El Reina Sofía incorpora 34 obras de la Colección Cisneros

Actualizado:

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) ha incorporado un conjunto de 34 obras que componen el depósito de laColección Patricia Phelps de Cisneros, que desde el lunes se puede contemplar en las salas de la Colección del Museo Reina Sofía.

Las obras están enmarcadas en el recorrido del segundo tramo de la colección bajo el título de «¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968)». De esta forma, se establece un eslabón en el diagrama del arte de la segunda mitad del siglo XX y se pone de manifiesto que el «arte en un mundo dividido» no remite al binomio de la Guerra Fría sino a un mundo complejo formado por piezas esparcidas por el mundo.

Las obras de Colección Cisneros se han instalado en las salas que recogen el auge de la pintura estadounidense y su impacto, el momento en que «Nueva York robó la idea de arte moderno». Como contrapunto a ese mundo, aparentemente unívoco y marcado por un dogma triunfante dictado desde el Norte, la Colección Cisneros despliega una serie de propuestas que, procedentes también de entornos urbanos (Montevideo, Buenos Aires, Caracas, Sao Paulo, Río de Janeiro), reformularon esa idea de arte desde nuevas perspectivas.

A las 34 piezas que han sido depositadas se han añadido algunas otras pertenecientes a los fondos del museo, que completan y enriquecen la narración. La instalación se ha repartido en dos salas de la planta cuarta del Edificio Sabatini, espacios que dialogan entre sí y con el resto de obras que se despliegan en su entorno. En concreto, un primer espacio está dedicado a la vertiente geométrica, al arte concreto y neoconcreto; mientras que una segunda sala recoge líneas de fuga que alcanzan al arte óptico y cinético y acoge la evolución de creadores activos en una línea más organicista, la que introduce fisuras en el canon creado por la abstracción geométrica.