El último cuadrante del puzzle se encontraba oculto bajo un lienzo del Museo de Magritte en Bruselas
El último cuadrante del puzzle se encontraba oculto bajo un lienzo del Museo de Magritte en Bruselas - AFP

El misterioso puzzle de Magritte, por fin resuelto

La última pieza de «La pose enchantée» desaparecida se encuentra oculta bajo un cuadro del museo del artista en Bruselas

Actualizado:

René Magritte, tan dado a los enigmas, habría disfrutado de lo lindo con el misterio que ha traído de cabeza a los investigadores desde hace más de 80 años. En 1927 pintó una tela con dos mujeres idénticas desnudas, apoyadas sobre sendas columnas, a la que llamó «La pose enchantée» (La pose encantada). Fue expuesta en la galería L'Epoque de Bruselas y aparecía registrada en el catálogo de Magritte, pero desapareció por arte de magia.

El pintor belga había cortado el cuadro en cuatro piezas para reutilizar el lienzo en nuevas creaciones. Los conservadores del MOMA que estudiaban en 2013 «El retrato» de Magritte con nuevas técnicas de imagen, como la fluorescencia ultravioleta, la reflectografía infrarroja o la radiografía, descubrieron que bajo este bodegón se encontraba una parte de la obra perdida del artista belga. El cuadro pertenecía al museo desde 1956, pero nadie se había percatado de que había sido pintado sobre una obra anterior.

«Dios no es un santo»
«Dios no es un santo» - MUSEO MAGRITTE

¿Qué fue de las otras secciones de «La pose enchantée»?, se preguntaron los investigadores del MOMA, que apuntaron la posibilidad de que tal vez se escondieran bajo pinturas del mismo tamaño y fecha que «El retrato». Así fue como se descubrieron otros dos fragmentos. «El modelo rojo» (1935), del Museo Moderno de Estocolmo, ocultaba una mitad inferior de la tela y «La condición humana», del Museo del Norwich Castle, una tercera porción del cuadro.

«Todo lo que tenemos que descubrir ahora es dónde está el cuarto y último cuarto de la derecha superior. Entonces este emocionante rompecabezas del mundo del arte estará completo», señaló Giorgia Bottinelli tras encontrar el cuadrante en Norwich.

Investigadores de la Universidad de Lieja han podido completar por fin el puzzle gracias a los análisis de rayos X. La cuarta y última pieza estaba oculta bajo un lienzo expuesto en el Museo Magritte de Bruselas titulado «Dieu n'est pas un saint» (Dios no es un santo), pintado en 1935.