«Salvator Mundi», de Leonardo da Vinci - ABC

Leonardo da Vinci y un Ferrari se cuelan en las grandes subastas de arte contemporáneo

¿Qué pintan un maestro del Renacimiento y un Ferrari entre Basquiats y Rothkos? Las casas de subasta los colocan en las narices de los coleccionistas más poderosos, los del arte contemporáneo

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

Esta noche, Christie’s celebra su gran subasta de la temporada, la de arte de posguerra y contemporáneo. Se espera una lluvia de dinero, con obras de Andy Warhol, Jean-Michel Basquiat o Mark Rothko que se venderán por decenas de millones de dólares. Entre ellas, se ha colado un extraño: Leonardo da Vinci, al que le sorprendería verse entre campos de color, reimpresiones de fotografías y garabatos expresionistas.

La casa de subastas ha sorprendido incrustando a un maestro del Renacimiento en su subasta del arte más reciente. “La obra de Leonardo es tan influyente para el arte que se crea hoy como fue en los siglos XVI y XVII”, justificó Loïc Gouzer, co presidente de arte de posguerra y contemporáneo en Christie’s. La inclusión, sin embargo, se entiende mucho mejor si se sigue la pista del dinero. La obra de Leonardo, ‘Salvador Mundi’, espera alcanzar un precio por encima de los cien millones de dólares. Esas cantidades, hoy en día, las manejan sobre todo los coleccionistas de arte moderno y contemporáneo. Es una tendencia reciente, de apenas las dos últimas décadas, para cada vez más acentuada. En la primera mitad de año, las obras previas a la etapa moderna solo coparon el 17% de las ventas de arte, según el medio especializado ‘Artprice’.

Gouzer se ha convertido en uno de los pesos pesados del mercado del arte a fuerza de romper sus estándares. Ascendió a la cúpula de Christie’s tras organizar subastas basadas en temas, no en periodos artísticos, que funcionaron de maravilla: los coleccionistas más poderosos se centran ahora en el arte contemporáneo, pero no desdeñan una joya de otro periodo si la ponen a tiro.

Y eso es lo que ha hecho Gouzer: colocar a Leonardo delante de los bolsillos con más dinero. Eso sí, lo ha situado en la misma venta que la obra ’Sesenta Últimas Cenas’, de Warhol, en la que el artista estadounidense replicó en blanco y negro el famoso cuadro de Leonardo. Como intento de contextualizar al maestro del Renacimiento con el resto de la subasta, parece forzado.

Pero algo todavía más exagerado ha hecho Sotheby’s, que ha incluido en su subasta de mañana, también de arte contemporáneo, un Ferrari. Es un modelo de Fórmula 1 de la escudería italiana que Michael Schumacher pilotó en 2001 y que saca a la venta por cuatro millones de dólares. Su precio y su historia son mucho más aburridos que los del cuadro de Leonardo, que llega a la subasta en Nueva York cargado de controversia.

Identificación

Hay quien ha calificado a ‘Salvador Mundi’ como el gran descubrimiento artístico del siglo. En 2005, fue vendido en una subasta por menos de 10.000 dólares. Nadie sabía entonces que ese retrato de Jesucristo, en mal estado, era de Leonardo. Una exposición en la National Gallery de Londres lo atribuyó al genio italiano, y lo identificó como un cuadro que se creía perdido y que perteneció a la reina Enriqueta María de Francia, mujer de Carlos I de Inglaterra. Después de esa muestra, el cuadro pasó por varios manos hasta caer en 2013 en las del coleccionista ruso Dmitry Rybolovlev, por 127,5 millones de dólares. Su familia es quien lo ha puesto ahora en las de Christie’s, que espera obtener al menos esa cantidad y batir el récord para una obra de grandes maestros, hasta ahora en posesión de Rubens con ‘La masacre de los inocentes’, vendida en 2002 por 83,5 millones de dólares actuales.

Hasta que no suene el mazo, no se sabrá si Leonardo cumplirá con las expectativas. Pero una muestra de que el mercado tiene ganas se vio este lunes en la subasta de arte impresionista y moderno de Christie’s. ‘Laboureur dans un champ’, de Vincent van Gogh, se vendió por 81 millones de dólares, el segundo más caro de la historia en subasta para el pintor holandés. Fue la estrella de la mejor subasta de arte impresionista y moderno de Christie’s en la última década.