Cultura

El oficial que detuvo la matanza de la 1ª Guerra Carlista y otros negociadores de los que deberían aprender nuestros políticos

Desde Isabel la Católica, hasta Mijail Gorvachov. A lo largo de la Historia han existido una serie de personajes que han arriesgado su cabeza política por el bien común

Calderote (Primera Guerra Carlista)
Calderote (Primera Guerra Carlista) - Ferrer Dalmau

Hubo un tiempo en el que, mientras miles de soldados morían en una Península Ibérica convertida en improvisado campo de batalla, Isabel y Fernando lograron, a base de tratados, convertirse en los Reyes de Castilla y Aragón. También hubo otros años durante los cuales, tras un aislamiento de décadas, Mijail Gorbachov consiguió que la URSS se acercarse lo suficiente a Estados Unidos como para que terminase la Guerra Fría y se limitase el uso de armas nucleares en un mundo atestado por los misiles.

Sin embargo, a día de hoy nuestros políticos han demostrado tras varios meses de intentos (y dos elecciones generales) que les resulta imposible llegar a un acuerdo de mínimos que les permita formar Gobierno. En una historia cíclica y que siempre suele repetirse, quizá lo mejor sea que Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera den un paso adelante y, como ya hicieron otros personajes tan reconocidos en nuestro país como Adolfo Suárez, arriesguen su cabeza política por el bien de España.

Isabel la Católica

Wikimedia

Fecha de nacimiento – 22 de abril de 1451.

Lugar de nacimiento - Castilla y León (España).

Fecha de muerte – 26 de noviembre de 1504.

Siempre se ha dicho que la mejor baza de los Reyes Católicos para acabar con sus enemigos fue la espada de Fernando. Sin embargo, también es cierto que Isabel y su esposo contaron con grandes dotes de negociación. Algo que demostró la futura reina al lograr ser nombrada Princesa de Asturias por delante de la mismísima hija de Enrique IV (su hermanastro y el rey de Castilla) en el Tratado de los toros de Guisando. El primer pacto que ambos protagonizaron, y que cambió la Historia de la Península, fue el arreglo de su propia boda. Se celebró el 19 de octubre de 1469 de forma clandestina y su principal objetivo fue terminar uniendo en multitud de facetas los reinos de Castilla y Aragón.

Posteriormente lograron acabar con la guerra civil que se vivía en España acercándose a los nobles regionales y, con los años, fomentaron la división de los musulmanes durante los últimos coletazos de la Reconquista. Su política de alianzas con el papa llevó también a limitar el poder de Francia (uno de sus mayores enemigos) en Europa. Finalmente, Isabel y Fernando evitaron una posible guerra en el Nuevo Mundo contra Portugal mediante un acuerdo conocido como el Tratado de Tordesillas. Este pacto fue firmado el 7 de junio de 1494 y trazó una línea en América del Sur que repartió la región entre ambas potencias. El documento fue suscrito tras una serie de laboriosas negociaciones entre ambas partes.

Francisco de Miranda

Wikimedia

Fecha de nacimiento – 28 de marzo de 1750.

Lugar de nacimiento – Caracas (Venezuela).

Fecha de muerte – 14 de julio de 1816.

Francisco de Miranda, el primer hispanoamericano universal para muchos autores (además del precursor de la independencia de Venezuela), fue el prototipo de político perfecto de su época. Aunque no firmó tratados de envergadura como tal, sí dejó claro que las buenas relaciones políticas son clave a la hora de crecer personal y profesionalmente. Así lo demuestra el que lograse el favor de todo tipo de personajes de su época como Catalina la Grande de Rusia, la cual llegó a concederle su protección.

«Miranda era de la opinión de que no se podía ser un político de verdad si no se había leído, viajado, se sabían idiomas y se tenía cierta “cultura de la conversación”. Sabía que, si manejaba la cultura de los demás, podía convencerles de casi cualquier cosa. Antes todos los que tenían un cargo reunían estas características, ahora nuestros políticos tienen una cultura muy superficial», explica el historiador Manuel Lucena Giraldo (autor de «Francisco de Miranda: la aventura de la política»), a ABC.

