El Rijksmuseum compra el primer cuadro sobre el descubrimiento de América
«Paisaje con un episodio de la conquista de América», de Jan Mostaert

El Rijksmuseum compra el primer cuadro sobre el descubrimiento de América

Actualizado:

El Rijksmuseum de Amsterdam anunció hoy la compra de una obra del pintor holandés renacentista Jan Mostaert considerada "única" por ser la primera representación iconográfica conocida sobre el descubrimiento y conquista de América por los españoles.

Titulado "Paisaje con un episodio de la conquista de América", el cuadro es "único, un icono de la Historia del Arte occidental", dijo el conservador del Rijsksmuseum Matthias Ubl al presentar la obra.

Explicó que junto con la particularidad de ser el primer cuadro "conocido" sobre el descubrimiento América en 1492, la "excepcionalidad de la obra radica además en utilizar un fondo paisajístico para representar un tema histórico en lugar de uno religioso o mitológico" como era habitual en la época.

Datado aproximadamente en 1535, la tabla (de 86,5 centímetros de alto por 152,5 cm de largo) muestra una hilera de población indígena desnuda dispuesta con armas rudimentarias a enfrentarse a los soldados españoles, equipados con cañones y a la espera de refuerzos que en el fondo del cuadro se acercan en embarcaciones apenas imperceptibles.

Mostaert (Haarlem, 1474-1552/53) "quería muy probablemente acentuar el contraste de la actitud pura y paradisíaca de los indígenas respecto a la fuerza de los atacantes españoles, representados como soldados", declaró a Efe el conservador.

Añadió que el autor imaginó el paisaje, ya que "casi 40 años después de la conquista de América" apenas había documentos visuales sobre ese evento.

Resaltó como excepcionalidad que los paisajes representados "se ajustan a la tradición paisajística europea", pero con la introducción de detalles "exóticos", como papagayos y monos, para incidir en el aspecto novedoso del territorio lejano".

Para el experto, la pintura "aúna a la perfección arte e historia", dos de los pilares centrales de la extensa colección de la pinacoteca holandesa.

El prestigioso museo, que ha sido recientemente renovado por los arquitectos españoles Antonio Ortiz y Antonio Cruz, muestra a lo largo de 80 salas, 8.000 objetos que narran 800 años de la historia de los Países Bajos, desde la Edad Media hasta la pintura de Mondriaan.

Coste millonario

La pintura se puede ver desde hoy en la planta de la pinacoteca dedicada a la Edad Media y al Renacimiento, junto con "objetos y cuadros que cuentan una historia", explicó el director del museo, Wim Pijbes, quien sobre el costo de la compra se limitó a decir que ha sido "millonario".

La pinacoteca, que durante la muestra de arte de Maastricht la pasada primavera ya ofertó aunque sin éxito casi 11 millones de euros (14 millones de dólares) por la pintura, ha podido adquirirla gracias a la financiación de fondos privados y públicos.

Entre ellos figuran la lotería BankGiro, la Asociación Rembrandt, la Fundación Nacional de Arte y la familia de uno de sus propietarios originarios, el judío Jaques Goudstikker.

Adquirida por el Rijksmuseum del marchante de arte londinense Simon Dickinson, la obra del maestro nacido en la localidad holandesa de Haarlem vuelve así a los archivos nacionales de Holanda después de pasar por varios propietarios.

Confiscada por los alemanes

Goudstikker compró en los años 30 la pintura a uno de nietos del artista, pero al estallar la Segunda Guerra Mundial fue confiscada por los alemanes.

Tras el conflicto bélico, el cuadro fue custodiado por el Estado holandés y expuesto en el museo Frans Hals (situado en la ciudad natal de Mostaert), y que en 2006 devolvió el cuadro a los descendientes del pudiente comerciante judío, fallecido durante la guerra.