Sastrón
Sastrón - ABC

El Gobierno teme que Sastrón quiera ahora «un Madurazo» en la SGAE

Sastrón ha pedido una cita con el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, pero hasta ahora no ha sido recibido.

MadridActualizado:

Según ha podido saber ABC de fuentes bien informadas, el borrador de los nuevos estatutos de la SGAE no ha llegado al Ministerio de Cultura hasta hace poco más de una semana, a pesar de los múltiples requerimientos y de que en el sumario se observa que hace un año trabajaban ya en el texto. Al parecer, en febrero fueron enviadas las partes menos importantes del articulado para la vida de la entidad. Pero en la última entrega, los especialistas del Ministerio se llevaron una gran sorpresa. «Sastrón quiere perpetuarse en el poder. Como ya no puede seguir en la Junta Directiva de la que son elegidos los presidentes -comentan las citadas fuentes- en el articulado nuevo se dice que el presidente podrá ser elegido entre cualquier miembro de la Asamblea».

Afortunadamente, el Ministerio debe aprobar antes el texto de los estatutos y ese detalle, entre otros, no va a pasar el filtro. «Es un Madurazo. No ha gustado nada la expulsión de los editores de las multinacionales y a pesar de que la Justicia le ha quitado la razón en ese punto no quiere hacer nada, es un cumplimiento voluntario de una sentencia a la que también apelan, es de locos. Pero lo de la Asamblea se quitará seguro». La explicación del comportamiento de Sastrón está en los números. «Tiene una exigua mayoría en la Junta gracias a “la rueda” y la vuelta de los editores expulsados traería un voto de censura inmediato», comentan.

Con el nuevo Decreto Ley aprobado el viernes por el Consejo de Ministros, que tanto ha cabreado al presidente, tienen que negociar con el Ministerio de Cultura los detalles de la reforma, y solo tienen tres meses. «Se acabó marear la perdiz. Los estatutos tienen que crear un sistema de reparto que acabe con “la rueda”, porque han tomado el poder con los votos que les daba la recaudación y con la salida de los editores», dicen. Ahora, si no se cumple el plazo, el Ministerio puede intervenir. Sastrón ha pedido una cita con el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, pero hasta ahora no ha sido recibido.