Sus premisas no le fueron del todo mal, pues logró conseguir del mismísimo Thomas Jefferson (el presidente de los Estados Unidos) el beneplácito (y una promesa de ayuda) para invadir las posesiones españolas en América. A base de tratados y política fomentó también la independencia de Venezuela (región que tuvo mucho que agradecer a sus capacidades negociadoras) y se puso al frente de su Primera República. Para su desgracia, el último pacto que firmó fue en el que rendía el país a los españoles.

Lord John Hay

ABC

Fecha de nacimiento – 1 de abril de 1793.

Lugar de nacimiento – Reino Unido.

Fecha de muerte – 9 de septiembre de 1851.

Lord John Hay fue uno de los artífices de que se firmara el pacto que puso fin a la Primera Guerra Carlista el 31 de agosto de 1839. Por entonces se vivía España una guerra civil entre los isabelinos (partidarios de que, tras la muerte de Fernando VII, el trono lo debía ocupar su hija Isabel) y los carlistas (que entendían que el verdadero monarca tenía que ser el hermano de fallecido, el Infante don Carlos).

La contienda, que se extendió durante siete años y se cobró la vida de casi 200.000 soldados, parecía que estaba destinada a perpetuarse en el tiempo. Sin embargo, este comodoro (posteriormente comandante general de las fuerzas inglesas en las costas de Cantabria, partidarias de Isabel) se entrevistó varias veces con el general carlista Maroto.

Sabedor de que los españoles ya habían sufrido bastante y de que era posible acercar posturas entre partes aparentemente irreconciliables, se esforzó en mostrar durante los últimos años de la lucha a los seguidores del Infante lo difícil que era que se aceptasen sus condiciones de paz. Fue un mediador gracias al cual se propició el abrazo de Vergara (el tratado de paz con el que acabó aquella sangría) y se ganó el respeto de los carlistas, como bien dejó escrito su intérprete, J. M. Satrústegui: «Los jefes vascos […] le consideraban como persona que sinceramente deseaba el bienestar de España. […] Los oficiales carlistas parecían haber puesto en él grandes esperanzas y su entera confianza».

Neville Chamberlain

ABC

Fecha de nacimiento – 18 de marzo de 1869.

Lugar de nacimiento – Birmingham (Reino Unido).

Fecha de muerte – 9 de noviembre de 1940.

«Un hombre recto, competente y bien intencionado». Así definió Winston Churchill en uno de sus libros a Neville Chamberlain, el Primer ministro del Reino Unido entre 1937 y 1940. La Historia, para su desgracia, le recuerda como un político inoperante que, en los años previos a la IIGM, no tuvo el valor de enfrentarse al incipiente partido nazi. La realidad se encuentra entre ambos extremos, pues Chamberlain fue la cara más conocida de la llamada «política de apaciguamiento», una forma de gobernar basada en no solucionar jamás los problemas mediante las armas y hacerlo, por el contrario, a base de tratados.

Aunque a posteriori esta premisa puede ser tildada de errónea, el británico (al igual que su homólogo francés Daladier) tenía sus razones para pensar así. Y es que, consideraba que Europa ya había llenado suficientes ataúdes tras la IGM y que Inglaterra no estaba preparada para entrar en un conflicto internacional de nuevo. Así lo afirmó en uno de sus discursos: «En ausencia de cualquier poderoso aliado debemos ajustar nuestra política exterior a nuestras circunstancias y aceptar con paciencia acciones que nos gustaría tratar de una manera muy diferente».

A pesar de que Chamberlain representa la cara más amarga de los pactos políticos, fue un hombre convencido de que, mediante acuerdos, es posible acercar posturas. Entre sus logros se encuentra ser uno de los artífices de los pactos de Múnich, unos textos mediante los que se entregaron los Sudetes a Hitler a cambio de que frenase en ese punto sus ansias expansionistas.

Muhammad Anuar el Sadat

Flickr

Fecha de nacimiento – 25 de diciembre de 1918.

