Las principales obras de El Greco se expondrán en 2014, como esta «Vista de Toledo», del Metropolitan
Las principales obras de El Greco se expondrán en 2014, como esta «Vista de Toledo», del Metropolitan - ABC

El Greco 2014, el año del griego de Toledo

La conmemoración del IV Centenario del pintor marcará por su calidad un hito internacional

Actualizado:

EL 18 de enero próximo las campanas de Toledo repicarán de un modo muy especial. Será un concierto por los cielos, un puente sonoro desde unas 25 torres de la ciudad hasta los cigarrales, más allá del Tajo, para anunciar que en 2014 recordamos el IV Centenario de la muerte de Domenicos Theotocopoulos, alias El Greco: un pintor tan presente y tan nuestro como exótico y poco conocido en su verdadera dimensión. Ahondar en ese conocimiento y ponerlo en relación con el mundo actual es el reto de la Fundación «El Greco 2014», que ha preparado una conmemoración de gran entidad, de las de antes de la crisis.

¿Cómo ha sido posible? Su presidente, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis recuerda que se ha financiado en más de un 85% con patrocinios, un milagro en estos tiempos. Para Marañón, nieto del gran médico humanista, cuya familia está ligada a Toledo de un modo especial, merece la pena recordar a este artista porque «El Greco es, entre los grandes maestros de todos los tiempos, el que más ha influido en la pintura del siglo XX. Esta sorprendente vigencia de un pintor del siglo XVI, cuya memoria se perdió en el olvido durante casi trescientos años, solo se explica por su genial modernidad, que será una de las claves que más destacarán a lo largo del año».

Las calles que pisó

El Greco desarrolló en España su carrera en el Siglo de Oro, pero nunca logró entrar en la corte. «El Griego de Toledo, tal como fue conocido en su época, es un inmigrante -nos recuerda Marañón- un hombre que llegó con 36 años a la ciudad para quedarse y realizar ahí lo mejor de su obra». Tiene interés y actualidad: «Nunca dominará el castellano, ni perderá sus raíces artísticas cretenses e italianas, y, sin embargo, su figura se convertirá, a lo largo del siglo XX, en uno de los iconos más emblemáticos de Toledo, en uno de sus más ilustres signos de identidad» añade.

Pocas veces una conmemoración puede presumir de un contexto histórico tan intacto. «Lo que hace única a Toledo para esta conmemoración es no solo la prodigiosa conservación del marco físico donde vivió y pintó El Greco -recuerda Marañón, con entusiasmo-, sino la posibilidad de ver sus obras en el mismo lugar para el que fueron realizadas, y donde se encuentran desde hace más de 400 años. Entre estos espacios originales sorprenderá la Sacristía de la Catedral, recién rehabilitada y con sus cuadros restaurados. Desde “El Expolio”, que su prestigioso restaurador Rafael Alonso considera la obra del Greco mejor conservada que se conoce, primera y portentosa composición que el artista pintó al llegar a Toledo por encargo del Deán de la Catedral, amigo suyo de Roma, hasta las magníficas pinturas de Lucas Jordán del techo, que han recobrado vida y protagonismo».

«No serán fuegos de artificio»

Habrá que visitar los cinco Espacios del Greco por un motivo especial: «Nos permiten ver las obras del Greco en el lugar para el que fueron concebidas, y enmarcadas por los retablos y las esculturas del propio artista. Para El Greco la obra de arte trascendía la pintura y comprendía la totalidad de este conjunto», recuerda Gregorio Marañón.

Uno de los iconos de este año será la «Vista de Toledo» del Metropolitan de Nueva York, que es «el mejor paisaje de la ciudad que se haya pintado nunca -afirma Marañón-. Será emocionante verlo junto al extraordinario “La Vista y Plano de Toledo” que el Museo del Greco aporta a la exposición. José Manuel Ballester, con su fina sensibilidad pictórica, creo que va a tomar prestado alguno de estos cielos del Greco para incorporarlo a sus fotografías, que serán el mejor testimonio de la vista que Toledo nos ofrece hoy», anuncia.

Lo importante para el presidente de «El Greco 2014» es que la conmemoración «no se limitará a unos fuegos artificiales, por brillantes que sean». Quiere que trascienda, que «suponga para Toledo, y más en general, para España, un acontecimiento que enriquezca el patrimonio cultural y deje huella». Una de las consecuencias para Toledo será ese enriquecimiento cultural desde el punto de vista del patrimonio inmaterial y también el material gracias a las tres extraordinarias instalaciones de Cristina Iglesias que quedarán en la ciudad tras el 2014. En estos momentos solamente el 2% de los visitantes que llegan a Toledo vienen en busca del Greco; sin duda, a partir del año próximo ese porcentaje será mucho mayor». Así que, la conmemoración será también generadora de industrias culturales.

La ambición es proporcional a la importancia de lo que recordamos. Marañón se muestra «convencido de que El Greco 2014 va a constituir uno de los acontecimientos culturales más importantes de Europa, haciendo de Toledo su más destacada capital cultural. Además, coincide con el año en el que la situación económica y social española empezará a salir de la crisis, y, por ello, supondrá un signo de esta esperanza».

Para no perdérselo