Arte

Cultura

Arte

Jordi Mollá: «Le he vendido diez de mis cuadros a Johnny Depp»

Día 04/04/2013 - 18.10h
Temas relacionados

El actor, director, escritor y pintor, que persigue parecerse a otros artistas, como Tàpies, expone esta semana en la Galería Gaudí de Madrid

La pasión, o la necesidad, de Jordi Mollá por la pintura nació hace 17 años, «cuando estaba rodando en París y tenía mucho tiempo libre y me sentía muy solo». Un tiempo que tenía que llenar debido a su compulsiva necesidad creativa, «de la que no puedo escapar, es más fuerte que yo», explica el actor a ABC horas antes de inaugurar en la Galería Gaudí de Madrid una nueva exposición (ya ha participado en más de una veintena de muestras) que se podrá visitar hasta el 7 de abril. Actor, pintor, director y escritor, no duda en confesar que vive en una perenne «crisis artística, porque soy todo eso pero sobre todo soy Jordi Mollá».

No es el único actor que ha vertido su talento en un lienzo. Comparte esta pasión con compañeros de profesión como Benicio de Toro o Johnny Depp, «al que le he vendido diez de mis cuadros», afirma con orgullo.

Las cruces de Tàpies

Al contemplar la obra de Mollá, se puede apreciar en ella referencias muy explícitas, «te podría dar una lista de cinco o seis artistas que me interesan». Algo de lo que no reniega el actor sino que defiende con vehemencia cuando le mencionamos como ejemplo al artista catalán Antoni Tàpies. «Las cruces no están registradas por Antoni Tàpies, son de dominio público y yo soy muy democrático», argumenta. «Además, yo soy actor y me pongo en la piel de Tápies, sin ser un falsificador».

En un momento en el que, según Mollá, importa más «parecer que ser», asegura que él se quiere parecer a otros «y no oculto nada. ¿Por qué lo hago? Porque la gente tiene miedo a ver algo que nunca ha visto. Por eso yo hago cosas que se parecen a cosas. Ahí el espectador se siente más seguro porque se parecen a Tàpies. Y entonces miran el precio y ven que no valen ni un cuarto de lo que vale un Tàpies. Mira su bolsillo y se lo lleva a casa porque parece que tienen Tàpies».

Aunque últimamente está más tiempo «por aquí», el actor vive a caballo entre «este lado y el otro lado», esto es, entre Europa y Estados Unidos. «Y el otro lado me da mucho respeto», reconoce. «Es otra cultura. Es un lugar muy duro e inexplicable», indica. «Además siento que al volar hasta allí me están tirando demasiado del cordón umbilical», afirma el actor nacido en Cataluña pero de padres valencianos. De ahí que se decante, sin condiciones, por la pintura de «Joaquín Sorolla, y no tengo una explicación para ello. Los cuadros no se pueden mirar con los ojos hay que hacerlo con el alma y para mí su obra es especial».

A pesar de su prevención hacia Hollywood, Mollá, que ha trabajado junto a actrices y actores del Star System, como Cate Blanchett, Cameron Díaz o Tom Cruise (con ellos en Sevilla, en «Noche y día», donde dirigía Cruise), sigue desarrollando su carrera con más proyectos fuera que dentro de casa. «En septiembre estrenaré la película "Las Crónicas de Riddick 3", dirigida por Vin Diesel, y estoy trabajando en una coproducción con México».

En Estados Unidos también surgieron ofertas tan tentadoras como participar en la última temporada de «Perdidos», que descartó para poder interpretar a Gil de Biedma en «El cónsul de Sodoma». Un trabajo que le valió su quinta nominación a los premios Goya, que tampoco se llevó en aquella ocasión. Visto con perspectiva, Mollá considera que aquella decisión «no fue un error».

Siguiendo con el tema de la pintura, tampoco tiene reparos en afirmar que el mejor actor para interpertar a Dalí en el mundo es él. «Un actor que no es catalán no puede hacer de Dalí. Si tu no sabes lo que es el delirio de una tramontana en Cap de Creus, no puedes llevar adelante el proyecto pues los personajes que viven allí son todos delirantes». Un papel que le ofrecieron en dos ocasiones, Carlos Saura, «que no pude hacer porque tenía otra película», y un director estadounidense, «hace ya muchos años».

Películas pequeñas

Entre sus proyectos más inmediatos, Mollá, que debutó en el cine español en 1992 con «Jamón, jamón» de Bigas Luna, y que ganó el reconocimiento, aunque no el Goya, por su papel en «La buen estrella», en dos semanas comenzará el rodaje en Italia, país que frecuenta mucho, de una nueva cinta, «Dime que sí», con una historia «muy relacionada con los tiempos que corren», indica.

También es una película pequeña, algo de lo que siempre se sorprende mi agente porque rechazo proyectos grandes por algo pequeño porque realmente pienso que eso se hará grande, algo que sucedió con "La buena estrella" o "Blow", que se ha convertido en un clásico».

Como director, otra de sus facetas, Mollá estrenó a finales de 2012 su segundo largometraje «88». «Fue un estreno minúsculo. Ha sido una película personal que no se parece a nada y por eso no vale la pena. Me había dado el dinero el Ministerio de Cultura, TV3... Yo estoy muy contento con ella pero sabía que podía no pasar nada, aunque ha ido a algún festival no ha tenido la salida que yo quería».

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO Hasta el 8 de febrero se expone en la primera pinacoteca española una de las mejores colecciones del género

Sigue ABC.es en...

Hoy en TV

Programación Televisión

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.