Fotografía de archivo facilitada por ACDO
Fotografía de archivo facilitada por ACDO - EFE

Un proyecto español promueve el arte aborigen a base de reciclaje

La iniciativa artística PET Lamp, del madrileño Álvaro Catalán de Ocón, ha creado una lámpara que combina las técnicas ancestrales de tejido de la remota comunidad Ramingining (Australia) con la reutilización botellas de plástico

Actualizado:

El proyecto artístico PET Lamp, del madrileño Álvaro Catalán de Ocón, ha creado una lámpara que combina arte aborigen con botellas de plástico en Australia. La iniciativa busca promover el reciclaje y las técnicas textiles tradicionales de ocho mujeres aborígenes de la remota comunidad Ramingining, a unos 580 kilómetros al este de Darwin (norte).

La lámpara fue encargada a Pet Lamp −que realizó su primer proyecto con indígenas de la Amazonía colombiana en 2011−, por la Galería Nacional de Victoria para ser exhibida en la Trienal de Melbourne, que será estrenada el próximo día 15.

«Se trata de combinar la técnica ancestral del tejido con las botellas de plástico que se encuentran inevitablemente en el propio entorno en el que viven los aborígenes», explicó por teléfono a Efe Catalán de Ocón, quien se encuentra en Melbourne preparando la muestra del séptimo proyecto del PET Lamp para la galería.

Ramingining fue elegido por PET Lamp −con proyectos en países como Colombia, Chile o Etiopía y que ganó en 2013 el premio Codespa español−, debido a que esa comunidad tiene una técnica especial de urdimbre de doble tejido, con flecos sueltos en los bordes.

Catalán de Ocón explicó que en esta comunidad las mujeres generalmente se quedan en el poblado y se encargan de los tejidos, mientras que los hombres pasan más tiempo en el bosque y se dedican a la pintura y ceremonias de transmisión de su cultura a los más jóvenes.

Al inicio del proceso de creación, las artesanas fabricaban individualmente sus piezas mientras el equipo de PET Lamp hacía una inmersión intensa en la cultura de esta comunidad, hasta que una de ellas, Mary Dhapalany, hermana del actor David Gulpilil (que participó en la película «Cocodrilo Dundee»), les presentó dos piezas idénticas.

«Ella nos explicó que es gemela y por eso crea todo duplicado», relató Catalán de Ocón, quien comentó que después le pidieron a Mary que intentara crear una lámpara doble oval en lugar de dos separadas.

Esto motivó al español y a su equipo a investigar los lazos de parentesco entre la comunidad, lo que los hizo descubrir la existencia de un sistema complejo en el que los vínculos no se limitan al aspecto biológico sino que también al idioma y a los tótems, entre otros aspectos.

Los sistemas de parentesco aborigen establecen el papel de las personas en la comunidad y sus obligaciones, como la educación de los niños, así como las formas de apoyo y solidaridad.

«Resulta que allí, en Ramingining, todos se llamaban madres o hijas» por lo que los coordinadores dePET Lampy las artesanas optaron por «configurar una lámpara en función de los vínculos familiares», lo que se tradujo en una enorme pieza tejida. «Se creó −dijo− como una especie de cosmos, de círculos que se van uniendo a través de líneas que se asemejan a la pintura que curiosamente se desarrolla en la zona del desierto».

El ingeniero español recordó que en uno de sus desplazamientos a Ramingining que realizó a mediados de 2016 llevó a su hija de cinco años y terminaron, tanto él como su pequeña, siendo adoptados por Mary, como hijo y nieta, respectivamente.

Ya a puertas de la inauguración de la muestra en Melbourne, Catalán de Ocón reflexiona sobre la importancia de su proyecto con la comunidad de Ramingining, parte del centro de arte aborigen Bula Bula, más allá de la concienciación sobre el problema global de la contaminación y la presentación de una obra estética.

«El arte aborigen se popularizó en la década de 1970 cuando se les entregaron lienzos y pinturas; esto dignificó la cultura aborigen», subrayó el fundador de PET Lamp, quien espera que la experiencia de la elaboración de la lámpara tenga el mismo efecto.