«Le Bal des Quatre-Saisons, rue de Lappe» (1932)
«Le Bal des Quatre-Saisons, rue de Lappe» (1932) - ABC

Brassaï, el descubridor de París «la nuit»

La Fundación Mapfre dedica una retrospectiva de más de 200 instantáneas al fotógrafo húngaro, gran retratista de la noche parisina

BarcelonaActualizado:

Más de doscientas instantáneas revelan en la Fundación Mapfre de Barcelona la magia del fotógrafo húngaro Brassaï, el gran retratista de la noche parisina y de los bajos fondos de la Ciudad de la Luz. La muestra, que podrá visitarse en la capital catalana hasta el 13 de mayo, viajará después a Madrid y más tarde a San Francisco.

Apodado Brassaï por su ciudad de origen –Brasov, en la región de Transilvania hoy perteneciente a Rumanía–, el joven Gyula Halász llegó a París en 1924 y se instaló en el barrio de Montparnasse. Al principio, trabajó como reportero para varios periódicos húngaros y empezó a hacer fotos para ilustrar sus artículos. Gracias a esta faceta periodística, tenemos al Brassaï más artístico.

La serie «Paris la nuit», uno de sus trabajos más célebres, fue el resultado de un encargo del editor Charles Peignot cuando todavía era desconocido. El libro, publicado en 1932, tuvo mucho éxito gracias a las fotos y a la modernidad del diseño. Su mirada era especial. «Brassaï consiguió un permiso para trabajar entre bastidores en el Folies Bergère, lo que le permitió ver todo lo que pasaba por allí. Sus imágenes trasladan a la fotografía una mitología que ya existía en la literatura y en las artes visuales tradicionales», subraya Peter Galassi, comisario de la retrospectiva.

En «París la nuit» viajamos de unos adoquines mojados a una vista desde Nôtre Dame y de ahí a la Torre Eiffel filtrada por la reja del Trocadero, a un paisaje invernal con el Pont Neuf, o a la enorme verja de los Jardines de Luxemburgo. «Brassaï continuó explorando el París nocturno a lo largo de la década de los años treinta y desarrolló una visión muy personal que evoca el ritmo vibrante y dinámico de la ciudad», añade Galassi.

Bajos fondos

Después de la Segunda Guerra Mundial, Brassaï organizó su archivo y abrió un apartado de placeres donde se agrupan imágenes protagonizadas por pequeños delincuentes, prostitutas y otros personajes de los bajos fondos de París. «Prostituta cerca de la Place d'Italie», «Prostituta, rue de Lappe» o «Dos policías con capa en bicicleta» son algunas de las joyas de esta sección. También tuvo tiempo de fotografiar a la sociedad parisina con sus mejores galas en «La nuit de Longchamp» o la «Velada de gala en Maxims».

De sus personajes sobresale la «Jugadora de Billar» (1932-1933), que se ha seleccionado como portada del espléndido catálogo de la exposición. Artistas, escritores y amigos también fueron captados por su cámara. La revista «Minotaure» le encargó en 1932 fotografiar a Picasso y sus estudios para ilustrar el primer número. Así empezó su amistad con el pintor malagueño, de quien podemos disfrutar de una foto en su estudio parisino de la Rue La Boétie.

El director general del Área de Cultura de la Fundación Mapfre, Pablo Jiménez, pasea junto a los retratos y destaca que la mayoría están fumando: desde Picasso, Henry Miller, Jacques Rivette, Lawrence Durrell, Eugène Ionesco y Marcel Achard, Léon-Paul Fargue, todos aguantan un cigarrillo. La foto que más le gusta, añade, es la de Salvador Dalí y Gala en la Villa Seurat de París. «Es una foto muy completa porque, además de la pareja protagonista, vemos al propio Brassaï a la izquierda con su cámara, y a la derecha cuelga “El gran masturbador”, una de las obras claves de Dalí», relata.

De la mano de la revista «Harper’s Bazaar» tuvo la oportunidad de viajar por Francia, España, Estados Unidos y Brasil. Buscamos su mirada de España y nos quedamos fijos en una sencilla casa balear con dos ventanas, en una conversación en Madrid entre un viejuco y un cura, y en un curioso retrato de Joan Miró en la Plaza Real.