«Retrato de Moratín» de Goya, pintado en 1824
«Retrato de Moratín» de Goya, pintado en 1824 - Museo de Bellas Artes de Bilbao

Los dos retratos de Moratín de Goya, juntos en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Desde hoy hasta el 5 de febrero de 2018 se exhibe en las salas de Goya del Museo de la Academia una pintura invitada del genio español: el «Retrato de Moratín» que conserva el Museo de Bellas Artes de Bilbao, fechado en 1824

Actualizado:

Desde el 7 de noviembre de 2017 al 5 de febrero de 2018 se exhibe en las salas de Goya del Museo de la Academia una pintura invitada del genio español: el «Retrato de Moratín» que conserva el Museo de Bellas Artes de Bilbao, fechado en 1824. Esta presencia incrementa la importantísima colección de retratos de Goya del Museo de la Academia. La cesión temporal ha sido posible gracias al acuerdo de colaboración suscrito entre la Corporación madrileña y el Museo bilbaíno, que recibe a cambio durante el mismo periodo otra obra maestra excepcional: «La Primavera» de Giuseppe Arcimboldo, de 1563.

En 1824 Goya pintó a su amigo el poeta y dramaturgo Leandro Fernández de Moratín (1760-1828), de quien ya había realizado en 1799 el magistral retrato propiedad de la Academia. Reencontrados ambos en el exilio de Burdeos, el escritor alude en una carta fechada en septiembre de ese mismo año al deseo expresado por Goya de pintar su retrato: «Quiere retratarme y de ahí inferirás lo bonito que soy, quando tan diestros pinceles aspiran a multiplicar mis copias». El retrato destaca por su sobriedad y es uno de los primeros y más representativos del pintor en Burdeos. Muestra al escritor sentado a una mesa y apoyado sobre unos papeles, en los que Goya pone su firma invertida. La actitud meditabunda y la postura de la mano, que parece sujetar una pluma que, como revela su radiografía, fue luego ocultada, parecen mostrarlo en plena actividad creativa. La vestimenta y el fondo verdoso han sido conseguidos con pincelada amplia y suelta, mientras que el rostro está tratado con esmero mediante cuidadosos toques de pincel. Es éste un retrato intimista e intenso, pintado con cariño, en el que Goya consigue atrapar el carácter de su amigo, retraído y melancólico.

Fernández de Moratín y sus versos para Goya

Leandro Fernández de Moratín nació en Madrid en 1760, hijo de noble familia asturiana. Su padre fue el poeta, dramaturgo y abogado Nicolás Fernández de Moratín. Vivió en un ambiente de frecuentes discusiones literarias. Leandro fue un hombre de teatro en el sentido amplio de la palabra. A su condición de autor teatral hay que añadir otros aspectos menos conocidos, pero importantes. Fue uno de los fundadores de la historiografía teatral española, así como un activo impulsor de la reforma teatral de su tiempo. Relacionado con los círculos del poder que estaban interesados en esta reforma y heredero de las ideas de su padre, no dejó de promover la renovación de la estructura teatral vigente en la España de su época.

El otro retrato de Moratín que realizó Goya, esta vez en 1799
El otro retrato de Moratín que realizó Goya, esta vez en 1799-Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

El «Retrato de Moratín» del Museo de Bellas Artes de Bilbao se muestra en la misma sala donde está expuesta la efigie de Moratín de la Academia, de 1799. Obra maestra del género del retrato, el cuadro de la Academia es fruto de la amistad y coincidencia de pensamiento liberal entre Moratín y Goya. Moratín valoró desde el primer momento la calidad del lienzo, que agradecería dedicando una silva a su amigo: «Tú me los cumples, y en la edad futura, / al mirar de tu mano los primores / y en ellos mi semblante / voz sonará que al cielo te levante / con debidos honores, / venciendo de los años el desvío / y asociando a tu gloria el nombre mío». De medio cuerpo, girado ligeramente hacia su derecha, resalta la intensa mirada del dramaturgo. La figura está modelada con gran libertad, con pincelada suelta y un fuerte golpe de luz dorada que incide sobre el rostro.