«Bailén 1808. El precio de la victoria», el homenaje de Ferrer-Dalmau a los sanitarios militares españoles
«Bailén 1808. El precio de la victoria», el homenaje de Ferrer-Dalmau a los sanitarios militares españoles

Ferrer-Dalmau presenta su cuadro sobre los médicos militares de Bailén en un congreso de Sanidad Militar

El cuadro ha sido donado a la Inspección General de Sanidad de la Defensa en el Congreso que se celebra hoy y mañana en el Hospital Gómez Ulla

MADRIDActualizado:

Esta mañana se ha inaugurado en Madrid el II Congreso de Sanidad Militar, con más de 400 especialistas acreditados, procedentes de las Fuerzas Armadas españolas, de Francia, Estados Unidos, Portugal, Italia y Túnez. Durante el acto de inauguración, que presidió la subsecretaria de Defensa, Irene Domínguez-Alcahud Martín-Peña, había una sorpresa. En un ricón del escenario, cubierto con la bandera de España, estaba un cuadro que viene a reivindicar el papel de la sanidad militar a lo largo de la historia del Ejército español. Su autor: Augusto Ferrer-Dalmau. Este cuadro ha sido donado por la editorial Galland Books para el museo de Sanidad Militar.

Después de los discursos inaugurales, Augusto Ferrer-Dalmau, el pintor de batallas, fue llamado al estrado para presentar esta obra en la que llevaba meses trabajando. Su expresivo título: «Bailén 1808, el precio de la Victoria». Es de un formato considerable, de 200 x 150 cm., y refleja una escena no muchas veces tratada en la historia del arte: el hospital de campaña, muy cerca del lugar de la batalla, donde los sanitarios del Ejército español atienden a los heridos, en este caso en el contexto de la Guerra de Independencia. Los cirujanos operan en una tienda improvisada, mientras en derredor reposan los ya tratados, esperan otros pacientes menos graves y algunos son llevados para su valoración y tratamiento. En un cesto se aprecian miembros amputados, algo habitual en las batallas de la época. El color de la sangre, como no puede ser de otro modo, es dominante en este cuadro de cierta dureza pero de contenida emoción.

Una imagen del congreso de Sanidad Militar
Una imagen del congreso de Sanidad Militar

Como siempre, la documentación histórica ha sido rigurosa, la escena está «basada en hechos reales, tras un proceso de investigación y figuran en ella las unidades que participaron, con la presencia destacada de un prisionero francés que ayuda al traslado de heridos». En el cuadro se aprecia la presencia de soldados del regimiento Jaén, que fue el más castigado en la batalla de Bailén. En auxilio de esta unidad surgió el regimiento Réding y por ello, en el centro de la escena aparece un soldado con un fusil, vestido como los hombres de aquella unidad en la que servía Teodoro Réding, quien le dio nombre a una de las últimos cuerpos suizos del ejército de la Corona española.

Además, destaca el pintor, figura un homenaje al «arma secreta» que inclinó la balanza del lado español: las cantareras, porque el acarreo del agua fue importantísimo en esta batalla.

Ferrer-Dalmau durante la presentación del cuadro
Ferrer-Dalmau durante la presentación del cuadro

Para el pintor esta es una reflexión necesaria sobre el sufrimiento del soldado español. «Es el precio de la victoria, es decir, un retrato y un homenaje al valor y el sufrimiento de los soldados en las guerras libradas por nuestros ejércitos a lo largo de la historia». En sus palabras de presentación ante los más de 400 militares reunidos en el Hospital Gómez Hulla (elegidos entre 800 solicitantes), Ferrer-Dalmau ha recordado que el cuerpo sanitario es, en proporción, el que más condecoraciones de la Cruz Laureada de San Fernando, con 89 condecoraciones, ha merecido a lo largo de los siglos, una insignia destinada a «honrar el reconocido valor heroico y el muy distinguido, como virtudes que, con abnegación, inducen a acometer acciones excepcionales o extraordinarias, individuales o colectivas, siempre en servicio y beneficio de España».

El pintor, que puso de relieve la necesidad de abordar esta temática para que se conozca el gran servicio que prestan los sanitarios en los campos de batalla, descubrió el cuadro con la ayuda de la subsecretaria de Defensa, mientras los asistentes al congreso recibieron la «sorpresa» de esta obra con una larga y sentida ovación.

El congreso que se desarrolla hoy y mañana ha recibido más de 100 comunicaciones científicas y contará con ponentes en las diversas especialidades, que abordarán, desde el punto de vista sanitario, temas tan actuales como el bioterrorismo, el traslado de pacientes altamente infecciosos, la identificación de cadáveres, los accidentes aéreos, las enfermedades emergentes, la inteligencia sanitaria, la transfusión masiva y la psicología relacionada con las grandes catástrofes, entre otros.

Ferrer-Dalmau ha pintado en diversas ocasiones a los soldados españoles destacados en misiones internacionales y abrió un blog en ABC. Cuando realice su obra sobre la misión libanesa de nuestras Fuerzas Armadas, de la mano de la UNIFIL, volverá a contar en este blog su proceso creativo.