Detalle de la pieza «Otra Narcisa», de La Ribot
Detalle de la pieza «Otra Narcisa», de La Ribot - GALERÍA MAX ESTRELLA

ARCO, con nombre (y cuerpo) de mujer

Latinoamérica y el coleccionismo centran la 37 edición de la feria, que tendrá una marcada presencia femenina y se celebrará del 21 al 25 de este mes en los pabellones 7 y 9 de Ifema

MadridActualizado:

Movimientos como #MeToo, o La Caja de Pandora, su versión española, nacidos para denunciar y combatir el acoso sexual sufrido por las mujeres, están extendiéndose como la pólvora en una sociedad cada vez más concienciada. Plataformas como la gala de los Goya fue aprovechada para reivindicar mayor presencia de las mujeres en el cine. En el caso del arte, la paridad es mucho mayor. Hay mujeres galeristas, comisarias de exposiciones, coleccionistas, artistas... y, poco a poco, también las vemos dirigiendo grandes museos, como Barbara Jatta al frente de los Museos Vaticanos, aunque ahí todavía la balanza está muy desequilibrada. A falta de saber si en la próxima edición de ARCO habrá reivindicaciones feministas o si seguimos a vueltas con la censura en el arte (Balthus, Egon Schiele), hemos sabido que la presencia de la mujer será muy destacada en su 37 edición, que tendrá lugar del 21 al 25 de este mes en los pabellones 7 y 9 de Ifema.

De izquierda a derecha, Guillermo Solana, Clemente González Soler, Maribel López, Chus Martínez, Caros Urroz, Evelio Acevedo y Eduardo López-Puertas
De izquierda a derecha, Guillermo Solana, Clemente González Soler, Maribel López, Chus Martínez, Caros Urroz, Evelio Acevedo y Eduardo López-Puertas-IFEMA

Aunque un hombre dirige actualmente la feria (Carlos Urroz), es el único director que ha habido en su historia: Juana de Aizpuru, Rosina Gómez-Baeza y Lourdes Fernández le precedieron. En los tres programas comisariados de este año habrá solo mujeres al frente: María y Lorena Corral y Catalina Lozano en «Diálogos», Stefanie Hessler e Ilaria Gianni en «Opening» y Chus Martínez, Elise Lammer y Rosa Lleó en «Futuro». Este último es una novedad: viene a sustituir al programa del país invitado, que este año se ha descartado, aunque se prevé que vuelva en 2019 con Perú como país elegido. El nuevo programa acogerá a 19 artistas de varias generaciones y zonas geográficas. Explica Chus Martínez que el proyecto parte de un encuentro que tuvo con Alejandro Jodorowski en su casa de París: «Todos le pedían que les predijera el futuro. Pero para él lo importante no era adónde vamos, sino dónde estamos, analizar el presente. Yo veo un futuro tranquilo, sin futurismos, en el que conviven muchas formas de entender el presente. El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer», advierte la comisaria.

Imagen de «Purple», de John Akomfrah
Imagen de «Purple», de John Akomfrah-BARBICAN, LONDRES

Latinoamérica y coleccionismo

Habrá en ARCO importante presencia femenina en el ámbito del coleccionismo. La colección de Soledad Lorenzo se exhibe en el Reina Sofía y la de Helga de Alvear lo hará en breve en el Centro de Arte Alcobendas. Francesca de Habsburgo, una de las grandes coleccionistas y mecenas de arte contemporáneo, presentará en el Museo Thyssen «Purple», una espectacular videoinstalación inmersiva con seis grandes pantallas del artista y cineasta británico John Akomfrah. Ya se vio en el Barbican de Londres y después de Madrid irá a Suiza y Portugal. Además, entre los coleccionistas premiados este año por la Fundación ARCO están Alicia Koplowitz y Ella Fontanals Cisneros. Obras de artistas como Joana Vasconcelos y Jenny Holzer estarán, sin duda, entre las más fotografiadas de la feria, a la que acudirán galeristas históricas como Luisa Strina, Elvira González o las citadas Juana de Aizpuru y Helga de Alvear.

Serán 208 galerías de 29 países las presentes en ARCO’18: 160 en el programa general y 51 en programas comisariados (tres están en ambos). Cuarenta y nueve vienen por primera vez. Junto a la gran presencia de la mujer, habrá en ARCO otros dos grandes protagonistas: Latinoamérica y los coleccionistas. No es nuevo que nuestra principal feria de arte moderno y contemporáneo tiene una clara vocación latinoamericana. Un dato: la participación internacional representa el 68%. Un tercio de éste procede de allí: 35 galerías de diez países. Destaca la presencia brasileña con 15 galerías. Al habitual programa de compradores internacionales y el de invitados especiales (300 grandes coleccionistas y 200 profesionales), se suma el apoyo al nuevo y joven coleccionismo. Es el caso de una inciativa pionera, #mecomprounaobra, dirigida a obras con precios inferiores a 5.000 euros, que estarán marcadas con el importe en una etiqueta. Además, vuelve a funcionar un servicio gratuito de asesoría en la compra de arte (First Collector by Fundación Banco Santander) y se potenciará el programa Young Collectors: se ha invitado a una treintena de jóvenes coleccionistas internacionales.

«Nature morte. Verre et compotier aux fruits», de Picasso (1938)
«Nature morte. Verre et compotier aux fruits», de Picasso (1938)-GALERÍA LEANDRO NAVARRO

Un Picasso de 2,5 millones de euros

Clemente González Soler, presidente del comité ejecutivo de Ifema, subraya que el foco de ARCO estará en elevar la calidad de las propuestas y descubrir nuevos nombres. Con un presupuesto similar al año anterior (4,5 millones de euros), ha crecido un 21% la venta anticipada de entradas a la feria y se espera que se superen los 100.000 visitantes. Por su parte, Carlos Urroz, director de ARCO, destaca el regreso de galerías como Alexander and Bonin y Team, ambas de Nueva York, y Thaddaeus Ropac de París; así como la incorporación de Guido W. Baudach, König Galerie, Monitor o Van Doren Waxter. A ellas se suman otras galerías internacionales importantes como Hauser & Wirth, Barbara Thumm y Chantal Crousel. En cambio, se echarán en faltan nombres como la británica Lisson, que sí estuvo en 2017.

En cuanto a las obras que veremos en ARCO, regresa el programa de proyectos especiales, centrado en grandes piezas, repartidas por la feria. Las firman artistas como Jenny Holzer, Juan Garaizábal, Amalia Pica o Jordi Colomer. De este último se mostrará el trabajo que presentó en el pabellón español de la última Bienal de Venecia. Y, aunque aún es pronto para conocer las piezas más caras de la feria, una de ellas colgará, como viene siendo costumbre, en el estand de la galería Leandro Navarro. La pieza estrella será «Nature morte. Verre et compotier aux fruits», óleo pintado por Picasso en 1938. Su precio: 2,5 millones de euros. Por otra parte, la Fundación ARCO estrenará comité internacional, que estará presidido por Eduardo y Mariana Hochschild y que se presentará el próximo día 21.