Antón Lamazares reflexiona sobre el camino en «Inda é»

Actualizado:

«‘‘Inda é’’ es una expresión del alma gallega, fuerte y profunda. Está muy cercana a la castellana ‘‘siempre, todavía’’ de Machado. Imagínese que usted tiene un problema serio en la vida, pero se siente fuerte. Eso es ‘‘inda é’’: aún hay vida, aún hay esperanza», explica Antón Lamazares (Maceira, Lalín, Pontevedra, 1954). Y esta enorme carga expresiva es el título que ha escogido para la exposición que ayer se inauguró en la galería madrileña Odalys (Orfila, 5) y que podrá visitarse hasta el próximo 12 de abril. «Inda é» confirma la intensidad reflexiva de la obra de Lamazares («ese tipo de pintura que se acerca a lo que llamamos meditación es donde a mí me gusta situarme», afirma). «Esta exposición la hago alrededor del camino, en general, del camino de la pintura, de la vida, del estar, del ser... Trato de plantear eso desde mi obra, desde la pelea con la vida, con todas nuestras cosas como personas que somos», explica el artista.

Cartón, madera y barniz son las señas de identidad creativa de Lamazares, que también vuelca en las veinticinco piezas que forman parte de «Inda é». Presentadas en España por primera vez en esta muestra, fueron realizadas por el artista en Berlín, donde vive. «Allí comencé a trabajar con otro tipo de cartón, con lo cual suceden cosas nuevas en mi trabajo. Esta exposición recoge cuadros de 2011-12 que son un aporte específico y fundamental en mi trabajo», indica Lamazares. Sugerentes texturas se van desgranando a lo largo de las obras: «Soy de origen labrador, así que trato de que el musgo, el árbol, la tierra, los animales, las nubes... estén presentes en mi pintura. Cuando pinto quiero ampliar conocimiento y acercarme, a través de ello, a todo lo que es importante en mi visión como persona».

«Inda é» coincide unos días con otra muestra de Antón Lamazares junto a Alexandro y Vidal Souto en Orense. En ella el propio pintor ha escogido las veinte obras que debían resumir sus cuarenta años de carrera: «Hice una selección a partir del año 85 hasta hoy. Es una visión de mi trabajo, pero tampoco queriendo contarlo todo. Es muy difícil resumir una carrera en veinte cuadros. Mi trabajo se mueve. Soy un pintor que se mueve diariamente alrededor de sus preocupaciones, por lo que no es fácil», apunta el autor.

Lo que sí encuentra fácilmente Lamazares en su trabajo son sus constantes y una figura muy importante es San Francisco de Asís («estudié con los franciscanos de los 9 hasta los 14, en el convento de San Antonio de Herbón», relata). Por eso califica de «un trabajo precioso de realizar» el encargo del logo del VIII Centenario de la Peregrinación de San Francisco de Asís a Santiago de Compostela, que se celebra a lo largo de este año. La pieza es de cartón (austeridad franciscana) y está escrita con el «alfabeto Delfín», creado por el propio artista. «Asís 800 Compostela» es la leyenda que, en palabras de Lamazares, «no hace más que recordar que San Francisco es uno de los constructores de Europa. Su pensamiento está presente de una manera fuerte en todo el arte occidental y en mi pensamiento siempre ha estado».

============D00 Subtit 14 (66080369)============