Instalación de Katinka Bock
Instalación de Katinka Bock - ABC

La Fundación Botín da visibilidad a las tendencias artísticas actuales

La 23 edición de «Itinerarios» reúne en Santander, hasta el 16 de abril, los trabajos de sus ocho becarios

SantanderActualizado:

En un punto de latitud y longitud desconocidos, entre Sao Paulo y Nueva York, y tras partir de la ensenada de Arcachon en Francia, la artista alemana Katinka Bock sumergió el año pasado en el fondo del océano cuatro elementos escultóricos de cerámica, el material más antiguo creado por el hombre. El proceso de esta acción dio lugar a unas nuevas piezas que posteriormente la joven fundió en bronce. El resultado final, que se exhibe ahora en Santander, es una instalación compuesta por doce cilindros de ambos materiales y dos proyecciones en las que Bock (Frankfurt, 1976) describe acciones, momentos y lugares diferentes. Por un lado, está presente la idea de espacio natural, al insertar el objeto cultural en la naturaleza; y por otro, el espacio arquitectónico y privado, al incorporar imágenes de ella trabajando en su estudio.

Esta creadora forma parte de los ocho becarios de la Fundación Botín, seleccionados de entre un total de 800, para la muestra «Itinerarios 2017», que cumple su vigésimo tercera edición y que puede verse hasta el próximo 16 de abril. Junto a Bock exhiben su trabajo otros tres artistas internacionales: Levi Orta (La Habana, Cuba, 1984), Letícia Ramos (Santo Antonio da Patrulha, Brasil, 1976) y Pedro Neves Marques (Lisboa, 1984); y cuatro españoles: Regina de Miguel (Málaga, 1977), Adrià Julià (Barcelona, 1974), Aleix Plademunt (Gerona, 1980) y Oriol Vilanova (Manresa, 1980). Todos ellos comparten el interés por explorar el dominio que habitamos, como si de un científico o un arqueólogo se tratase, y la inquietud por la relación entre el hombre y la naturaleza.

Escaparate y termómetro

«Itinerarios», que desde que nació en 1994 funciona como un escaparate y termómetro del estado de las artes e instantánea de las tendencias predominantes a nivel global, ofrece este año un nuevo recorrido por las creaciones más recientes a través del trabajo de la última generación de artistas, que utilizan medios actuales, esencialmente imágenes fijas y en movimiento.

La exposición está comisariada por Benjamin Weil, director artístico del Centro Botín que la Fundación construye asomado a la Bahía de Santander, quien resalta las similitudes en los motivos de trabajo de los artistas seleccionados, ya que las obras se centran en «inquietudes muy concretas sobre la relación de la humanidad con la naturaleza».