Arte

Vikingos, más allá de la crueldad y la guerra

Día 05/03/2014 - 18.13h
Temas relacionados

El British Museum reivindica la impronta escandinava en el comercio, la construcción naval y la artesanía

Las invasiones vikingas azotaron el mundo conocido entre los siglos IX y XI. Llegaban en oleadas de miles de guerreros tatuados, con el pelo rapado y una coleta a un lado, armados de cascos, escudos, lanzas y hachas. Muchos de ellos se decoraban los dientes con pintura roja para aterrorizar a sus víctimas. Sus invasiones podían durar años. Redujeron Londres a escombros dos veces. Con sus barcos de poco calado, navegaron Sena arriba y asediaron París desde el agua. Sus conquistas les llevaron desde tierras escandinavas hasta las islas Feroe, Islandia, Groenlandia y Canadá por el oeste; hasta el Mediterráneo, Marruecos, la Córdoba musulmana y el califato de Bagdad por el sur; y a navegar los cauces fluviales que partían del Báltico, del Caspio y del Mar Negro por el Este.

Se dieron de bruces con el imperio bizantino. Pelearon en Kiev. La dinastía de los Rüs, de origen báltico y vikingo, da origen a la Rusia actual. Se instalaron en el Ulster y en la actual Irlanda. Y sembraron de pánico la mitad oriental de Inglaterra. A los monjes del priorato de Lindisfarne, la primera invasión vikinga en enero de 793 les sorprendió rezando. En pocas horas, «los bárbaros destruyeron miserablemente la Iglesia de Dios», dicen las crónicas medievales anglosajonas.

Un siglo más tarde, al pobre Rey Edmundo del Anglia Oriental le usaron como diana para hacer prácticas de tiro con arco. El arzobispo de Canterbury fue despellejado con huesos de buey hasta morir. El rey vikingo Ivar «el sin huesos» desembarcó además con sed de venganza. El rey anglosajón Aelle, de Northumbria, había derrotado a su padre en una incursión anterior. Los anglos arrojaron al invasor a un pozo de serpientes venenosas. Cuando le llegó su turno, Ivar cruzó el Mar del Norte y dio caza a Aelle. Le abrió el pecho, le partió las costillas y le arrancó los pulmones para volver a clavárselos en forma de alas de águila.

Los «otros» Ángeles del Infierno

Solo la fracasada invasión del rey vikingo Harald «el duro» en 1066 puso fin al tormento escandinavo. Los pueblos cristianos pasaron entonces a despellejarse unos a otros en el periodo medieval. Y, ahora, el ardor escandinavo regresa a Gran Bretaña en forma de furor o «escandi-manía» a lomos de series de «nordic noir» como «The Killing», «Borgen» y «The bridge», de los rollitos de canela y, desde esta semana, de una gran exposición en el British Museum sobre los que la crítica de arte de «The Times» define como «los Ángeles del Infierno de la Edad Oscura».

Pero que nadie se lleve a engaño. En la muestra «Vikingos: vida y leyenda», que estará abierta desde mañana hasta el 22 de junio, no hay acción. No hay recreaciones audiovisuales de guerreros indomables. Ni sonidos de destrucción. De hecho, no hay más audio que el de las audioguías. Ni más audiovisuales que el vídeo con paisajes actuales del territorio que conquistaron los vikingos que abre la exposición.

Si la excepcional muestra el año pasado sobre Pompeya y Herculano estremecía los huesos por su capacidad de recrear el poder destructor del Vesubio, la nueva propuesta del British Museumhará las delicias de los arqueólogos y aficionados a la numismática. Y poco más. El afán académico que la guía es encomiable. Los descubrimientos más recientes de arqueólogos y buscadores de metales han transformado nuestra visión de la identidad vikinga.

Y la exposición aspira a ofrecer esa visión más sutil y compleja de su identidad, sus creencias, sus actividades comerciales y su cultura guerrera a base de objetos decorativos y ornamentales –como un collar de oro de dos kilos o una cucharilla de oro a modo de antecesor de los bastoncillos de oídos–, broches, joyas, monedas y tesoros –como el cofre vikingo del siglo X encontrado en York, con 617 monedas irlandesas, eslavas, rusas o islámicas–, armas de todo tipo, y hasta una mandíbula de un guerrero vikingo.

