuadro de gran formato que denunciaba la tragedia real del naufragio de la fragata Medusa. En aquel suceso murieron al menos 147 personas. Los que sobrevivieron tuvieron que hacer frente al hambre a través del canibalismo. Muchos fenecieron por deshidratación. La situación, extrema, la retrató a través de una balsa en la que los supervivientes –con muchos cadáveres de por medio–agitaban una suerte bandera ante la leve esperanza que suponía un punto en el horizonte que podría ser un barco. O no.

    Banksy retoma la estética del cuadro (ahora en blanco y negro) y le añade un nuevo matiz: el punto en el horizonte es ahora un yate que parece ignorar la petición de socorro de los protagonistas.

    Aquí, el cuadro original de Géricault :

    «La balsa de la Medusa» (1818-1819), de Théodore Géricault
    «La balsa de la Medusa» (1818-1819), de Théodore Géricault - ABC
  2. Los girasoles de Van Gogh, marchitos

    Ha pasado el tiempo y Banksy no salva ni a los girasoles de Van Gogh
    Ha pasado el tiempo y Banksy no salva ni a los girasoles de Van Gogh - ABC

    Casi tan famosos como su oreja, los girasoles de Van Gogh son uno de los iconos de la obra del pintor. Aquí, Banksy saca su ingenio a relucir y decide retratarlos cuando están marchitos. El tiempo pasa y la belleza es efímera, máxime cuando se encierra en un jarrón. El británico llega incluso a colocar su firma en el mismo lugar en el que lo hacía nuestro querido Vincent.

    Aquí, el original de Van Gogh:

    Los girasoles de Van Gogh
    Los girasoles de Van Gogh - ABC
  3. La policía cachea a Basquiat

    Unos policías registran a uno de los personajes que habitan en un cuadro de Basquiat
    Unos policías registran a uno de los personajes que habitan en un cuadro de Basquiat - ABC

    Banksy homenajea en esta obra a Basquiat, uno de los primeros artistas negros urbanos en alcanzar la fama en Nueva York (hoy sus pinturas son de las más cotizadas a nivel mundial) que murió de sobredosis a los 27 años. El gran artista callejero del siglo XXI rinde tributo al gran artista callejero del siglo XX.

    Aquí, el cuadro original de Basquiat en el que se inspira Banksy:

    «Niño y perro en una boca de incendio» (1982), de Basquiat
    «Niño y perro en una boca de incendio» (1982), de Basquiat - ABC
  4. La joven con otra perla

    Banksy titutló está obra como «La joven con el tímpano perforado»
    Banksy titutló está obra como «La joven con el tímpano perforado»

    «La joven de la perla», de Vermeer, es un cuadro celebérrimo, y más desde su adaptación cinematográfica en 2003. Aquí, Banksy toma el cuadro y cambia la famosa perla por una alarma del edificio que usa como soporte para su obra. En un acto de puro ingenio, rebautizó la pintura como «La joven con el tímpano perforado».

    Aquí, el original de Vermeer:

    «La joven de la perla», de Vermeer, sin el tímpano perforado
    «La joven de la perla», de Vermeer, sin el tímpano perforado - ABC
  5. Grafitis de hace 40.000 años

    Un operario borra la obra de un homo sapiens
    Un operario borra la obra de un homo sapiens - ABC

    La intención de Banksy es clara: defender el grafiti como forma de arte milenaria a través del símil. Así, lanza una pregunta sin salvar las distancias: ¿A alguien se le ocurriría borrar las pinturas rupestres?

  6. Las bailarinas de Degas en Factor X

    Simon Cowell, jurado de Factor X, observa a las bailarinas de Degas
    Simon Cowell, jurado de Factor X, observa a las bailarinas de Degas - ABC

    Banksy retoma aquí uno de los cuadros de bailarinas de Degas para someterlo al juicio de Simon Cowell (en la mesa), uno de los miembros del jurado de «Factor X» en su versión británica.

    «El foyer de la ópera» (1872), de Edgar Degas
    «El foyer de la ópera» (1872), de Edgar Degas - ABC
  7. David es un terrorista

    El David de Miguel Ángel, visto por Banksy
    El David de Miguel Ángel, visto por Banksy - ABC

    Símbolo de rebeldía ya en el renacimiento –al final no deja de ser un hombre pequeño y corriente que consigue derrotar al gran Goliat–, Bansky retrata a David embozado y con un chaleco explosivo.

    Aquí, el original de Miguel Ángel:

    El David de Miguel Ángel
    El David de Miguel Ángel - ABC