Lugar de nacimiento –Mit Abu l-Kum (Egipto).

Fecha de muerte – 6 de octubre de 1981.

Un político al que su lucha por la paz le llevó a ser asesinado. La vida de Muhammad Anuar el Sadat fue una curiosa mezcla de batallas que no quería librar y una serie de combates políticos mediante los que intentó buscar la tregua entre su país (Egipto) e Israel. No en vano, en su tumba se puede leer lo siguiente: «Héroe en la guerra y en la paz. Vivió para la paz. Murió por sus convicciones».

Anuar el Sadat ascendió a la presidencia de Egipto el 15 de octubre de 1970 y, durante su primer año de mandato, quedó claro su compromiso con la libertad cuando introdujo una serie de clausulas democráticas en la Constitución. Sin embargo, su mayor reto fue tratar de dar solución al conflicto que existía entre su país y el estado judío. Un enfrentamiento entonces activo y que había comenzado en 1948.

En un intento de desligarse de los países árabes que todavía combatían contra Israel, Anuar el Sadat viajó en noviembre de 1977 hasta Jerusalén. Dado el primer paso y relajadas las tensiones, el presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter hizo de mediador entre este político y el primer ministro israelí Begin. Al final, todo este proceso derivó en unos acuerdos de paz firmados en Camp David (cerca de Washington) en 1978 que pusieron fin a 35 años de guerra. Por desgracia, a una serie de oficiales extremistas del ejército no les gustó esta medida y, a principios de octubre de 1981, le asesinaron durante un desfile militar.

Karol Wojtyla

ABC

Fecha de nacimiento – 18 de mayo de 1920.

Lugar de nacimiento –Wadowice (Polonia).

Fecha de muerte – 2 de abril de 2005.

«No tengáis miedo». Fue con estas palabras con las que, el 22 de octubre de 1978, Karol Wojtyla se convirtió oficialmente en Juan Pablo II. Estos vocablos fueron también los que marcaron el inicio de su pontificado. Un total de 27 años en los que el máximo representante de Dios en la Tierra se desplazó por más de medio mundo (no en vano realizó más de un centenar viajes internacionales y completó 30 vueltas al mundo) llevando consigo los buenos deseos del Señor y un mensaje de igualdad y derechos humanos a todos los territorios que pisaba.

Desde entonces, si por algo destacó el hombre que se ordenó sacerdote después de ver las barbaridades perpetradas en la IIGM fue por combatir desde la cultura el comunismo, contra el que cargó en varias ocasiones afirmando que había que abrir «las fronteras de los Estados» y «los sistemas económicos y políticos». Con todo, también criticó a los EE.UU. por querer controlar el Golfo Pérsico y, haciendo honor a su fama de líder global, solicitó que se ayudara a multitud de regiones como Haití o el Timor Oriental.

A su vez, pisó caminos de tierra en África y calles precariamente asfaltadas en las «favelas» de Río de Janeiro para llevar fe a sus habitantes. Fue, sin duda, un ejemplo de lo que las relaciones humanas pueden llegar a conseguir. Ya lo dijo Gorbachov: «Sin este Pontífice no se puede comprender lo que sucedió en Europa a finales de los años ochenta».

Mijail Gorbachov

ABC

Fecha de nacimiento – 2 de marzo de 1931.

Lugar de nacimiento – Privolnoye (URSS).

Mijail Gorbachov siempre será recordado como el hombre que acabó con la Unión Soviética y abrió sus fronteras al mundo occidental. Sin embargo, también puede presumir de haber sido uno de los líderes políticos que más se acercó a los antiguos enemigos de la URSS a base de pactos políticos. Gorbachov llegó al poder en 1985, cuando se convirtió en secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética.

A partir de ese momento elaboró un plan económico (perestroika) para reactivar una economía que llevaba estancada desde los años 70 y que estaba destinada (entre un 16% y un 28%) a mantener un gigantesco ejército formado por cinco millones de hombres. Además, comenzó su aproximación a los Estados Unidos y a su presidente, Ronald Reagan. Así fue como ambos líderes firmaron en diciembre de 1987 el Tratado de Washington, un pacto mediante el que acordaron destruir las armas nucleares de corto y medio alcance (principalmente, los misiles SS-20 Saber rusos y los MGM-31 Pershing americanos).

