«Vivimos tiempos en los que a la sociedad le es muy necesaria la información de calidad», afirma Pilar de Yarza (en la imagen, ayer, en la redacción de Heraldo)
«Vivimos tiempos en los que a la sociedad le es muy necesaria la información de calidad», afirma Pilar de Yarza (en la imagen, ayer, en la redacción de Heraldo) - Fabián Simón
Pilar de Yarza Mompeón

«Estoy convencida de que el periodismo de papel perdurará»

Tomó las riendas de Heraldo de Aragón en 1991 y lo convirtió en grupo multimedia nacional. Reivindica «el rigor y la fiabilidad» del auténtico periodismo. Ha recibido el Premio Luca de Tena a la trayectoria profesional

ZaragozaActualizado:

No solo vino al mundo en el seno de una familia de editores sino que se crió, literalmente, en el día a día del periódico. Pilar de Yarza recuerda con nitidez esos años de la infancia, tiempos de linotipia, de plomo fundido como parte fundamental de la producción del diario, el ir y venir de redactores, el personal de talleres, las oficinas... La vivienda familiar estaba en el mismo edificio que el diario, el emblemático edificio del Paseo de la Independencia de Zaragoza en el que sigue teniendo su sede el corazón del Grupo Henneo, su buque insignia, el Heraldo de Aragón. Allí recibe a ABC Pilar de Yarza tras conocer que ha sido galardonada con el Premio Luca de Tena en reconocimiento a su trayectoria profesional. En el edificio de Heraldo sigue viviendo y trabajando Pilar de Yarza, quien fue la primera mujer en liderar -hace escasos años- la patronal de los editores españoles.

—Enhorabuena por el premio.

—Muchas gracias. Jamás pensé que me pudieran otorgar el Luca de Tena. Lo recibo con enorme gratitud y con muchísima ilusión, no solo por mí sino también por mi familia, por Heraldo y por lo que significa en recuerdo de quienes me precedieron: de mis hermanos, de mi madre Pilar Mompeón y de mi abuela Josefina de Nó, a las que en su día les tocó tomar las riendas de esta empresa en tiempos en los que tenía un mérito enorme siendo mujer. Y este premio también me ha hecho recordar especialmente a mi padre, Fernando de Yarza García, y a mi abuelo Antonio Mompeón, que mantuvo una profunda amistad con Juan Ignacio Luca de Tena... ¡Qué contentos estarían!

—Tras más de 50 años en Heraldo, ¿de qué se siente más orgullosa?

—De haber hecho feliz a mi madre, porque pudo ver cómo Heraldo seguía en manos de la familia y cómo evolucionó la empresa hasta convertirse en grupo multimedia.

—Usted cogió las riendas de un periódico regional y lo ha convertido en un grupo multimedia nacional. ¿Misión cumplida?

—Cuando, en mayo del año pasado, culminamos la conformación del Grupo Henneo y pasé el testigo a mis sobrinos fue uno de los días más felices de mi vida. Se completó algo que yo tuve muy claro desde siempre, que quería hacer de Heraldo un grupo multimedia, una hoja de ruta que se acentuó y aceleró con la irrupción de internet. Sí, se ha cumplido el objetivo, pero en absoluto es mérito solo mío.

—Y al mismo tiempo son tiempos difíciles para el periodismo de papel. ¿Cómo ve el futuro de este sector?

—Soy una partidaria absoluta del periodismo de papel y considero que perdurará, aunque cambiando el modelo tal y como lo hemos conocido y como todavía lo seguimos conociendo hoy en día.

—Cambiar, ¿en qué sentido?

—Hacia un producto periodístico de información en profundidad, de entrevistas, de análisis, de reportaje..., diferenciado del periodismo de internet, que está dominado por la inmediatez y la brevedad, por noticias rápidas y cortas. El papel tiene que ir a la información y al relato en profundidad, y estoy convencida de que tiene futuro en ese campo. Hay que reivindicar ese periodismo.

—¿Ahora especialmente?

—Siempre, pero ahora especialmente, porque vivimos tiempos en los que a la sociedad le es muy necesaria la información de calidad, asentada en dos valores esenciales que, por cierto, compartimos especialmente ABC y Heraldo: el rigor y la fiabilidad en la información que trasladamos al lector. Son dos valores sagrados.

—Durante su trayectoria profesional, ¿ha recibido presiones por sostener la independencia informativa?

—Alguna que otra (sonríe).

—¿Y?

—Nunca les he hecho ni caso. No se puede hacer caso ni a chantajes ni a presiones, hay que seguir tu línea y no salirte de ella.

—¿Eso le ha dado algún disgusto?

—Sí, pero yo sigo una norma: acostarme con la conciencia tranquila. Es uno de los consejos que mi padre nos dio a sus hijos poco antes de morir, y jamás lo he olvidado.

—¿Echa algo de menos del periodismo de antaño?

—Que se haga más periodismo de calle, que abunde más el redactor que va a buscar la noticia, que palpa la realidad y que la cuenta desde esa cercanía. Recuperar más ese periodismo pegado al día a día de la gente posiblemente sea uno de los caminos para relanzar el periodismo en papel.

—Hace un año llevó a cabo el relevo generacional en la cúpula del Grupo Henneo, pero su vida sigue siendo en el día a día el periódico Heraldo...

—Sigo siendo presidenta editora de Heraldo, porque lo llevo en la sangre. Me crié en el periódico, en su día a día. Y tengo la gran suerte de que su día a día siga siendo parte inseparable de mi vida.