U.S. Air Force

Renace el «Memphis Belle», la fortaleza volante de las ocho esvásticas (por cada avión nazi derribado)

Tras varios años de estado de semiabandono, expuesto al vandalismo y al desgaste climático, restauran el bombardero estadounidense símbolo de la Segunda Guerra Mundial del que se han hecho varias películas

Actualizado:

Tras varios años de estado de semiabandono, expuesto a los vándalos y al desgaste del clima, e incluso a las oportunistas palomas que construyeron allí sus nidos, por fin reaparece el «Memphis belle» en el estado que se merece, restaurado, con piezas nuevas y pintado, según cuenta «National Geographic». El bombardero de las ocho esvásticas (por cada avión nazi derribado), la fortaleza volante estadounidense, es todo un símbolo de la Segunda Guerra Mundial.

La aeronave ha sido colocada en una muestra pública permanente en la Galería de la Segunda Guerra Mundial del Museo Nacional de la Fuerza Aérea de los EE. UU. (en Dayton, Ohio). La nueva exhibición, que abrió sus puertas el pasado 17 de mayo, incluirá exhibiciones interactivas, imágenes de filmaciones raras y mucho material personal de los miembros de las gestas estadounidenses en una Europa en guerra. Sus tripulantes volvieron a su país en calidad de heróes tras ayudar a derrotar a la Alemania nazi.

El icónico avión se llama así en referencia a la novia de su capitán Robert Morgan, Margaret Polk, que residía en Memphis, y, como decimos, la nave acabó, tras su 25 misiones, con ocho esvásticas pintadas por los ocho aviones nazis supuestamente derribados por la tripulación, además de una chicas pin-up en la parte delantera.

De hecho, en 1944, el prestigioso cineasta William Wyler rodó «The Memphis Belle: A Story of a Flying Fortress»; se trataba de un documental filmado en plena guerra y a bordo de un bombardero B-17, que cumplía su última misión sobre los cielos de Alemania. 46 años más tarde, su hija, Catherine Wyler, fue una de las coproductoras de una nueva película sobre el tema, que contaba la misma historia, pero desde una perspectiva mucho más «glamourosa» y que fue criticada por light por los que lo vivieron.

Así, por fin, el «Memphis belle» se encuentra en la colección permanente del Museo Nacional de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Concretamente, como hemos dicho, desde el pasado 17 de mayo, exactamente 75 años después de que concluyera su última misión en la guerra contra la Alemania nazi. El bombardero completó 25 misiones de combate en Europa y regresó a los Estados Unidos con su tripulación intacta.