Ana María Méndez, la primera comerciante que recurrió el canon digital - EFE

El Gobierno aprueba el nuevo canon por copia privada, que tendrán que pagar los fabricantes y distribuidores

El modelo de compensación al que se ha dado hoy luz verde en el Consejo de Ministros ha sido acordado con las entidades de gestión y varios grupos parlamentarios para adaptarlo a la jurisprudencia europea

MadridActualizado:

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el decreto ley que modifica el sistema de compensación equitativa por copia privada y lo ajusta a derecho comunitario, por lo que la compensación a los autores por la copia privadas de sus obras se cargará en los móviles, CD y memorias, pero con excepciones sobre quién paga.

Según el texto del real decreto, que sustituye al que declaró ilegal el Tribunal Supremo, este nuevo canon digital vuelve al concepto principal que reinaba con el que entró en vigor durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Así, la compensación a los autores por la copia de sus obras se cargará en los equipos, aparatos y soportes digitales (móviles, CD y memorias).

El nuevo modelo hace que el pago de la copia privada recaiga en los fabricantes y distribuidores de equipos, aparatos y soportes de reproducción. También exceptúa del pago a las personas físicas y jurídicas que justifiquen el destino profesional de los equipos y soportes adquiridos, y a las entidades integrantes del sector público. Para gestionar la facturación de la compensación equitativa por copia privada a los fabricantes y distribuidores, las entidades de gestión deberán constituir una persona jurídica que, además, será la responsable de gestionar las excepciones del pago y los reembolsos.

Implantación escalonada

El Real Decreto-Ley aprobado fija una implantación escalonada para facilitar la introducción del nuevo modelo. El primer año tras la entrada en vigor de esta norma se aplicará de manera provisional la compensación prevista en la Disposición Transitoria Segunda, que establece tanto el listado de equipos, soportes y materiales de reproducción, como las cuantías económicas con las que se deberán abonar a los autores. A modo de ejemplo, por un teléfono móvil o smartphone los fabricantes abonarán 1,10 euros y por un dispositivo electrónico con pantalla táctil o tablet, 3,15 euros. Es decir, se graban a los mismos aparatos que en los países de nuestro entorno, pero en una horquilla de cuantías más baja.

Transcurrido un año, se regulará mediante Real Decreto tanto la relación de equipos, como las cuantías, para adaptarlas a la realidad de la copia privada y a las novedades tecnológicas del mercado.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictado sentencia a este respecto en varias ocasiones. En octubre de 2010, la «sentencia Padawan» invalidaba el canon digital implantado en 2006. A raíz de ello, en diciembre de 2011, el Gobierno aprobó un Real Decreto Ley que regulaba la compensación equitativa por copia privada con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

En junio de 2016, el alto tribunal europeo señaló que la legislación española no recogía un mecanismo que permitiera a las personas jurídicas solicitar la exención del pago o su reembolso y en noviembre del año pasado Tribunal Supremoanuló el Real Decreto que regulaba la compensación por copia privada con cargo a los Presupuestos.

Poco después de que se hiciera pública la noticia, la Asociación para el Desarrollo de la Propiedad Intelectual (Adepi) ha enviado un comunicado en el que asegura que la aprobación del nuevo canon digital es «una buena noticia», aunque llega con un año de retraso. Adepi -que agrupa a Cedro, Aisge, Agedi, AIE, SGAE, Egeda, DAMA, y Vegap- subraya que el modelo aprobado recupera el modelo de copia privada, «vigente en toda Europa, que carga la compensación equitativa a los importadores y fabricantes de equipos, aparatos y soportes de reproducción».

Alemania, Austria, Bélgica, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Letonia, Italia, Lituania, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Suecia y Suiza cargan a los importadores y fabricantes de equipos y aparatos y soportes de reproducción el canon, y Finlandia lo hace con cargo a sus Presupuestos Generales, aunque está pendiente de cambiarlo.

«Por debajo» de la media europea

Según Adepi, con esta medida se soluciona «la situación de ilegalidad en la que se encuentra España, donde la excepción de copia privada ha seguido vigente sin que exista un sistema de compensación equitativa, lo que ha causado un grave perjuicio a los titulares de derechos». Además, corrige la definición y alcance del límite de copia privada, poniendo fin al problema creado por la última reforma, que había convertido en ilícitas la mayoría de copias privadas que hacen los ciudadanos.

«Agradecemos el compromiso para resolver el problema adquirido por el ministro Íñigo Méndez de Vigo y el nuevo equipo de la Secretaría de Estado de Cultura, encabezado por Fernando Benzo, así como el trabajo que están desarrollando todos los grupos políticos para que España deje de ser una excepción en Europa respecto a esta materia», señala Antonio Fernández, director general de Adepi, en el comunicado. Sin embargo, entienden que «los importes provisionalmente asignados para reparar el daño causado y hacer efectiva la compensación» son «objetivamente más bajos» y quedan «por debajo» de la media de la Unión Europea.

Por ello, Adepi espera que sean «ajustados» con «criterios objetivos» durante el desarrollo reglamentario del nuevo sistema. Ofrecen su apoyo y «mejor disposición» para «acabar de perfilar este modelo de copia privada», que debe garantizar «la imprescindible protección de la propiedad intelectual y el respeto por la creación, evitando su discriminación frente a las industrias que explotan dichos contenidos».