«José Zorrilla y Moral», por Antonio María Esquivel (1842)
«José Zorrilla y Moral», por Antonio María Esquivel (1842) - BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

Zorrilla: el poeta del pueblo regresa a la Biblioteca Nacional

La institución dedica una exposición al autor de «Don Juan Tenorio» con motivo del bicentenario de su nacimiento

Actualizado:

En su juventud, José Zorrilla (1817-1893) acudía a la Biblioteca Nacional de España (BNE) para estar rodeado de libros, para charlar con amigos y... para no pasar frío. De hecho, el literato revela en sus memorias que se encontraba allí cuando recibió la noticia de la muerte de Mariano José de Larra. Doscientos años después de su nacimiento en Valladolid, el poeta más célebre del siglo XIX español regresa a la que fuera su casa para encontrar «amigos que me esperan y hospitalario hogar». Las puertas de la institución se abren al genio del «Tenorio» para rendirle homenaje con la muestra «Zorrilla, poeta popular», que recorre su trayectoria mediante fondos propios de la BNE y podrá verse hasta el 21 de enero del año próximo.

El poema que recitó en el entierro de Larra
El poema que recitó en el entierro de Larra- BNE

Comisariada por Raquel Sánchez, experta en el movimiento romántico español, la exposición se estructura en tres secciones: «Recuerdos del tiempo viejo», «Zorrilla en el escenario» y «El mundo legendario de Zorrilla». En palabras de Sánchez, el objetivo «es reflejar no solamente al escritor, sino también su época, ahondar en la cultura española de entonces». Y lo consiguen. Mediante manuscritos originales de algunas de sus obras, carteles de teatro, libros de poemas, grabados, retratos… Las vicisitudes de Zorrilla y su tiempo cobran vida en un recorrido visual y sonoro (la muestra la completan cuatro vídeos que profundizan en su obra).

Coronación de Zorrilla como poeta nacional en el palacio de Carlos V de Granada
Coronación de Zorrilla como poeta nacional en el palacio de Carlos V de Granada- BNE

La primera etapa de la muestra, «Recuerdos del tiempo viejo», recibe su nombre del título de las memorias de Zorrilla. En este paseo por los momentos más significativos de su vida cobra vital importancia el entierro de Larra, con la exhibición del poema que leyó entonces y que le convirtió en el gran personaje literario que fue después. Un retrato de José de Espronceda, su gran ídolo, algunos de sus primeros escritos para la revista «El artista», sus intervenciones en el Liceo Artístico y Literario, su estancia en México, su entrada en la Real Academia Española (RAE) en 1885 -el suyo fue el único discurso leído en verso en el siglo XIX- o su coronación como poeta nacional en Granada son algunos de los episodios reflejados.

El teatro, su gran género

«Zorrilla en el escenario» se centra en el teatro, género en el que se consolidó. Así, en la muestra se exhiben retratos de actores con los que el dramaturgo trabajó, un facsímil original de «Don Juan Tenorio» donde se aprecia cómo trabajaba, un retrato al óleo hecho por Antonio María Esquivel o un libro con planos de los teatros de la época. Uno de los «objetos» más curiosos de la exposición es un abono del Teatro Real; pese a ser la cúspide del género entonces, Zorrilla trabajó casi siempre en el Teatro de la Cruz, que era donde tenía su compañía. Pese a ser autor del «Tenorio», el literato siempre anduvo mal de dinero; el problema es que al vender la obra al editor, cedió sus derechos, por lo que nunca ganó dinero con su «Don Juan». Eso le amargó toda su vida y, para compensar la pérdida, hizo bastantes versiones de la pieza, entre ellas una zarzuela que se presenta en la exposición en este apartado.

Manuscrito de «Don Juan Tenorio»
Manuscrito de «Don Juan Tenorio»- BNE

Por último, «El mundo legendario de José Zorrilla» recoge todas sus leyendas, a través de las cuales, siempre en verso, logró llegar al público y se convirtió en el «poeta del pueblo». El verso era la forma más fácil de recordar en una época en la que un alto porcentaje de la población no sabía leer, ni escribir. Zorrilla coge el acervo popular y lo vuelca en el lenguaje del siglo XIX, hasta conseguir que la gente se sepa sus obras al dedillo. Entre las leyendas recogidas, históricas como los «Poemas de Granada» o tradicionales como la del Cristo de la Cruz de Toledo. En definitiva, un paseo, de la mano de Zorrilla, por el romanticismo español, su teatro, su poesía, su política, sus tertulias, su arte y sus gentes.