Secretos ocultos bajo el azul de Picasso

Nuevas investigaciones desvelan trazos posteriormente cubiertos y hasta una página de periódico enterrada entre capas de pintura

Actualizado:

La muerte de Carlos Casagemas sumió a Pablo Ruiz Picasso en 1901 en una triste y melancólica etapa que ha pasado a la historia del arte como la época azul. De estos años de dolor y desesperanza son algunas de sus obras más enigmáticas, cuadros que ahora, más de un siglo después y gracias a las nuevas tecnologías de imagen infrarroja, revelan algunos de sus secretos.

Bajo la superficie de la obra «Madre y niño a orillas del mar» que se conserva en el Pola Museum of Art de Hakone (Japón), los investigadores han descubierto la existencia de una página de periódico. John Delaney, investigador de la National Gallery of Art de Washington, relata en un comunicado cómo dieron con el hallazgo cuando revisaban la limpieza de este cuadro que será prestado próximamente al museo de Orsay en París (de septiembre de 2018 a enero de 2019). «Para verificar que la puesta a punto estaba bien, orientamos la cámara al rostro de la madre y para mi sorpresa vimos aparecer inmediatamente un texto de periódico en su rostro», cuenta Delaney.

El periódico descubierto bajo la pintura de Picasso
El periódico descubierto bajo la pintura de Picasso - NATIONAL GALLERY OF ART

Para identificar el origen de la hoja de periódico, Keiko Imai, conservadora jefe del museo Pola, consultó los archivos de «Le Journal», el diario francés literario, artístico y político del que Pablo Picasso (1881-1973) era un asiduo lector. El texto, que con una pequeña nota económica sobre España y una reseña sobre el Salón del Automóvil Club de Francia, se corresponde con una página publicada en este diario el 18 de enero de 1902.

El cuadro, por tanto, fue pintado tras esta fecha en Barcelona, a donde Picasso se trasladó a principios de enero desde París. El artista se trajo a España algunos lienzos, y esta pintura puede que fuera uno de ellos. ¿Por qué insertó esta hoja de periódico bajo la pintura? La razón sigue siendo un misterio, admite el comunicado de la National Gallery of Art, pero «quizá fue utilizado por el artista para cubrir capas anteriores antes de pintar una nueva o la composición final de la madre y el niño» del cuadro, una práctica habitual en Picasso.

El estudio ha proporcionado además información sobre la composición anterior sobre la que fue pintado el lienzo. Las imágenes infrarrojas permiten distinguir la escena de una mujer sentada, con un vaso de absenta y una cuchara dentro, y muestran otra firma anterior del artista, similar a las encontradas en sus obras de 1901, inscrita al revés bajo la esquina superior derecha de «Madre e hijo junto al mar».

Las nuevas tecnologías aplicadas a otras dos obras de Picasso del Periodo Azul de la colección de la Art Gallery de Ontario (AGO) también han deparado sorpresas. Los resultados de la investigación llevada a cabo en los últimos tres años sobre «La soupe» (La sopa) y «La Miséreuse accroupie» («La pobreza agazapada»), ambos cuadros de 1902, fueron presentados la semana pasada en Houston en la conferencia anual del Instituto Americano de Conservación.

El paisaje oculto tras «La pobreza agazapada»
El paisaje oculto tras «La pobreza agazapada»

De «La Misereuse Accroupie» ya se sabía que escondía dos imágenes: una, del propio Picasso, de una figura femenina que sostiene un mendrugo de pan, y otra, un paisaje del artista Joaquín Torres-García, que el genio malagueño cubrió por completo. Ahora, los estudios codirigidos por Sandra Webster-Cook, conservadora senior de Pintura de la AGO, y Kenneth Brummel, comisario de Arte Moderno de la AGO, han descubierto que el paisaje podría representar el Parque del Laberinto de Horta. Picasso hizo coincidir la espalda de la mujer con las colinas del lado derecho del lienzo.

Los análisis muestran que el artista pintó originalmente a una mujer en cuclillas, con el brazo derecho expuesto y la mano levantada, sosteniendo un pedazo de pan, aunque luego lo cubrió.

«El brazo oculto es el mismo que el brazo derecho de una mujer agachada en una acuarela de Picasso ("Femme assise", de alrededor de 1902), vendida recientemente en subasta», señala Brummel. Los investigadores vinculan ese brazo con una pintura de El Greco, que era bien conocida en Barcelona. Se trata de «La Magdalena penitente con la cruz» (de alrededor de 1585-1590), que pertenecía a la colección del pintor modernista Santiago Rusiñol.

De «La sopa», los expertos sabían desde hace tiempo que escondía secretos, dada su gruesa textura. «Sabíamos por la radiografía X e incluso miramos a simple vista que otra pintura había sido raspada antes de que "La Sopa" fuera pintada. Pero qué había debajo de la superficie exactamente era un misterio. Gracias a imágenes y análisis sofisticados, hemos desbloqueado esos secretos», dice Webster-Cook.

Los estudios han descubierto el contorno de otra mujer entre la madre y el niño, que Picasso abandonó. Usó sus bordes externos para los contornos de la madre y el niño y cubrió el resto con el vapor que se eleva del plato de sopa. Los escaneos también revelan las modificaciones de la mano de la mujer que sostiene el cuenco, o los cambios de posición de la cabeza y el pie del niño, así como una ánfora pintada entre la mujer y el niño. Estos cambios están relacionados con dibujos preparatorios y pinturas que Picasso realizó al mismo tiempo que «La Sopa».

Inspirados por estudios técnicos de otras obras del Período Azul de Picasso realizadas por The Phillips Collection y otras instituciones, Brummel y Webster-Cook buscaron la ayuda de John Delaney, científico senior de imágenes de la National Gallery of Art en Washington. Delaney utilizó reflectografía infrarroja hiperespectral para mirar debajo de la superficie de «La Sopa» de una nueva manera.

«Este proyecto de investigación único que involucra la historia del arte, la conservación y las ciencias ha enriquecido nuestra comprensión del proceso artístico de Picasso. Ahora comprendemos mejor cómo "La Sopa" se relaciona con otros dibujos y pinturas de Picasso de ese periodo», afirmó Brummel.

El resultado de estas investigaciones podrá verse en la exposicion de obras del Periodo Azul de Picasso que organizan la AGO y The Phillips Collection para 2020.