Cultura

Las pirámides de Giza, en el punto de mira de Daesh

Egipto asegura que los destinos turísticos del país cuentan con una gran seguridad y recuerda que respondió de forma adecuada hace unos meses frustrando un atentado en Luxor

Las pirámides de Giza, en 2014
Las pirámides de Giza, en 2014 - REUTERS
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en: Cultura

Rompieron a mazazos las estatuas del museo de Mosul, destruyeron la muralla de Nínive, arrasaron Palmira y ayer mismo difundieron un vídeo con imágenes de la destrucción del templo de Nabu, una de las pocas estructuras que quedaban en pie tras el paso de Daesh. Los yihadistas, que apuran la destrucción del patrimonio histórico ante la falta de victorias, amenazan en su última grabación con dinamitar la Esfinge y las pirámides de Giza, en Egipto, por «haber sido construidas por infieles» y ser «símbolos del paganismo y la idolatría».

En el vídeo propagandístico, difundido en internet en las últimas horas, el radical Abu Naser al Ansari asegura que el historiador y sociólogo andalusí Ibn Jaldun reveló que el califa abasí Al Mamun estaba decidido a destruir las pirámides pero no pudo hacerlo. «Ahora, en nuestros tiempos del Estado Islámico, se cuenta con las posibilidades para avanzar hacia ese gran proyecto (de destruir las pirámides)», recalcó Al Ansari. «Es una vergüenza ver a algunos musulmanes enorgullecerse de la arqueología construida por los infieles, que consideran parte de su historia e identidad», añadió el yihadista.

Las Pirámides se encuentran bajo la amenaza directa de Wilayat Sina (Provincia del Sinaí), el brazo de Daesh en la península del Sinaí, uno de los más activos. Daesh reivindicó el atentado terrorista del pasado octubre contra un avión de pasajeros ruso en la península del Sinaí que acabó con la vida de 224 pasajeros.

No es la primera vez que las pirámides se ven amenazadas. El predicador de Kuwait Ibrahim Al Kandari abogó en 2015 públicamente por destruir las pirámides y la esfinge de Egipto para «poner fin a la idolatría», según informó entonces la agencia TASS, citando al diario kuwaití «Al-Watan». El alcalde de Londres, Boris Johnson, también advirtió tras la toma de Daesh de Palmira de que los yihadistas podrían llegar hasta las pirámides en Egipto si nadie los detiene. «Supongo que su ideología exigiría la explosión de las pirámides», escribió Johnson en «The Telegraph».

200 cámaras de vigilancia

La nueva amenaza de Daesh ha llevado a Egipto a recalcar hoy que los destinos turísticos del país cuentan con una gran seguridad. Cerca de 200 cámaras de seguridad vigilan las pirámides.

Fuentes del Ministerio del Interior egipcios han recalcado que las fuerzas de seguridad han respondido de forma adecuada a amenazas similares, citando como ejemplo el intento de atentado de hace unos meses en un templo de la localidad de Luxor.

Las autoridades aseguraron que habían frustrado un intento de atentado en el templo de Karnak, afirmando que dos atacantes habían muerto tiroteados en el aparcamiento, un ataque que se saldó además con cuatro heridos.

El turismo de Egipto se ha resentido notablemente por la amenaza del terrorismo yihadista. Las llegadas de turistas han caído casi un 50% entre enero y abril de 2016. Las autoridades egipcias han anunciado que reabrirán a los turistas las tumbas de la reina Nefertari y el faraón Seti I, y que cobrarán unos 100 euros por entrada para reactivar el malogrado sector y recolectar fondos.

Toda la actualidad en portada

comentarios