No figuran ni Thor ni Odin, los dioses más conocidos del concurrido olimpo politeísta de los vikingos. Pero sí muchos amuletos y objetos atribuidos a las «völur», o brujas vikingas, que viajaban a menudo a bordo de los barcos guerreros y reinaban a su manera en una sociedad saturada con la presencia de lo sobrenatural, que invocaban con sustancias alucinógenas. «En comparación con el resto de Europa, las mujeres gozaban de un estatus más alto en la sociedad vikinga», explica el profesor Neil Price.

Peinarse quizás, lavarse no

Además, a partir del siglo X los «bárbaros» se organizan en reinos, y sus hordas de guerreros en ejércitos a imitación de los francos y los anglosajones. Y los poetas declaman las gestas de sus reyes en el gran salón de la corte o «skald», que dará lugar a la poesía escáldica escandinava. «Las fuentes árabes describen a los vikingos como guerreros y, sobre todo, comerciantes siempre dispuestos a seguir navegando corriente abajo en busca de nuevas aguas y nuevos mercados», explica a ABC Tom Williams, otro de los responsables de la muestra. «Pero en la poesía escáldica del siglo XII encontramos ya mucha más glorificación de las gestas de sus bravos guerreros y reyes, y una mayor conciencia del legado propio», describe.

Al parecer, los vikingos se peinaban y afeitaban. Aunque no por ello un viajero árabe medieval, Ahmad Ibn Fadlan, dejó de criticar la falta de higiene de unos «culos salvajes» que no se lavaban después de aliviar sus necesidades o de practicar el sexo. Este enfoque dogmático de mostrar solo aquello que la arqueología ha rescatado del túnel del tiempo, sin concesiones a la leyenda, resulta «intelectual» para Rachel Campbell-Johnston, especialista de «The Times», o directamente «aburrido» para Jonathan Jones de «The Guardian».

Para los organizadores, «no cabe duda de que fueron piratas y saqueadores, el impacto físico que tuvieron en la destrucción de iglesias y pueblos fue brutal, pero desarrollaron también una red comercial y un tejido global de contactos e influencias sin precedentes», explica Gareth Williams, comisario de la muestra y especialista en monedas medievales del British Museum. Y es este espíritu comerciante el que conduce al apogeo al final de la muestra en la nueva sala de exposiciones del ala Sainsbury del museo londinense.

El Roskilde 6, la estrella

Bajo una luz fría, este cubo gris alberga una estilizada reconstrucción metálica del Roskilde 6, el barco vikingo más largo encontrado hasta la fecha. Sus dotes para la construcción naval de barcos como este, de una sola vela, 70-80 remeros y 37 metros de eslora por 3.999 de manga, conformaron el estándar de la época. Fue excavado en el fiordo de Roskilde (Dinamarca) en 1996-1997, en unos trabajos de ampliación del Museo de Barcos Vikingos que sacaron a flote hasta ocho naves medievales. De hecho, una de las grúas partió en dos, sin querer, el 20% de casco de madera que se ha recuperado de esta belleza guerrera datada en el 1025 después de Cristo.

En sus hazañas comerciales, los vikingos comerciaron sobre todo con huesos de ballena y otras materias primas como la madera de leña, marfil de los colmillos de las morsas del Atlántico o las pieles. Pero también exportaron objetos manufacturados, como sus joyas y abalorios de ámbar. Primero recurrieron al trueque. Más tarde, a medida que se encuentran con culturas que usan ya la moneda, comienzan a acuñar la suya. «Se separan y viajan a lo largo y ancho, comercian con Al-Andalus, con Roma, con Constantinopla y con los Jázaros» del mar Caspio, obserba, admirado, Mas'üdi, un viajero bagdadí en el 943.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
El museo amplía y flexibiliza las condiciones de acceso y adquisición de entradas, tanto para visitantes individuales como en grupo

Sigue ABC.es en...

Hoy en TV

Programación Televisión

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.