La Guardia Civil entra en el Museo de Lérida para retirar la obras de arte de Sijena - INÉS BAUCELLS

Técnicos de Aragón, custodiados por la Guardia Civil, entran en el museo de Lérida para retornar los bienes a Sijena

Un amplio dispositivo policial custodia las instalaciones en previsión de las concentraciones programadas para primera hora de la mañana

LéridaActualizado:

Tras décadas de conflicto abierto y como estaba previsto, la devolución de los bienes de Sijena ya se ha empezado a ejecutar. Sobre las 3.30 horas de esta madrugada, técnicos de Patrimonio del Gobierno de Aragón han entrado en el Museo de Lérida custodiados por la Guardia Civil para empezar a llevar a cabo el embalaje de las 44 piezas artísticas que el gobierno de Aragón reclamaba a Cataluña y que tienen que retornar al Monasterio de Villanueva de Sijena.

A esas horas, ante las puertas del Museo de Lérida apenas había concentradas una veintena de personas, que aguardaban con pancartas y esteladas bajo una capa fina de lluvia. En el interior de las instalaciones, les esperaban resignados los responsables del Museo de Lérida, que les han abierto las puertas, con lo que no ha hecho falta que se utilizara el uso de la fuerza.

Dentro del Museo, las tareas se están realizando con mucha discreción y hermetismo. Durante la noche se ha visto cómo se descargaban diversas cajas de cartón y materiales para embalar las valuosas piezas y poder trasladarlas sin que sufran ningún daño. También se podía apreciar desde fuera de las instalaciones a técnicos de conservación, con batas y guantes, junto a efectivos policiales, que están ayudando a llevar las tareas de retorno.

La organización juvenil Arran, vinculada a la CUP, había hecho durante el fin de semana una convocatoria reivindicativa para encontrarse a las puertas del museo a partir de las 07.30 horas de la mañana y hacer un café reinvindicativo. Además, ayer a última hora de la tarde también se concentraron unas 70 personas en rechazo a la marcha de los bienes de Cataluña.

Concentración matinal

A las puertas del museo, poco a poco, han ido llegando manifestantes, aunque la lluvia ha hecho que algunos desistieran de salir a concentrarse. Sobre las 07.30 horas se han concentrado un centenar de personas cerca del museo. El alcalde de Lérida, Àngel Ros, el director de Patrimonio de la Generalitat, Jusep Boya, o el diputado de ERC en el Congreso, Joan Tardà, han acudido a la manifestación.

A las doce de la madrugada, justo cuando empezaba el día límite del plazo, el alcalde de Lérida, Àngel Ros, apareció en los aledaños del museo. Allí también había una decena de manifestantes, que le reprocharon su actitud y gritaron cánticos contra el traslado de los bienes. A esa misma hora, un amplio dispositivo policial, con más de una decena de furgones de Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional blindaron las instalaciones museísticas para evitar problemas ante las movilizaciones previstas.

Las tareas de traslado pueden alargarse en el museo de Lérida durante unas ocho o nueve horas, especialmente por el hecho de que la mayoría de las piezas requieren una cuidadosa preparación para no sufrir daños durante el cambio de ubicación. Siete de las obras están en las zonas visitables del museo, mientras que el resto permanecen guardadas en los almacenes de las instalaciones.

El Museo, ubicado en el centro de Lérida, estará cerrado al público como todos los lunes, aunque sus trabajadores sí acudirán al lugar de trabajo. Los responsables del museo, que dijeron que no pondrían trabas al trabajo judicial, consideran que el traslado es como un préstamo temporal y confían en que el juez finalmente dé la razón a la Generalitat con sus recursos.

El magistrado del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Huesca, Antonio Martín, había dado el plazo para retornar las 44 obras al Real Monasterio de Villanueva de Sijena hasta este lunes, 11 de diciembre. El juez acordó además que la Guardia Civil ejecutara el plan de seguridad pertinente para poder llevar «a buen fin» la decisión judicial.