Cultura - Arte

La Capilla Sixtina, fotografiada como nunca antes

Con el objetivo de facilitar futuras restauraciones, los Museos Vaticanos presentan tres volúmenes que recogen 270.000 fotogramas -220 de ellos a tamaño real- con los frescos de Miguel Ángel al máximo detalle

La Capilla Sixtina, fotografiada como nunca antes

La última vez que la Capilla Sixtina fue fotografiada para la posteridad, la fotografía digital apenas estaba dando sus primeros pasos y palabras como píxel estaban reservadas solo a los expertos.

Décadas de avances tecnológicos en fotografía artística después, y cinco años de arduo trabajo ha permitido que la belleza de los frescos de Miguel Ángel y otros maestros quede asombrosamente recogida en 270.000 fotogramas digitales.

Este proyecto ayudará a los Museos Vaticanos con futuras restauraciones. «En el futuro, nos permitirá conocer al detalle cada centímetro de la capilla como está hoy, en 2017», cuenta Antonio Paolucci, al frente de la institución y un especialista mundial en la Capilla Sixtina.

El maestro del Renacimiento terminaba el techo en 1512 y pintaba el «Juicio final» tras el altar entre 1535 y 1541. Los frescos incluyen una de las escenas más famosas de la historia del arte, «La creación de Adán», que ilustra el episodio bíblico del Génesis en el cual Dios le da vida a Adán, el primer hombre.

Reproducción a tamaño real de «El Juicio de Adán» de Miguel Ángel a tamaño real
Reproducción a tamaño real de «El Juicio de Adán» de Miguel Ángel a tamaño real- REUTERS

«Hemos usado un programa de postproducción especial para conseguir la profundidad, la intensidad, la calidez y los matices de los colores con una exactitud del 99,9 por ciento», ha afirmado Giorgio Armaroli, de Scripta Maneant. «Los restauradores futuros usarán estas imágenes como patrones», ha añadido este especialista.

Las nuevas instantáneas han sido recogidas en tres volúmenes de 870 páginas, en una edición limitada de 1.999 copias dirigidas a bibliotecas y coleccionistas. El lote completo cuesta 12.000 euros y ha sido producido por los Museos Vaticanos y la editorial Scripta Maneant. Cada volumen pesa cerca de 9 kilos y miden 60 por 130 centímetros.

Las técnicas de posproducción han incluido las «costuras» entre los fotogramas que los fotógrafos tomaban a puerta cerrada durante 65 noches, de las 19.00 a las 2.00 de la madrugada, mientras la capilla donde se eligen los papas está cerrada.

Los tres libros también reproducen los mosaicos del suelo de la capilla así como los frescos del siglo XV de artistas eclipsados por Miguel Ángel. Más de 220 páginas se han imprimido a tamaño real, incluidos «La creación de Adán» y la cara de jesús en el «Juicio Final».

Los fotógrafos han usado un andamio de 10 metros de alto y lentes telescópicas especiales. Los resultados se han almacenado en un servidor vaticano y ocupan 30 terabytes de información.

La última vez que estos frescos se fotografiaron fue entre 1980 y 1994, en una histórica restauración que los limpiaba por primera vez en siglos.

Toda la actualidad en portada

comentarios