Juan Manuel Bonet, director del Instituto Cervantes
Juan Manuel Bonet, director del Instituto Cervantes - ABC

El Instituto Cervantes abrirá centros en Dakar, Seúl y Zúrich

En medio de la tormenta catalana, la institución que dirige Juan Manuel Bonet, baluarte de la lengua española, ha celebrado en el Palacio Real de Aranjuez la reunión de su Patronato

MadridActualizado:

En medio de la tormenta catalana, el Instituto Cervantes, baluarte de la lengua española, ha celebrado en el Palacio Real de Aranjuez la reunión de su Patronato, máximo órgano rector de la institución, para hacer balance del curso 2016-2017. Rompiendo la costumbre, en esta ocasión no estuvieron allí ni los Reyes ni el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, debido a las exigencias del clima político. Sí asistió el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, que presidió la reunión.

«Es un Patronato atípico porque ha caído en un día muy especial, con la atención puesta en otras cuestiones», señaló Juan Manuel Bonet, director de la entidad, antes de explicar que la celebración de la reunión era un acto de «normalidad institucional».

En este sentido, Bonet afirmó que «el Instituto Cervantes no tiene nada que decir sobre Cataluña», aunque recordó que desde la institución también se promueven la cultura y la lengua catalana, así como la gallega y la vasca. «Puede haber quien piense que no hacemos cosas por otras lenguas del Estado, pero sí lo hacemos y mucho (...) Trabajamos en contacto con el Institut Ramon Llull, con el Concello da Cultura Galega y la Consejería de Cultura de la Xunta de Galicia, y con el Instituto Etxepare de Cultura Vasca», sentenció.

La principal novedad que presenta el Cervantes con respecto al curso pasado es la apertura de nuevos centros, paralizada desde que en 2012 inauguraran el de Cracovia. El primero estará ubicado en Dakar (Senegal) y se enmarca dentro de lo que la institución denomina Plan África. «Nos permitirá plantearnos otras opciones en el continente, donde existe bastante demanda de clases de español y sobre todo de formación de profesores», expuso Bonet, que además anunció la creación de otras dos filiales en Zúrich y Seúl, respectivamente.

Sin embargo, el director del Cervantes matizó que esta ampliación de la red de centros se hará con la partida que le asignen en los Presupuestos Generales de 2018, todavía sin aprobar. Aun así, desde la institución esperan una subida que les permita, además, llevar a cabo su ambicioso Plan de Choque Cultural, que, entre otras cosas, busca cambiar la relación de la sede central con sus filiales internacionales. Además. Bonet destacó el papel que la institución ha de tener como referente de la diplomacia cultural iberoamericana.