Óscar Alzaga, ayer en el Prado junto a dos de las obras donadas
Óscar Alzaga, ayer en el Prado junto a dos de las obras donadas - ISABEL PERMUY

La obras donadas por Óscar Alzaga cuelgan ya en el Museo del Prado

A los lienzos de Mengs, Sánchez Cotán, Herrera «el Viejo», Antonio del Castillo, Lucas Velázquez y Ligozzi, se sumó un Esteve que se adquirió con los 300.ooo euros aportados para tal fin por el jurista

MadridActualizado:

«Cuando te ven mayor, las obras de arte que has coleccionado se preguntan: ¿Qué va a pasar con nosotras? ¿Dónde vamos a ir? Los cuadros no alcanzan su plenitud en una residencia particular, sino en un museo, donde están admirablemente iluminados, expuestos en su contexto... Mi colección es modesta, pero ha sido reunida con mucho cariño. Mis obras soñaban con ir al paraíso, o sea al Prado», comentaba ayer un feliz Óscar Alzaga, acompañado por su esposa, Isabel. Para él, sus cuadros son como sus nietos: «Y si los nietos son felices, el abuelo también lo es».

El sueño de acabar en el Prado se ha cumplido para seis de las obras de su colección: «Alegoría de la Redención», de Jacopo Ligozzi; «Imposición de la casulla a San Ildefonso», de Juan Sánchez Cotán; «San Jerónimo penitente», de Francisco Herrera «el Viejo»; «Inmaculada Concepción», de Antonio del Castillo; «Paisaje», de Eugenio Lucas Velázquez; y «San Juan Bautista joven en el desierto», de Anton Rafael Mengs. El pasado mes de marzo estos lienzos fueron donados a la pinacoteca por el jurista y cofundador de UCD, tras una selección por parte de los especialistas del Prado, que estuvieron año y medio buceando en su colección, compuesta por una treintena de obras, para escoger las que complementaran el discurso expositivo del museo. A ellas se sumó una séptima, el retrato de «Manuela Isidra Téllez-Girón, futura duquesa de Abrantes», de Agustín Esteve, que se compró con los 300.000 euros aportados por Alzaga con tal fin y que ya se presentó en solitario en la pinacoteca. Los siete cuadros se exhiben, hasta el 6 de mayo de 2018, en la sala 60 de Villanueva.

El director del Prado, Miguel Falomir, agradeció la generosidad de Alzaga, a quien José Pedro Pérez-Llorca, presidente del Patronato del museo, calificó como «un hombre inteligente, trabajador, tenaz, culto, irrompible, que ha triunfado en todo lo que ha hecho. Nos gustaría que su ejemplo fuera un acicate para que otras personas se animasen a hacer donaciones». Andrés Úbeda, director adjunto del museo, destacó tres características de la colección Alzaga: «Es una colección de autor (las obras revelan una personalidad de alquien que ama la pintura), algunas de las obras que la forman fueron adquiridas en el extranjero, por lo que se recupera patrimonio español; y las obras se hallan en perfecto estado de revista. Las ha cuidado con mimo. Solo ha habido que restaurar el Esteve, que se compró con fondos aportados por Óscar Alzaga, y la obra de Lucas Velázquez, parcialmente cubierta por repintes». Éste y otros tres más los adquirió en Londres. El de Herrera «el Viejo» y el Sánchez Cotán, en subastas en Madrid.