«Nuestro complejo y diverso mundo está volviéndose, por una evolución inevitable, más y más interrelacionado e interdependiente. Y ese mundo necesita cada vez más un mecanismo capaz de permitir la discusión de los problemas comunes de una manera responsable», afirmó entonces Gorbachov. Posteriormente, el ruso favoreció y firmó varios convenios como el de París en 1990 (mediante el que la OTAN y el Pacto de Varsovia redujeron sus fuerzas militares en Europa) o las negociaciones START en 1991 (gracias a las que su país redujo las armas estratégicas).

Adolfo Suárez

ABC

Fecha de nacimiento – 25 de septiembre de 1932.

Lugar de nacimiento – Castilla y León (España).

Fecha de muerte – 23 de marzo de 2014.

Fue uno de los artífices de la Transición y tuvo que enfrentarse a dos intentos de golpe de Estado. Adolfo Suárez, el primer presidente tras la llegada de la democracia a España, fue para muchos ejemplo de consenso y diálogo. Su aparición en el mundo de la política pública se produjo en el año 1976, cuando Juan Carlos I le nombró presidente con el objetivo de sacar al país de la dictadura.

Fue entonces cuando empezó a dirimir con el resto de fuerzas políticas un cambio de régimen que no fuera traumático para la sociedad. Así fue como ideó la «Ley para la Reforma Política», un texto que llevaría al país hacia la creación de un estado democrático. El problema radicaba en que las encargadas de aprobarla eran las «Cortes Españolas» (creadas por Francisco Franco). Es decir, que Suárez debía conseguir que los políticos que venían de la era franquista firmaran su propia desaparición.

Tras muchas conversaciones, y todo tipo de convenios, el 18 de noviembre la ley fue aprobada. Había logrado pactar con los diferentes grupos por un bien mayor. Posteriormente, Suárez supo tender puentes con las diferentes agrupaciones al legalizar los partidos socialista y comunista antes de fundar la UCD y ganar las elecciones. En el 77 llegó otra de sus grandes victorias cuando su partido impulsó los Pactos de la Moncloa, un cambio definitivo en la política económica del país que fue refrendado por las diferentes fuerzas políticas. «Al final, he llegado a la conclusión de que los políticos son hombres como los demás. En el fondo, las cualidades que verdaderamente cuentan son las humanas», dijo en una entrevista a ABC en 1980.

John Hume

ABC

Fecha de nacimiento – 18 de enero de 1937.

Lugar de nacimiento – Londonderry (Irlanda del Norte).

«Hay que compartir el mismo sudor, y no la sangre o las armas». Con estas palabras definió John Hume la premisa que siguió durante años para tratar de poner fin al conflicto en Irlanda del Norte. Una guerra civil que se saldó con más de 3.500 víctimas y enfrentó –desde 1968- a los católicos y a los protestantes de la región. Los primeros, partidarios en su mayoría de emanciparse del Reino Unido y los segundos, deseosos de seguir del lado inglés. Entre atentados, cócteles molotov y los ataques protagonizados por el IRA y el IRA Provisional (una escisión más violenta del primero) un grito de paz se alzó, y salió de la garganta de John Hume.

Este político, que ya había sido el presidente de una organización dedicada a la defensa de los Derechos Civiles, mantuvo contactos en los 80 y los 90 con el «Sinn Féin» (el brazo político del Ejército Republicano Irlandés) y el gobierno británico en un intento de lograr una solución que detuviera la violencia. A pesar de las diferencias irreconciliables que había entre ambas partes, este negociador nato logró (después de 21 meses) que llegaran a un acuerdo y firmasen, el 10 de abril de 1998, los «Acuerdos de Viernes Santo». Un pacto que terminó con la barbarie y estableció que serían los votos del pueblo los que decidirían el futuro de la zona.

Toda la actualidad en portada

comentarios