Vista aérea de Stonehenge
Vista aérea de Stonehenge

Stonehenge, los restos de la gran fiesta prehistórica

El hallazgo de un enclave de festines rituales cercano al monumento megalítico hace que cobre fuerza la teoría de que su construcción fue tan importante como su función una vez terminado

Actualizado:

Se piensa que en el poblado de Durrington Walls, situado a tres kilómetros de Stonehenge, residían los constructores del monumento megalítico, así como a sus primeros visitantes. Muy cerca, se ha descubierto un enclave donde se celebraban banquetes ceremoniales durante el Neolítico.

Los científicos han analizado parte de los 38.000 huesos de cerdos y ganado vacuno que se han encontrado allí y han concluido que los animales eran trasladados hasta este lugar desde el noroeste de Escocia, a kilómetros de distancia.

De acuerdo con los especialistas, este hecho indica que en el 2500 a.C. Stonehenge era conocido en toda Bretaña como lugar de peregrinaje y celebración.

«Atraer a un gran número de personas de diferentes procedencias para que participaran en la construcción del monumento era una herramienta muy poderosa para demostrar la fuerza de la comunidad a los foráneos», explica Susan Greaney, historiadora de English Heritage (organismo público del Reino Unido que protege y promueve su patrimonio histórico).

«Ser capaz de acoger y atender a toda esa gente que había viajado desde tan lejos, quizás como una especie de peregrinación, con banquetes ceremoniales, podría ser la mayor expresión de poder y de posición de la comunidad», continúa esta especialista.

Todo ello les ha llevado a elaborar una nueva teoría en la que la construcción de Stonehenge era tan importante como «la función que iba a desempeñar una vez terminado», de acuerdo con Greaney.

Esta teoría ha cobrado fuerza gracias a una fotografía que retrata un rito de acarreo de piedras en la isla indonesia de Nias, en 1915. La instantánea muestra a personas vestidas ceremoniosamente cargando enormes monolitos. Una ardua tarea que después era festejada con deleite con banquetes y bailes asociados.

«En cuanto abandonas las preconcepciones modernas que dan por hecho que las personas del Neolítico habrían buscado la forma más eficiente de construir Stonehenge -como porqué las piedras procedían de tan lejos-, dejan de tener tanta importancia», explica Greaney.

Para comprobar su teoría, English Heritage va a llevar a cabo una «experiencia arqueológica», en la que varios voluntarios van a mover y construir un círculo de piedras similar en tamaño y forma al monumento megalítico.