Detalle del cuadro durante la investigación policial
Detalle del cuadro durante la investigación policial - ABC

Un mafioso confiesa que la «Natividad» de Caravaggio fue partida y vendida a trozos

Nuevas revelaciones ante el Parlamento italiano de un arrepentido ante un tribunal completan el relato sobre la suerte que corrió el célebre cuadro

Actualizado:

La obra maestra de Caravaggio, la «Natividad con los santos Lorenzo y Francisco de Asís», uno de los cuadros más celebrados del pintor barroco, no fue destruida, como se creía hasta ahora, después de ser robada en 1969 en el oratorio de San Lorenzo en Palermo.

La tela, de 2,68 x 1,97 metros, se encontraría escondida en alguna parte en el extranjero. Seguramente habría sido descompuesta o troceada en seis u ocho partes. Esta es la versión que ha dado un viejo mafioso arrepentido, Gaetano Grado, quien ha hecho una larga exposición sobre el caso, uno de los robos más célebres de la historia, ante la comisión parlamentaria antimafia.

Comida por ratones y quemada

Por primera vez, en las últimas horas se ha podido leer este documento en su versión final en la citada comisión, un texto que en parte ha adelantado el diario «La Repubblica». Se creía que el célebre cuadro había sido destruido. Así se lo habría dicho el exjefe mafioso Francesco Marino Mannoia al juez Giovanni Falcone, asesinado por la Cosa Nostra en 1992. Según esa versión, tras el robo la «Natividad» quedó destrozada en un escondite de la mafia, «comida» por ratones y después quemada.

El cuadro completo
El cuadro completo - ABC

La versión que ahora da Gaetano Grado sobre el destino del cuadro aporta relevantes novedades y da esperanza, pero al mismo tiempo produce cierta preocupación. Grado cuenta que «ya en el 1970 el gran boss de la mafia, Gaetano Badalamenti se ocupó de trasladar el cuadro al extranjero, muy probablemente a Suiza, tras el pago de una gran suma de francos».

El mafioso arrepentido Grado ha hecho un relato preciso con muchos detalles que le habría contado Badalamenti, líder de Cosa Nostra en los años 70, quien falleció en 2004 en Massachusetts, Estados Unidos: «Badalamenti me dijo que muy probablemente el cuadro fue troceado para ser vendido en el mercado clandestino».

Un anticuario suizo

Grado ha reconocido en fotografía al anticuario suizo que llegó a Palermo para encargarse de la operación de traslado y venta de la «Natividad». Este intermediario murió hace tiempo, pero el contar con su nombre es otro detalle extraordinario para lograr reconstruir dónde ha acabado el cuadro que se ha convertido en el símbolo de los secretos de Cosa Nostra.

Dada la importancia del cuadro, el cuerpo de carabineros que se encarga de la tutela del patrimonio cultural italiano no ha dejado nunca de buscar la «Natividad» de Caravaggio. Ahora se intensificará aún más si cabe la investigación, con la esperanza de lograr una cooperación internacional para poder seguir mejor todos los rastros y dar con el paradero del Caravaggio, uno de los robos de arte más famosos.