Pilar Abel, en una foto de archivo - EFE

Pilar Abel ya reclamó 700.000 euros a Javier Cercas en 2009 por daños morales

La vidente de Figueres tenía antecedentes que invitaban a pensar que sus aspiraciones en lo referente a Dalí iban más allá de lo verosímil

Actualizado:

Antes de hacer valer su condición de vidente y tarotista para tirar las cartas en un programa de la televisión gerundense, María Pilar Abel (Figueres, 1956) ya había repetido a quien quisiera esucharla que se sabía hija de Salvador Dalí y que, además, tenía pruebas que lo demostraban. Es más: hasta en tres ocasiones llegó a trastear con el supuesto ADN de Dalí en busca de una confirmación que ni llegó entonces ni ha llegado ahora.

Primero fue la máscara mortuoria que se intentó colocar a Dalí pero que se acabó desechando ante la posibilidad de arruinar su bigote; luego una sonda nasogástrica que Robert Descharnes, secretario de Dalí, extravió del lecho de muerte del pintor; y más tarde un mechón de pelo analizado en el programa televisivo «Factor ADN».

Tres de tres para una Abel que tampoco era una recién llegada a los procesos judiciales cuando presentó su demanda de paternidad en 2015. Años antes, en 2009, ya había demandado al escritor Javier Cercas por, aseguró, haberse inspirado en ella para crear a Conchi, uno de los personajes de «Soldados de Salamina». Abel reclamaba nada menos que 700.000 euros como compensación por el daño moral, pero el juez falló en su contra y la demanda fue desestimada.